The Deep End – Zaragoza (La Ley Seca 13-2-14)

3.7/5 - (39 votos)

El primer concierto europeo de los australianos The Deep End se saldó el pasado jueves con un éxito rotundo. A pesar de la juventud de la banda, The Deep End hacen gala de un descaro y unas tablas sobre el escenario que para sí quisieran muchas bandas más veteranas. Y como las comparaciones son odiosas no diremos nombres de otros grupos que, en una onda similar y en la misma sala, nos han dejado más bien fríos en anteriores ocasiones.

La procedencia de la banda está clara, ya que The Deep End parten de un rock de corte australiano cien por cien, sin más pretensiones que las de pasarlo bien y hacérselo pasar al público mientras saborea unas cervezas. La clase de grupo en el que sus influencias quedan más o menos patentes desde el primer minuto, pero que lo hacen con gracia, entrega y desparpajo. Lo suyo es hard rock sudoroso y matador que no baja de revoluciones durante la hora y diez minutos que aproximadamente dura su descarga. Y es que estos cinco jovenzuelos que parecen recién salidos del instituto dan una verdadera lección al numeroso público congregado en La Ley Seca un jueves por la noche. Público que, en la mayor parte de los casos, le saca varios lustros a cualquiera de los componentes de la banda.

A algunos nos hizo rememorar nombres del pasado, un tipo de rock que cada día se lleva menos y que no parece muy cool reivindicar a estas alturas. The Deep End incluso toman el escenario tras una música de introducción, otrora elemento indispensable en casi cualquier concierto de rock y que hoy en día pasa por detalle kitsch y demodé. Poco importa que se atrevan con una bizarra versión de «What’s Up», el hit de los malditos 4 Non Blondes (lo siento, nunca tragué a esta banda). Por fortuna en los bises lo enmiendan con una electrizante versión de los maestros AC/DC, «If You Want Blood (You’ve Got It)», antes de coronar con «Cheap Night Out» un intensísimo concierto en el que no se sabe muy bien quién está más satisfecho, si el público o el grupo con la buena acogida del primero.

Si alguno estáis todavía dudando en acudir a alguno de los numerosos conciertos que todavía les quedan por nuestro país, yo no me lo pensaría dos veces.

Comentarios

Comentarios