Sights & Sounds + Pierce The Veil + Bring Me the Horizon – Estocolmo (Sala Arenan 5-12-13)

Cartel sólido y, hasta cierto punto, variado el que tuvimos la ocasión de presenciar justo antes de que el invierno sueco se cerniera sobre nuestras cabezas. Condicionados por un público mayoritariamente adolescente, fruto de la popularidad de Bring Me The Horizon, Sights & Sounds volvían a la sala en la que tan buen sabor de boca dejaran en su visita junto a Billy Talent, hace ya casi cuatro años. Reforzados por la presencia de un quinto miembro, encargado de la parte tecnológica y, al parecer, de espolear a la concurrencia, los canadienses volvieron a cumplir. Sus canciones combinan melodía e intensidad como pocas, y Andrew Neufeld saca partido a una capacidad vocal a priori limitada, no en vano armonías y coros juegan un papel fundamental en el sonido del combo. Notable actuación. También nos picaba la curiosidad con Pierce The Veil, a cuyo vocalista/guitarra ya conocíamos de sus tiempos en Before Today. Anécdotas al margen (por ejemplo, el que sean en su mayoría latinos en una escena predominantemente blanca), lo cierto es que ofrecieron un digno espectáculo, con mención especial para su acrobático bajista, Jaime Preciado. Musicalmente recordaban en ocasiones a Taking Back Sunday, aunque con mucha mayor querencia por los solos de guitarra, y estéticamente a All Time Low, por mor de algún flequillo imposible y ciertas poses coreografiadas. En resumidas cuentas, un directo sumamente entretenido. En cuanto a los cabezas de cartel, aún mantienen la talla en vivo, y no parecen hacer excesivas concesiones al público juvenil. Vale, circle pits y walls of death no son precisamente originales a estas alturas, pero los de Sheffield se toman en serio su cometido. El ahora quinteto se encuentra a un nivel comercial en el que se puede permitir todo un despliegue de luz y sonido, lo cual, visto el precio de las entradas, casi se agradece. En algo tendrán que invertir, ¿no? Ahora bien, si desean corroborar su ascenso a las grandes ligas, más les vale que incorporen unos cuantos temas más a su repertorio, pues no es de recibo que se retiren pasados cincuenta y nueve minutos. Así las cosas, espabilando que es gerundio.

Comentarios

Comentarios