Love Division – ‘Anthems for the lost generation’ (Love Division 2013)

Love Division – ‘Anthems for the lost generation’ (Love Division 2013)
4.5 (90.97%) 31 votes

La espera ha sido larga, pero tras aliviarnos este largo tiempo con aquel potentísimo «Locomotora» (e.p.), ya está aquí el muy esperado segundo disco de Love Division. Y qué decir, nunca una espera tuvo una recompensa mayor, ya que en «Anthems for the Lost Generation» nos encontramos a una de las bandas más potentes y ambiciosas del panorama rockista español.

La cosa empieza dura (tras una elegante Intro) con «Chain of Command», en la que emulan a los NIN más salvajes, musculosos, y rifferos de «Last» (no a los NIN que nos han traído ese bodrio llamado «Hesitation Marks”…), con brillantes letras que hablan de sumisión, consumo y alienación.

Después no hay respiro ya que nos sacuden con dos potentes y acelerados hits como «Nowhere Fast» y «Big Night», en los que se demuestra que tienen la clave para combinar guitarras explosivas con estribillos que se marcan a fuego. Pero esta banda posee un sinfín de recursos y matices, y sabe relajar la tensión con medios tiempos rockeros de antología como la bella «Long Way Home» o la imposíblemente triste «Twilight». Por el camino tenemos la genial experimentación sonora de «The Unkept Promises of Comunism», un cuasi-instrumental con riffs abrasadores, que empieza y acaba su discurso sobre la utopía con unos bellos pasajes acústicos. Una vez más una prueba más de lo sobradísimos que van Love Division de ideas, talento y canciones.

Posiblemente una de los momentos más brillantes del álbum llegue con «We Ain’t Going Down», una canción que sabe combinar melodía, tristeza reconfortante, idealismo, y rock FM (en el mejor y más universal sentido del término) para crear una de los mejores temas que vas a oir este año. Una muesca más en el contador de enormes canciones que llevan facturadas LoveDivision, de las cuales este trabajo está plagado.

Un apabullante disco, casi conceptual, pero cuyo mayor hilo conductor es la calidad absoluta, tanto en cuanto a composición como a sonido, personalidad, letras brillantes, y un amor extremo por el rock sincero, bien hecho y trabajado. Un gran aporte al rock estatal de una banda que sigue embarcada en su personal lucha contra la mediocridad y la vacuidad de mucho del producto patrio. Si ya les conoces, disfrútalo. Si no los conoces aún, todavía estás a tiempo.

Comentarios

Comentarios