Bandera negra para el punk: Black Flag y FLAG se enfrentan sobre los escenarios

4.3/5 - (34 votos)

Pensábamos que situaciones como tener a dos bandas girando a la vez bajo el mismo nombre eran cosa exclusiva del Hard Rock de los 80, pero ha tenido que ser precisamente uno de los nombres más míticos del hardcore punk norteamericano el que se vea envuelto en algo similar. Si no has vivido en el Serengeti durante los últimos meses, querido lector, ya sabrás que este año tendremos a dos formaciones diferentes de Black Flag girando por el mundo. Por un lado tenemos propiamente a Black Flag, liderados por Greg Ginn y que incluso han anunciado que editarán un álbum bajo esa etiqueta; por otro tenemos a FLAG, donde destacan Keith Morris a las voces y Dez Cadena a la guitarra. Solo faltaría que Henry Rollins se uniese también a la fiesta, aunque recordemos que hace ya unos once añitos éste lanzó «Rise Above», disco benéfico en el que su Rollins Band versionaba 24 temas de Black Flag con vocalistas invitados para colaborar en el caso de los «West Memphis Three». En cualquier caso parece que Rollins como poco no se opone a la existencia de FLAG, mientras que con Ginn parece mantener cierta animosidad, como comentaron Morris y Dukowski en una entrevista reciente.

Pero volviendo al tema, no hay que ser demasiado perspicaz para darse cuenta de que los derechos legales sobre el nombre de Black Flag le pertenecen a Ginn, que acompañado de una formación que tuvo un corto período de vida (Ron Reyes a las voces, Gregory Moore a la batería -y no Robo como se anunció en un principio- y Dale Nixon al bajo -la cuestión es quién es este último, ya que el nombre coincide con un pseudónimo utilizado por Ginn y otros en el pasado-), parece que responde a las «provocaciones» de Morris, Cadena, Bill Stevenson (batería) y Stephen Egerton (bajo). Porque la creación de FLAG fue casi casi un accidente fortuito, cuando se reunieron para un festival en Los Angeles sin ninguna pretensión más que la de rellenar un hueco en el cartel.

La cuestión es que, si dejamos a un lado lo ridículo de la situación, tendremos a dos bandas compartiendo -al menos en parte- repertorio, con Black Flag incluso actuando en nuestro país como parte del cartel del Resurrection Fest gallego este verano. Las comparaciones evidentemente van a ser inevitables. A primera vista la formación de FLAG parece más atractiva y probablemente muchos fans no perdonen a Ginn el haber perdido esa integridad que le caracterizaba hasta ahora poniendo en marcha esta formación de baratillo y atreviéndose incluso a editar nuevo material. Pero todo es cuestión de ver qué tal se lo hacen en directo unos y otros.

Comentarios

Comentarios