Goiko: entrevista

«Más que creer en tu proyecto, tienes que quererlo»

Recientemente los catalanes Goiko han editado casi artesanalmente «Sin titular», su primer larga duración en el que tienen cabida retazos de low fi, el americana o el pop de altos vuelos, pero toda tamizado a través de una personalísima manera de comunicar su música. Hablamos de ello con Julián López de Santamaría, voz, teclados, guitarras, synthe y percusión de Goiko.

– Lo primero de todo, quería felicitaros por el sonido de «Sin titular», me gusta mucho cómo suena el disco. ¿Qué puedes contarnos de la grabación?

– La grabación se realizó en Infusiones Musicales, el estudio de Jordi C. Corchs, en El Masnou, muy cerca de Barcelona. Desde que contactamos por primera vez con Jordi y le mostramos alguna maqueta, él fue el primero en entender que el sonido debía ser próximo al que lo escucha, como si estuviéramos en una sala pequeña. Muchos más factores influyeron en el resultado: la tranquilidad que hay allí, la comodidad al desplazarnos, y que el estudio tiene un tamaño óptimo para una grabación de estas características. Sé que es un tópico, pero estuvimos realmente a gusto allí.

– La banda se formó a finales del año 2009, ¿puedes resumirnos un poco la historia del grupo?

– A Genís y a Marcel los conozco desde hace muchos años. Nos criamos en el mismo pueblo y con Marcel ya había participado en proyectos anteriores. Más o menos rondaba 2008 cuando les hice llegar algunas maquetas que grabé en casa con mi 4-pistas antediluviano -sigue siendo una de mis herramientas para de alguna manera cerrar las ideas que compongo- y nos juntamos para hacer algunos ensayos. En 2009 se nos une Arnau, y con él el proyecto se consolida definitivamente y nos dedicamos a preparar bolos por Barcelona y alrededores. Después de alguna maqueta, tomamos el nombre definitivo, Goiko, y nos lanzamos a la grabación del disco.

– Una de las cosas que más llama la atención son las letras tan personales del disco. ¿Qué dicen las letras de Goiko?

– Hay varios temas recurrentes: la relación entre las nuevas sensaciones que experimentamos en la infancia con las que vivimos de adultos, los viajes, las costumbres sencillas pero no por ello menos placenteras, el amor, el desamor, la diversión, el aburrimiento, incluso… todo aquello que vivo y que trato de explicar como si fuera para mí una pequeña terapia.

– Musicalmente se os define citando el low fi, el americana o el pop, ¿pero cuáles dirías que son vuestras mayores influencias?

– Empecé mi formación clásica, aprendiendo a tocar el piano, con 7 años. Compré mis primeros discos más o menos con doce años. Desde entonces, he ido pasando por épocas en las que he escuchado desde discos históricos hasta cosas inconfesables, y pasando por estilos de lo más diverso. Los gustos de la banda en general son amplios, también, y todo sale a relucir cuando compones e interpretas, sin darte cuenta. Los grandes crooners, las bandas de pop y rock and roll de los 70, todo lo que surgió en Estados Unidos e Inglaterra en los 90 y ya a partir del 2000, los buenos grupos que tenemos ahora en Barcelona… hay tanto y tan bueno en todos lados, que la lista sería muy larga, y citar a cuatro sería un poco injusto e irreal.

– El disco lo habéis autoeditado, ¿cuáles son las ventajas y las desventajas de hacerlo todo vosotros mismos?

– La principal ventaja es que tú decides en todo momento qué es lo que se va a hacer, sin demasiada influencia externa. Eres tu propio productor, esa palabra tan grandilocuente, pero tan en desuso en el panorama musical actual. Cuando la oyes, piensas automáticamente en dinero, y eso es lo que brilla por su ausencia en los tiempos que corren. Las desventajas están claras: te tienes que buscar un hueco a base de ingenio, de insistencia, de buscar ayudas por pequeñas que sean, de rodearte bien, y por supuesto está el tema monetario: más que creer en tu proyecto creo que tienes que quererlo.

– El artwork del CD además está estampado a mano por vosotros, ¿tiene esto algún tipo de significado oculto?

– Desde que empezamos con el disco, tuvimos claro que, aunque el presupuesto no podía ser muy elevado, sí que debíamos presentarlo de una forma muy personal, tratando de que cada ejemplar fuera único. Además del maravilloso diseño hecho por mi hermana, nada es más palpable y cálido que lo artesanal, lo hecho a mano, con su pequeña imperfección que lo hace más bonito, y por eso nos decantamos por este tipo de técnica para imprimirlo. Ha sido duro y ha habido que dedicarle muchas horas, pero estamos muy satisfechos con el resultado. En eso hemos intentado que sea una prolongación del espíritu que tratan de mostrar las canciones.

– Estáis empezando a presentarlo en directo, ¿está teniendo buena acogida por los medios y público? ¿cómo están yendo los conciertos?

– Estamos muy contentos con la aceptación que está teniendo por parte de los medios. Están entendiendo lo que tratamos de transmitir con nuestro trabajo, y eso reconforta. Por otro lado, los directos están yendo bien. Estamos consiguiendo juntar bastante público, y la respuesta es muy positiva. Nos encanta el directo.

– Estamos terminando, ¿quieres añadir algo para nuestros lectores?

– Creo que es un disco de varias escuchas, y que ha conseguido tener un sonido más o menos continuo, cosa que invita a escucharlo como algo seguido, no como una colección de canciones sueltas. Ojalá que guste, y que lo disfruten mucho, de verdad. Y que nos veamos en alguno de nuestros conciertos. ¡Muchas gracias a vosotros!

Comentarios

Comentarios