White Cowbell Oklahoma – Zaragoza (La Ley Seca 4-12-12)

Hay bandas que saben montar una buena fiesta aunque estén frente a una triste veintena de personas, como les ocurrió la noche del pasado martes a los canadienses White Cowbell Oklahoma en su concierto de Zaragoza. Si además el público parece un tanto aletargado -servidor tuvo que iniciar los aplausos más de una vez ante la pasividad de los asistentes- y el escenario queda un tanto apretado para los seis integrantes del grupo, lo que para otros sería misión casi imposible los de Toronto lograron levantarlo con sus gamberradas, su actitud de redneck tarugo y su boogie-rock peleón. Así, tocados con sus sombreros de cowboy y sus gorras de camionero, sobre las 22:30 White Cowbell Oklahoma se subieron organizadamente a las tablas (operación de logística nada desdeñable) para ofrecer su descarga sureña durante cerca de hora y diez minutos, tiempo suficiente para ver esos trucos escénicos de Chainsaw Charlie en los que saca chispas al cencerro con su rotaflex, lo inflama o hace volar sobre las «primeras filas» -es un decir- el papel higiénico que corta con una pequeña motosierra que, ante las observaciones de cierto sector femenino sobre su escaso tamaño, defendió diciendo que «no tiene que ver con el tamaño, sino con lo que haces con él». Y Chainsaw Charlie desde luego sabía lo que se hacía.

A pesar de que como decíamos al principio les costó conectar con la audiencia, White Cowbell Oklahoma fueron calentando el ambiente poco a poco hasta conseguir metérsela en el bolsillo gracias a los citados trucos y sus bromas entre tema y tema. Porque aparte de los numeritos pirotécnicos, entre otras cosas el líder Clem Clemsen se subió a un taburete en medio de la sala y el espectáculo gestual del otro guitarrista también era para no perdérselo. Finalizaron con un único bis, ese pedazo de hit que es «Black Mountain Top (Whiskey Woman)», en el que invitaron a todas las mujeres del público a subir a bailar con ellos. A pesar de que objetivamente tal vez se podría poner objecciones por la corta duración, no creo que nadie de los que estuvimos allí saliésemos para nada defraudados con el show.

Comentarios

Comentarios