Fallece Bobby Durango, cantante de Rock City Angels

Bobby Durango, el líder de la banda de culto Rock City Angels, ha fallecido este pasado domingo día 3 de junio de 2012, según se informa en la propia página de la banda en Facebook y recogen también diversos medios digitales. Las causas de la muerte de Durango, que contaba con tan solo 47 años y que había reactivado a la banda en los últimos tiempos, son todavía desconocidas, aunque sus compañeros piden que no se especule con ellas por respeto a él y a su familia.

Al parecer la banda se encontraba preparando un nuevo disco con el título provisional de «Devils in the Countryside», y aunque en los últimos años habían lanzado un par de álbumes bastante aprovechables, Rock City Angels son recordados sobre todo por «Young Man’s Blues», obra de culto editada en 1988 en plena fiebre hard rockera y por el mismo sello que daba cobijo a los ya por entonces megaexitosos Guns N’ Roses. Poco tiempo después, y tras la grabación de un segundo disco que solo vio la luz tras muchos años en la sombra, la banda se disolvió por problemas de varios de sus miembros con las drogas, aunque durante mucho tiempo circuló el rumor, alimentado por la antigua manager de la banda, de que fue la propia discográfica Geffen la que se encargó de poner fuera de circulación a Rock City Angels para evitar que destronaran a GN’R.

En Rock and Roll Army tuvimos la suerte de entrevistar telefónicamente a Bobby Durango en marzo del año 2009 en una entrevista bastante accidentada: tras un plantón involuntario el día en que estaba prevista, cuando por fin se pudo realizar la entrevista un problema con el software de grabación provocó que se perdiera toda la grabación; Durango sin dudarlo un instante accedió a volver a responder a nuestras preguntas. Solo por esto no puedo decir que lo conociera, ni siquiera que fuéramos amigos en la distancia por la cantidad de mensajes intercambiados a lo largo de los años, pero ese simple gesto dice mucho de una persona que con su simple palabra transmitía un amor por la música fuera de toda duda. Y los que estuvimos presentes en aquellas dos entrevistas quedamos marcados por la vitalidad, la ilusión y la cercanía de Durango, hasta el punto de que ha sido una de las experiencias más satisfactorias relacionadas con Rock and Roll Army que uno recuerda. En estos momentos me resulta complicado expresar los sentimientos que se me agolpan: además de ser fan de su música, tras tratar con él descubrí que además Bobby Durango me caía bien. Lamentablemente nunca pudimos ver a Rock City Angels en directo por aquí, aunque hace unos años un festival hizo una intentona que se quedó en nada. Por eso creo que lo mejor que podemos hacer hoy es recordar su música, que es su legado y que por suerte permanecerá con nosotros para siempre. Sirva este pequeño e improvisado homenaje para presentar nuestros respetos y admiración, aunque esta nueva portada que le dedicamos llegue demasiado tarde. Descanse en paz.

Comentarios

Comentarios