‘Hard Rock Zombies’ (1985)

Probablemente nadie debería haber permitido que se rodara un engendro como «Hard Rock Zombies». A grandes rasgos, la película cuenta la historia de una banda de Hard (?) Rock, Holy Moses (nada que ver con los thrashers alemanes, me temo) que debe ofrecer un concierto en un pequeño pueblo. Allí son recibidos con desconfianza por los catetos locales, siendo alojados por una familia un tanto peculiar que disfruta asesinando a gente. La banda muere a sus manos, pero gracias a unas escalas musicales medievales que devuelven la vida a los muertos, la banda es revivida y vuelve para salvar al pueblo de la amenaza de los zombies. ¿Confusos? Pues si os lo cuento parafraseando ese chiste sobre la Biblia tal y como ocurre en la película… Todo ello envuelto en una banda sonora de un grupo pretendidamente de Rock que hoy en día huele a naftalina por la profusión de esos horribles teclados tan de la época. Los medios son evidentemente muy limitados, y por ello el espectador atento podrá ver en varias escenas como se les coló el micro por ejemplo, aunque este detalle por sí solo no provocaría que estuviéramos delante de una película mala, mala, mala. Pero creédme, lo es y mucho.
¿Por qué entonces os recomendamos esta película? Pues bien, paso a enumerar algunos detalles: la acción se desarrolla en un pueblo llamado Grand Guignol (¡brillante!); la familia de psicópatas de la que el mismo Adolf Hitler es el patriarca cuenta además con una abuela-lobo a la que no le importa echarse unos polvetes con el primero delante de sus nietos, un par de enanos deformes; los catetos del pueblo son aficionados a la zoofilia y la necrofilia; se sugiere una relación de amor pedófila entre el protagonista, el bajista-cantante de la banda Jessie y la «niña», como él mismo la llama, Cassie, a quien además le dedica una canción; la banda ya convertida en zombie, con maquillajes a lo KISS y una forma de andar a medio camino entre la de los marchadores y la de alguien con problemas motrices; el asesinato cumbre, cuando a falta de una motosierra el tarado psicópata con brazalete nazi toma una desbrozadora para matar a Jessie (brillante no, ¡brillantísimo!); el intento de asustar a los zombies con retratos de personajes famosos porque, supuestamente, tienen miedo a las cabezas (???!!!); zombies buenos -la banda- venciendo a los zombies malos -el resto- mediante su música, y luego volviendo obedientes a sus respectivas tumbas… y podríamos seguir pero ¿no es ya suficiente? Por cierto, que la banda que protagoniza la película se llama Silent Rage, como la película de Chuck Norris, y al parecer sigue en activo hoy en día. Delirante.

 

 

Comentarios

Comentarios