‘The Devil and Daniel Johnston’ de Jeff Feuerzeig (2005)

Puede que con los años me esté volviendo sentimental o puede simplemente que el documental de Jeff Feuerzeig realmente llegue a conmover algo dentro de las personas. Porque la de Daniel Johnston no es una historia fácil.

Artista de culto, genio loco, durante años su celebridad underground ha sido alimentada por todo tipo de músicos, algo que tuvo probablemente su cenit cuando Kurt Cobain se decidió a llevar casi obsesivamente su camiseta de «Hi, How Are You». Casi tan obsesivamente como la personalidad de Johnston, cuyo transtorno maníaco depresivo le embarcó en una cruzada contra el diablo a través de sus dibujos y las letras de sus canciones. Unas canciones que sorprenden por su sencillez y sobre todo por su inocencia, en las que uno de los temas centrales es también el amor: la esperanza en el amor que legará y la desesperanza por el amor ya perdido.

Y es que de alguna forma todos nos podemos sentir identificados en las canciones de Johnston, porque son sentimientos universales que todos hemos experimentado. Y esto me trae de nuevo al principio del párrafo, porque uno puede sentir cómo la angustia oprime su pecho cuando se relatan los problemas mentales de Johnston o ve a su padre llorar tras explicar el episodio de la avioneta, para luego sentirse invadido por la esperanza al ver que, finalmente, el artista parece vivir actualmente una vida relativamente normal y cómo es recibido con entusiasmo tanto él como su obra en diversas partes de todo el mundo.

¿Una metáfora de la vida misma? No lo sé, pero lo que tengo claro es que únicamente los niños, los borrachos y los locos dicen la verdad, y Daniel Johnston puede que tenga algo de todos ellos.

Comentarios

Comentarios