New York Dolls fomentan el tabaquismo

A principios de esta semana el ex guitarrista de New York Dolls, Steve Conte, posteaba en Twitter un enlace a un artículo sobre su ex banda. Hasta aquí todo normal, entra dentro de lo posible que Conte esté en buenos términos con Sylvain y Johansen. Sin embargo, movido por la curiosidad, fui a leer el artículo publicado en Messandnoise.com, y lo que allí se recogía es que los norteamericanos iban a actuar en octubre en Australia en una serie de conciertos que incluían algunos para la compañía tabaquera Peter Stuyvesant. Al parecer, una ley del año 1992 limita bastante en ese país los actos promocionales de las compañías de tabaco, por lo que aunque legales (la asistencia a los conciertos era por invitación), eran cuando menos éticamente reprobables.

Supongo entonces que Steve Conte difundió la noticia a mala hostia. Las malas lenguas dicen que aunque David Johansen y Sylvain aseguran que la salida de la banda del guitarrista y de Sami Yaffa fue elección propia, lo cierto es que los líderes de New York Dolls les obligaron a elegir entre quedarse con ellos o marcharse con Michael Monroe. No esperarían que lo hicieran, al fin y al cabo la actual formación de los Dolls estaba funcionando muy bien en directo y su disco de regreso es de lo más destacable en los últimos años. Pero la jugada les salió mal y ahora mismo, aparte de haber facturado un álbum mediocre, la actual formación -y lo justo es aclarar que hablo de oídas- no tiene ni la mitad de carisma que la anterior.

Al final parece que The New York Dolls han declinado la invitación de los cigarreros, porque las fechas han desaparecido de su web, pero supongo que Johansen seguirá fumando como un carretero en sus shows.

Comentarios

Comentarios