Kristonfest: Down, COC, Eyehategod, Church of Misery – Bilbao (Santana 27, 18-6-11)

4.2/5 - (30 votos)

La primera edición del festival Kristonfest celebrado el pasado sábado puede considerarse un éxito. Aunque la sala Santana 27 no registraba un lleno completo, lo cual por otra parte permitió disfrutar de las cuatro bandas sin agobios, si congregó a un numeroso público repleto de camisetas negras. Público que acudía mayoritariamente por ver a Down en su única fecha española de este año. Procedentes de varios puntos de la península e incluso del norte de los Pirineos, era evidente que muchos de los aficionados que se dieron cita en la sala se acercaron hasta Bilbao para ver a Phil Anselmo y los suyos. No había más que hacer un repaso a las camisetas de la gente.

Pero antes de Down había otras tres bandas en el cartel. Los japoneses afincados en Londres Church of Misery fueron los primeros en tomar el escenario unos minutos más tarde del horario previsto. Liderados por un cantante que parece un verdadero poseso y a pesar de ser los primeros de la tarde, parece que convencieron al público, que aprobó la actuación con tímidos aplausos. La verdad es que su sonido doom-stoner a lo Sabbath, a pesar de lo manido, está muy bien hecho y ejecutado a la perfección. Para mí el descubrimiento del día.

Tras los japoneses, con quienes además se encuentran compartiendo gira ahora mismo, era el turno de los norteamericanos Eyehategod, con un Jimmy Bower que haría doblete, primero aquí a la guitarra y luego tocando la batería con Down. Realmente nunca he seguido a esta banda, así que su concierto me pareció lo suficientemente interesante como para querer darle una oportunidad a su discografía, pero tampoco consiguió engancharme. Como anécdota señalar que Phil Anselmo, que estuvo gran parte del concierto tanto de Eyehategod como de Church of Misery en uno de los laterales del escenario, salió a tocar la guitarra en un tema.

Los que sí esperaba con cierta ansiedad eran Corrosion of Conformity. Reunidos desde hace un tiempo con la misma formación en formato trío que grabó «Animosity», tenía la esperanza de que con Pepper Keenan bajo el mismo techo, este se uniera a sus ex compañeros para interpretar algún tema. Pero hablaremos de eso más adelante. Estos C.O.C. se limitan a interpretar el material del citado disco, además de las nuevas canciones que han compuesto desde que se reunieran, con lo que del cartel eran lo únicos que de alejaban un poco del sonido sabbathiano. Personalmente prefiero su material con Keenan, por eso dudo que hubiera alguien con mayor cara de felicidad en toda la sala que la mía cuando el ahora guitarrista de Down en exclusiva salió al escenario primero para hacer coros, y al final del concierto para interpretar dos temas. Los elegidos fueron «Señor Limpio», uno de los clásicos de «Deliverance», y como no podía ser de otra manera el primer tema de la banda que grabó a las voces Keenan, «Vote with a Bullet». Ni que decir tiene que la breve reunión me supo a gloria y me pregunto por qué nunca alcanzaron el éxito que se merecían.

Pepper Keenan volvería al escenario después con Down, que como ya era sabido se presentaban esta vez sin Rex Brown, al parecer apartado de la banda por problemas con algún tipo de sustancia, como han sugerido en últimas entrevistas Phil Anselmo o el propio Keenan. Está claro que la de Rex es una presencia escénica importante en la banda, el tío posee mucho carisma y es muy querido por los fans. Afortunadamente y aunque yo también preferiría que Brown siguiese en la banda, el sonido de Down no se resiente con su ausencia. Porque el compañero de Kirk Windstein en Crowbar, Pat Bruders, aunque no cuenta con esa presencia escénica de la que hablabamos, suple perfectamente en lo musical al bajista de Pantera. Y a pesar de los inconvenientes Down se encuentran en un gran momento de forma. Tal vez de las veces que he visto a la banda en directo la del sábado fuera la que mejor sonaron -aunque la más especial para mí, evidentemente, es la primera- e incluso parecen tomarse pausas más cortas entre tema y tema. Quizás el repertorio elegido podía ganar algunos enteros con otras elecciones, y aunque básicamente sea el mismo que en otras ocasiones, se agradece que algunos temas varíen. La inclusión de «New Orleans is a Dying Whore», rescatada por la banda el año pasado con todo el asunto de la petrolera BP, es ejemplo de esto. En cualquier caso cualquiera que haya visto a la banda en los últimos años sabe más o menos lo que Down ofrecen en directo, aunque entiendo la frustración que debe suponer para los que los vean por primera vez la ausencia de algún que otro tema. Seguramente tendrán ocasión de desquitarse en un futuro no demasiado lejano. Y nosotros que lo veamos también.

Comentarios

Comentarios