Monster Magnet – «Mastermind» (Napalm Records 2010)

«Mastermind» es un disco difícil: denso, largo, con apenas temas que puedan ser consideradas singles potenciales. Así que no es de extrañar que las primeras escuchas me dejaran completamente desconcertado: «¿me gusta este disco? ¡no lo sé!». Pero algo debe de tener, algo no perceptible, cuando me descubrí a mí mismo escuchándolo en bucle durante todo el día. Y así sigo, varios días después.

Vaya por delante que soy gran fan de esta banda, y que mi contacto con ella se produjo con «Superjudge», así que no soy de los que esperan probablemente en vano un nuevo «Powertrip», por lo que no me molestan los cuelgues espaciales o las canciones con aparentemente poco o nulo gancho. Por ello tiene todo el sentido del mundo para mí que «Mastermind» me guste. Desde luego estamos ante uno de esos álbumes que ganan con las escuchas y que te atrapan lento pero seguro, con un espíritu que por momentos me recuerda al citado «Superjudge» o incluso a «Dopes to Infinity». Si bien es cierto que en una primera escucha es difícil detectar (y recordar) canciones memorables, a medida que te haces con el disco descubres que Wyndorf tiene varios ases en la manga. Canciones como «100 Million Miles», «Bored with Sorcery», «Perish in Fire», «Gods and Punks» o «All Outta Nothin» podrían figurar sin problemas en un listado de sus mejores composiciones, o como mínimo entre lo mejor de sus últimos discos (y soy de los que hasta en «God Says No» encuentran cosas buenas). Y si hay algo que me sorprende es que en esta ocasión Wyndorf no haya recurrido a ningún cuelgue de esos instrumentales que citaba más arriba. Apenas hay lugar para la experimentación aquí, aunque todo tiene el sello clásico de Monster Magnet.

Pero que nadie se lleve a engaño. Como he dicho antes, los que sigan esperando un «Powertrip part II» van a salir terriblemente decepcionados. Para el resto un consejo: dadle tiempo al disco porque lo merece.

Comentarios

Comentarios