La Renga – Algún Rayo (2010)

4.1/5 - (34 votos)

“La espera desespera”, reza un dicho popular. Cuatro años fueron los que desesperaron no solo al
pueblo renguero argentino, sino a todo rockero de habla hispana, que haya oído alguna vez al power
trío nacional por excelencia.
La Renga acaba de editar su último material de estudio, intitulado: “Algún Rayo”. Se trata de
uno de sus álbumes más avasalladores, a lo largo de éstos más de 20 años de trayectoria, en el mundo
del rock.
Lo sorpresivo de éste lanzamiento es que al comprarlo, viene acompañado de la entrada para una
de las fechas que conforman la gira de presentación de dicho disco (al adquirirlo, uno elige el lugar al
que acudirá). La gira en cuestión llevará el nombre de la placa: “Gira Algún Rayo”, y tendrá doce
puntos de desembarco, desde el 18 de Diciembre del corriente año, hasta mediados del 2011. Estarán
haciendo acto de presencia en las provincias argentinas de Santa Fe, San Juan, Neuquén, Córdoba,
Chaco, Tucumán, dos fechas en Buenos Aires, y cruzando el charco para llegar a Uruguay, y la
cordillera, para arrasar con Chile.
“Canibalismo Galáctico” es el tema que abre el trabajo en cuestión. Fue originalmente el primer
tema presentado en sociedad, aquel 30 de Mayo de 2009, en el Estadio Único de La Plata. En aquella
ocasión, Gustavo ´Chizzo´ Nápoli (cantante, guitarrista y frontman del grupo) dio a entender que el
álbum se llamaría como dicho tema. Pero por alguna razón se cambió de título. Lo cierto es que en ese
momento, el líder del trío de Mataderos eligió las siguientes palabras para describir el sentido de la
canción: “Algo así como un espejo en el cosmos, donde se ve como los seres se carcomen entre sí”.
Musicalmente siguiendo el mismo camino de “TruenoTierra” (su anterior placa, del año 2006), con riffs
sumamente potentes, y solos de guitarra que (no está mal aclararlo) nos devuelven un poco la herencia
de nuestro querido Pappo. El estribillo suma a la causa, y se estrella contra nuestros oídos, en un
certero: “Y andarás, preguntándote: ¿Porque todo es así? Sobre fugaces planetas… soñabas con ser
feliz”.
El tema número dos en la lista nos regala uno de esos furiosos y contestatarios momentos a los
cuales La Renga nos tiene acostumbrados. “Llamas. Fuego quemando banderas. No hay dimensión del
Estado. En un gran barril de serpientes las almas han envenenado”. Sin dejar la ideología de lado,
en “Destino Ciudad Futura” las voces de Nápoli le impregnan un tono hipnótico a la canción, en
donde va a ser difícil no enamorarse de la melodía.
“Poder” fue elegido como primer corte de difusión, y cara visible del disco, hace apenas unos
pocos días. Su nombre, definitivamente le hace honor al desarrollo del mismo. Quizá uno de los temas
más pesados de La Renga, con Nacho Smilari como invitado (en solos de guitarra), y un Tanque
sentado en la batería, acribillando los platillos, y dándole algunos matices metaleros a una letra que se
cargas de furia y (siendo casi redundante) power: “Tanta estupidez nubla tu mente. Y vas mendigando
esclavitud”.
En “Cristal De Zirconio” (para los que les suene raro, vale aclarar y dejar abierto a la reflexión
de cada uno, que éste mineral se utiliza en armamento militar nuclear) la banda se le anima al
Apocalipsis y el fin del mundo. Se trata del tema más largo del disco (más de 5 minutos), con una nueva
y brillante intervención (marca totalmente registrada) de Manu Varela en saxo.
Para trazar algunas comparaciones, podríamos decir que “Dioses De Terciopelo”, viene a ser lo
que “Mujer de Caleidoscopio” fue para TruenoTierra. O lo que “Míralos” significó en “Detonador de
Sueños” (2003). Sin duda alguna se trata del tema musicalmente más aplanador de todo el disco.
Musicalmente es una oda cargada de muchos colores, en cuanto a lo vocal, con Chizzo luciéndose (no
solo es una voz grave entre tantas otras). Y un colchón de guitarras que pareciese representar al

mismísimo rock desangrándose de sufrimiento. Un especie de blues acelerado, que nos aúlla: “Cuando
seamos alimento de la estrella por venir, que en la vasta soledad se haya tenido que perder. Cuando ya
no exista el lugar en donde estés… ¡Yo te encontraré!”.
La poesía que rodea “Inventa Un Mañana” es quizá la más esperanzadamente oculta que
encontramos en todo “Algún Rayo”. Tratando de bajar un mensaje claro de lucha, la composición del
vocalista (autor de todas las letras en el disco) retrata un mundo lleno de miedo e indecisión, aunque
con un horizonte teñido de optimismo: “Inventa un mañana. Intenta otra vez. Sí, ahora que ya sabes…
cómo puede ser”.
Quien haya tenido la suerte de haber podido leer “Estaciones De Tinta Negra” (Editorial Distal),
el libro de poesía que Nápoli editó junto a Fernando Vera en el año 2005, debe haber encontrado un
texto titulado “Feliz Día Del Amigo”. En dicho poema, Chizzo planteaba una situación un tanto
dura: “Feliz día del amigo. Feliz día del amigo me digo a mi mismo, que nunca me abandoné”.
En “Disfrazado De Amigo”, parece que el pelilargo de voz ronca se enfrenta al mismo
dilema: “Sufriendo inclinaré mi humildad por lo que digo. Para poder saber que no hay nada que impida
hoy: quitar la máscara de aquel que va disfrazado de amigo”.
“Caricias De Asfalto” fue presentado en Jesús María, Córdoba, el 23 de Enero de éste año. Allí,
Chizzo vaticinó: “Es un disco que va a ser muy variado. Pero dentro de toda variación tiene su
rockanrrolito también. Y es éste”. Se trata del tema que cierra la placa, con un aire muy motoquero, en
el cual nos imaginamos a todos “los mismos de siempre” subidos a sus Harleys Davidson, con
sus “nenas rockeras” abrazadas a sus espaldas, y una alforja cargada de cerveza, rock y pasión por la
ruta.
El diseño gráfico a cargo de Marina Pisano, y los dibujos creados por Fito, vuelven a mostrar
que La Renga es una banda distinta. Es una banda que tiene la fórmula. Tiene la gente. Tiene al maestro
Napolitano bendiciéndolos desde arriba (aunque es más seguro que esté mirando y riéndose desde
abajo). Y sobre todas las cosas… tiene al rock.
Ahora solo resta poner el disco en el reproductor, (y a quienes tengan la posibilidad) acudir a
alguna de las fechas de presentación, y esperar deseosos de que algún rayo surgido de ese trío, nos
atraviese hasta la médula, sin compasión. Y con excesiva pasión…

Por Alejandro Nuñez (desde Argentina)

Comentarios

Comentarios