Ska-P – 31/10/10 – Parque Roca (Buenos Aires, Argentina)

Tras haber tocado el día anterior frente a 17 mil personas en la fábrica de cerámicas, recuperada por
los obreros de Zanón, en Neuquén, Ska-P se dio una vuelta por la capital de nuestro país, y desparramó
críticas, denuncias y mucha conciencia frente a un pueblo sediento de revolución.

Otras 20 mil almas estuvieron en éste nuevo lugar que el Gobierno de la Ciudad ha dedicado para éste
tipo de mega shows. Se trata del Parque Roca (originalmente, máximo estadio de tenis en Argentina);
un predio muy bien adaptado, con gran sonido y despliegue, aunque un poco alejado de la urbe.

Los soportes estuvieron a cargo de “Represión + IVA”, “Trotsky Vengarán” y “Bulldog”, quienes
calentaron el escenario, anticipando lo que se iba a venir.

Apenas el reloj marcó las 19:30 hs., las luces se apagaron y una intro instrumental, a la cual se le
mechó “Estampida” (el clásico comienzo del grupo), fueron los temas encargados de encender la
mecha de una bomba cargada de rabia.

Pulpul alzó la voz frente a un público totalmente excitado, comenzando con (alusivo a la canción):
“Bienvenidos a la estampida”. Y sin margen de respiro, “Niño Soldado” puso el grito de miles y miles
de anarquistas en el cielo.

Uno de los pocos temas de su último disco (“Lágrimas y Gozos”, 2008) en sonar fue “Ni fu, ni fa”.
Tan solo el tercer track en rebotar en los oídos de los espectadores, y la masa ya se sentía totalmente
satisfecha. La algarabía de los adolescentes presentes. Los ojos brillosos de los más grandes. Postales
de un momento incomparable.

Tras “Romero Madero” y “Eres Uno Más” (éste último, uno de los más coreados por la gente), Pulpul
decidió cambiar su guitarra, porque se sentía incómodo con su sonido; aunque vale aclarar que desde
abajo, no se percibió ningún desajuste, ni nada similar.

“Anoche estuvimos tocando en Zanón sin ningún policía, ni seguridad privada. ¿Y saben qué? ¡No
hubo absolutamente ningún problema!”. Así el cantante decidió dedicar “Mis Colegas” a los obreros
de la fábrica recuperada.

Ya es conocido el espectacular show que Pipi nos regala en cada tema interpretado, disfrazándose
de cura pedófilo o sexópata, de gitana estafadora, de anciana oligarca, de policía fascista o cualquier
personaje que se preste a la causa. Pero hay que destacar el imponente despliegue videográfico que los
españoles nos regalaron en las pantallas. “Crimen Sollicitationis” (con imágenes de el Papa Benedicto
XVI, cuya cara se iba deformando, hasta transformarse en la de un pirata podrido) y “Cannabis”
(el video que acompañaba a la canción, se cansó de desparramar hojas de marihuana por todo el
escenario), tuvieron la obligación de captar miradas desde los proyectores gigantes.

Pero sin lugar a dudas, fueron “Planeta Eskoria” (con una intro a cargo de dos voces en off que iban
mostrando fotografías de niños desnutridos en África, de muertos civiles en Irak, y demás, mientras
se relataban datos de lo denigrante en lo que se está convirtiendo La Tierra) e “Intifada” (donde se

pudo ver a una niña palestina de unos diez años, relatando un discurso entre lágrimas, donde describía
lo tortuoso de convivir día a día con la muerte, encarnada en el Estado de Israel) las canciones que,
acompañadas por el efecto visual, más lograron conmover a los argentinos.

“Mc Dollar”, “Insensibilidad” y “Kacikes” formaron parte de la selecta de temas que la gente no se
esperaba oír, y poguearon sin respiro alguno.

Además de volver a permitir a los trabajadores de Zanón (como ya lo habían hecho en sus anteriores
visitas al país) que suban al escenario a exponer una denuncia (en éste caso, la de la liberación de un
compañero gremial que se encontraba preso políticamente, por denunciar públicamente las acciones
fascistas de Israel); la banda le dio espacio a la colecta de alimentos no perecederos por parte de la
Organización No Gubernamental “Semiyero” (la cual juntó más de 10 mil kilos de comida, que pronto
será distribuida en diferentes comedores del país) y a una nueva organización ecologista argentina, que
promueve el cuidado de las especies marina, y sobre todo, de nuestras ballenas, que cada vez son más
exterminadas ilegalmente por pesqueros japoneses.

Antes del primer parate, la banda interpretó “A La Mierda”, “Derecho De Admisión”, “El Vals Del
Obrero” (muy festejado por el pueblo trabajador que lo sentía como propio) y “Libertador” (haciendo
constantemente referencias a los gobiernos de Venezuela y Bolivia).

A la vuelta, parecía que todo se solucionaría con un tema más, y cada uno empezaría por irse. Pero
nada de eso sucedió. “Kasposos”, “Wild Spain” (donde Pulpul reivindicó la abolición de las corridas
de toros en Cataluña) y “Gato López” bajaron el telón, para que la banda se despidiera entre aplausos y
lágrimas de felicidad, cuando el frontman anunció: “Nos vemos en algunos años”.

La mayoría de los 20 mil revolucionarios que copaban el predio, se dio la vuelta y empezó a retirarse,
cuando el grupo dio la sorpresa y volvió a saltar al escenario al grito de: “Venga, tío, ¿qué tema
quieren escuchar?”. “Mestizaje” le puso el punto final a una noche que no tuvo reproche alguno.

Lo cierto es que esa última frase de “Vernos en unos años”, parece ser muy certera. Ya que la gira que
encarna Ska-P terminará a fines de Diciembre en Valencia. Luego se prevé un descanso, y el comienzo
de la grabación de su nuevo disco, a fines del 2011. Por lo que se estipula que durante ese período no
darán shows ni iniciarán giras, hasta por lo menos el 2013.

En su página oficial, la banda decidió cerrar éste sueño hecho realidad, con las siguientes palabras: “En
Buenos Aires el concierto salió de muerte. Fueron dos horas largas que se hicieron cortas. Nos
quedamos sin temas. Tocamos casi todo lo que habíamos preparado. No queríamos que terminase el
recital. Muchísimas gracias y nos vemos en unos años. Salud y libertad, Argentina !!!”.

Será hasta entonces. Cuando los argentinos volveremos a estar esperando, entre banderas del Che
Guevara y remeras de Zapata. “¡Hasta la victoria siempre!”

Por Alejandro Nuñez (desde Argentina)

Comentarios

Comentarios