Ozzy Osbourne hace el idiota en el museo de cera

Realmente lo del Ozzy de los últimos años llega a resultar patético. Está claro que este hombre ya no es lo que era, y todo lo que ha ganado en salud (por decir algo, todo el mundo sabe de su precario estado) lo ha perdido en misterio, sobre todo desde que a alguien (probablemente a esa sargentona que responde al nombre de Sharon) se le ocurrió que debía convertir a Ozzy, el antaño «príncipe de la oscuridad», en una estrella mediática.

Uno se pregunta qué necesidad tenía un músico ya legendario como él tanto por sus discos con Black Sabbath como por su carrera en solitario. Y qué queréis que os diga, descubrir que uno de los mejores talentos que ha dado el Hard & Heavy roza lo oligofrénico y que su familia es repelente con cojones para mí no fue nada agradable. Preferiría tener en mi memoria únicamente todas esas legendarias historias con murciélagos, rayas de hormigas, meadas en El Alamo y un largo etc.

Ozzy edita en unos días «Scream», su nuevo disco para el que se ha deshecho de Zakk Wylde (otro craso error), con lo que está inmerso de lleno en su campaña de promoción. En una maniobra promocional que probablemente se le ocurrió a su santa, Ozzy se acercó esta semana al famoso museo de cera de Nueva York Madame Tussauds Wax Museum. Allí se hizo pasar por una figura más (poco le queda, ciertamente) para asustar a la concurrencia. Brillantísimo…

 

Comentarios

Comentarios