Big Ball – «Hotter Than Hell» (AFM 2010)

No sé qué es lo que está pasando últimamente, pero los grupos fuertemente influenciados por AC/DC aparecen como setas en otoño. Y a pesar de que el título de su debut remite directamente a KISS, los alemanes Big Ball son una de esas bandas que reivindican un sonido totalmente australiano. Pero aunque parezca haber actualmente una especie de escena que saquea -tanto en el buen como en el peor sentido dependiendo del caso- el legado de la banda de los hermanos Young, de momento la repercusión mediática -lo de «mediática» es un decir dado el actual ostracismo que sufre todo lo que no sea medianamente mainstream– de estos Big Ball no es la misma que la de algunos otros grupos que probablemente todos tenemos en mente. Y quizás sea porque no se lo merezcan.

«Hotter Than Hell» contiene trece canciones de sonidos miméticos con los de sus héroes y un poco metalizados por momentos, siguiendo el patrón de la época Brian Johnson sobre todo, liderados por un vocalista cuya voz parece un cruce entre la de éste y la de Udo Dirkschneider. Así que, si con los discos de AC/DC de hace unos años a esta parte uno se ve invadido por una especie de déjà vu, con «Hotter than Hell» el pensamiento que nos asalta es esa conocida metáfora sobre las fotocopias: van perdiendo calidad a medida que se suceden las nuevas generaciones.

Supongo que algunos de los fans más cerriles de AC/DC podrán recibir muy bien este disco, pero personalmente lo encuentro faltísimo de feeling y sobre todo carente de temas redondos: se echan desesperadamente en falta estribillos tarareables, o canciones cuyos riffs permanezcan grabados en tu mente después de la escucha. O quizás es que para disfrutarlos no haya que tomárselos en serio, vaya usted a saber.

Comentarios

Comentarios