¡Pendejo!: entrevistamos a su cantante, El Pastuso

3.8/5 - (37 votos)

“Es difícil escribir letras en inglés y no sonar repetitivo”

¡Pendejo! no son una banda corriente. Y no lo son porque a mí al menos no se me ocurren muchas bandas que siendo de Holanda hayan decidido escribir sus canciones en la lengua de Cervantes. Pero tiene su explicación, ya que algunos miembros de la banda han vivido en Latinoamérica. Los que hayáis escuchado su disco de debut, el recomendable “Cantos a la vida”, estaréis de acuerdo en que son una banda especial. Su vocalista, El Pastuso, atendió amablemente nuestra llamada desde su casa de Amsterdam, pocos días después de haber actuado en nuestro país como teloneros de Fu Manchu. De agradable conversación, El Pastuso responde pausadamente y aparentemente reflexionando todas sus respuestas, tomándose su tiempo en cada respuesta. Incluso se preocupa en preguntarme qué tal me encuentro, después de haberme visto obligado a retrasar la entrevista en una ocasión por ciertos problemas de salud Desde luego no es el típico entrevista que despacha al interlocutor lo más rápido que puede, y aparte del cuestionario que habíamos preparado, continuamos charlando tras acabar con las preguntas. Todo un placer para mí que ahora comparto con vosotros.

– Lo primero quería felicitarte por el disco porque me ha gustado mucho.

– ¡Gracias!

– También me ha sorprendido que no siendo españoles o latinos vuestras letras no suenan para nada ridículas. ¿No es un poco complicado escribir en un idioma que no es el tuyo?

– Pues claro que es más… más fácil escribir en holandés. Pero digamos que si lo comparamos con el inglés yo creo que escribir en castellano para mí es más fácil. Me sale más fácil e incluso en mi banda anterior yo cantaba en inglés y escribía las letras también en inglés y en castellano, variando un poco. Pero en inglés tenía a veces ese problema… cómo te explico… que puede ser muy aburrido. Para mí es difícil escribir en inglés y no escribir letras que ya se escribieron como cien o doscientas veces ¿me entiendes? Eso es ridículo.

– Que es menos habitual en el mundo del Rock escribir en castellano…

– Claro, y por eso creo que es más fácil. Si escribes en inglés y escribes una letra de unas cincuenta palabras te das cuenta de que… “¡joder! esto suena como si estuviera imitando algún grupo”… no llego a la palabra que quiero decir… bueno, aburrido, ya se hizo diez veces, veinte veces, treinta veces, ¿me entiendes?

– Sí, que está todo ya muy trillado.

– ¡Sí! ya está trillado y por el hecho de que el inglés no estan cercano para mí como el castellano… sí, es más fácil hacerlo en castellano pues. Además como yo digo también, el idioma español tiene más apertura, tiene más melodía… personalmente pienso que es muy raro que haya tan pocos grupos que utilicen el castellano. Bueno, me puedo imaginar que para un holandés o uno de noruega debe ser difícil si no lo hablan o no lo entienden… pero sí, en el mundo latino y España la mayor parte de los grupos de Rock cantan en inglés, y de vez en cuando eso sale bien, pero también he escuchado bandas que… ¡joder! están hablando en inglés pero es un inglés tipo como se dice en Venezuela “guachu-guachu” ¿sabes? que no tiene nada que ver con el inglés, tú me entiendes…

– Sí, leí una vez una entrevista de no recuerdo qué banda española en la que decía que para no decir nada preferían no decirlo en inglés porque por lo menos nadie les entendía.

-¿Sí? (risas)

– Sí, es un poco… no sé si decir gracioso o triste.

– Lo veremos como gracioso (risas). Sí tienes tiempo revisa la página de unos amigos que conocimos en Venezuela que se llaman Los Domingues. Ellos hicieron un cover de “The Number of the Beast” de Iron Maiden y hacen cumbia. Son todos ex-metaleros, tuvieron su banda de Metal en Venezuela pero ahora ya están más viejitos y comenzaron esa banda de cumbia, e hicieron ese cover de “The Number of the Beast” tipo cumbia. El que canta es el que toca la charrasca (imita el sonido de la charrasca, n.d.r.), y ése es profesor de inglés yo creo… bueno, habla su inglés pero de la puta madre, y él canta puro “guachu-guachu”, nada de las letras originales, es todo “guachinugua…” (canturrea la melodía de “The Number of the Beast”, n.d.r.) muy gracioso (risas). Un poco tomando el pelo de los grupos que cantan en inglés pero no saben lo que están cantando ¿sabes?

– Sí, curioso, curioso… de todas maneras ¿no crees que tendríais más salida como grupo si cantáseis en inglés? Porque lo que hablábamos, que ni siquiera muchas bandas españolas cantan en castellano.

– Bueno mira, yo sólo te doy mi opinión. Yo no sé… ¡yo qué sé! Nosotros también estamos luchando y tratando de sobrevivir y de comer un poco de lo que nos lleva la banda. Pero para nosotros eso nunca fue la meta, nunca fue la meta conquistar las tierras anglosajonas como los Estados Unidos o Inglaterra o… para nosotros primeramente la idea era hacer Rock en castellano porque tuvimos esa idea y nos atraía así. enotncesnos dimos cuenta de que sí, al público hispanoparlante les gustó lo que estábamos haciendo. Y desde ese inicio nos dirigimos básicamente al público español, latino, el público que entendiera lo que estábamos cantando. En mi opinión las bandas tienen como una reacción “Pavlov” que… “bueno, es Rock and Roll entonces tiene que ser en inglés”. Aunque hay bandas que cantan en castellano o hasta en alemán, joder, Rammstein ¿la conoces?

– Sí sí…

– Cantan en alemán y yo creo que esa música en inglés no tiene ese impacto como tiene en alemán. ¡Pendejo! en inglés sería mucho menos cojonudo yo creo que en castellano, que le da ritmo y lo completa. Quien quiera hacerlo en inglés pues que lo haga en inglés, pero yo no tengo la ilusión de que vamos a conquistar los Estados Unidos. Ni siquiera pienso que una banda debería tener eso como meta, porque en los Estados Unidos hay tantas bandas de nivel altísimo que hay demasiada competición.

– De todas maneras hay bandas como Héroes del Silencio que tuvieron éxito no sólo en el mercado latino digamos. También en Alemania por ejemplo vendieron mucho.  

– Sí, en Holanda también. Nosotros en Holanda, cuando estuvimos hablando con sellos sobre distribución sí, era posible. Pero digamos que los sellos más grandes sí tenían ese miedo, “bueno, que cantáis en castellano, no sé si el público va a aceptarlo…”. Entonces no vamos a cambiar eso. Eso es lo que es ¡Pendejo! Pero sí hay mercado, hay bandas como, no sé si conoces, Los Natas de Argentina, que también son bandas Stoner Rock, pero un poco más psicodélicos que nosotros. A míme encantan, y creo también que si yo no entendiera el castellano me encantaría igualmente. Son los sonidos también de lo que uno dice. Aparte de lo que está diciendo es también los sonidos, y yo creo que los sonidos del español o el italiano, que son más abiertos… tienen más melodía que el inglés pues. Esa es mi opinión.

– Hablemos de “Cantos a la vida”, vuestro primer disco. ¿Por qué ese título? ¿Tiene algún significado especial o es simplemente un título que se os ocurrió?

– (Toma aire) Pues tiene algún significado… digamos que los temas en el disco… la mayor parte se trata de cosas de la vida: de la mierda, o de cosas ridículas, de experiencias que yo tuve o que otro miembro de la banda tuvo… es sobre la vida, sobre la fiesta en la vida, sobre la mierda en la vida… pero siempre cantando en la vida, porque aunque puede ser pesada hay que cantarla porque es todo lo que tenemos. es lo que vivimos y hay que cantarlo así.

– Entonces podríamos decir que algunos temas están inspirados en cosas reales que os han ocurrido.

– Sí sí sí.

– Por ejemplo se me ocurre que “El taxista limeño” tiene algo de verdad…

– ¡Claro, sí, totalmente! Hace más de diez años ya que yo estuve en Lima pero la memoria la tengo muy detallada porque en ese año yo tenía mi ¿cómo se dice? ¿diario?

– Sí, diario.

– Pues fue así, yo estaba en el centro de Lima y estaba durmiendo con amigos en un barrio fuera del centro y necesitaba un taxi. Y era verdad, estaba con una resaca… todo eso es la verdad. Y el taxista… sí, es como se dice en las letras. Él comenzó muy formal, con distancia ¿no? Además en Perú, mucho más que en España y mucho más que en Holanda, ellos suelen guardar la distancia. Yo lo veo como la distancia depoder, y allí es más grande, con un europeo… pero en unos minutos ya se dio cuenta de que no era necesario, conmigo se puede hacer normal. De poco a poco comenzamos a hablar de cosas y con el tiempo su formalismo cambió a una familiaridad y realmente se atrevió a preguntarme cosas realmente muy personales ¿no? Pero muy chistoso, me enseñó expresiones típicamente limeñas (o eso es lo que él me dijo). Finalmente me estaba explicando como “culiar” a la novia que tenía en ese tiempo en Guayaquil (risas). Los peruanos a los de Ecuador los llaman “los monos” ¿no? Entonces me dice “si regresas a la mona la tomas así…” (risas), y me estaba ahí explicando… bueno, en vivo yo lo muestro también, me estaba explicando con los dedos dónde está el clítoris y dándole ahí, imagínate… (risas) Yo cagándome de risa.

– No me extraña (risas).

– Bueno, pues un día tuvimos una maqueta y hablando con el Moncho sobre esa historia me dice “hay que hacer algo con esa historia”. Y entonces es “El taxista limeño” pues.

– Pues yo tengo un amigo que es precisamente de Lima y le puse vuestro disco y le pregunté “¿De dónde crees que son?” y me dice “Ah, pues yo creo que son limeños” (risas). Y le dije “pues no, mira, son holandeses”. No se lo creía (risas). Te lo digo como un cumplido.

– Pues es muy bonito, es muy bonito.

– Después de este paréntesis sigamos. Quería preguntarte de dónde viene lo de “El Pastuso”. Porque creo que tiene algo que ver con una zona de Colombia, ¿no?

– Sí, sí sí. Yo nací en Ipiales, un pueblo cerca de la frontera con Ecuador, parte del Departamento de Nariño. Nariño tiene como capital Pasto, y todos los de Nariño nos llaman “pastusos”. Lo gracioso es que tanto en Ecuador como en Colombia los chistes siempre son sobre los pastusos, como idiotas o tontos…

– Aquí en España también tenemos algunos sitios sobre los que sehacen chistes así, supongo que serán similares.

– Sí sí, como en Holanda son los belgas (risas), y en Estados Unidos creo que son los polacos. Cada nacionalidad tiene sus “pobres” que los ven como idiotas. Yo lo llevo como apodo con orgullo porque la zona es preciosa y la gente es buenísima.

– Entonces creo haber entendido que tú naciste allí, en Colombia.

– Sí.

– Ese dato no lo conocía. ¿Pero llevas mucho tiempo entonces en Holanda?

– Sí, porque yo nací allí… mis padres estaban trabajando en el campo de… ¿cómo se dice? el apoyo al desarrollo. Después de Colombia vivimos en Perú, pero a los siete años la familia regresó a Holanda, pero siempre tuvimos esa conexión con América Latina, amigos latinos, gente de los países donde estuvimos venían de visita… tenemos amigos chilenos refugiados de Pinochet… así que siempre la influencia latina estuvo ahí y encima cada año mis padres nos llevaban de vacaciones a España, cada año por lo menos un año a España para practicar el castellano pues.

– Bueno, pasemos a otros temas. ¿Cómo definirías el sonido de ¡Pendejo!? ¿Stoner latino tal vez?

– Sí, Stoner… tiene su influencia Stoner. A mí me gusta pensar, no sé si es así, pero a mí me gusta pensar que no es típico Stoner. Lo que tiene del Stoner es el sonido me imagino, ¿sí?

– Sí.

– Sí, el sonido y algunas partes tiene sus cosas típicas del Stoner. Pero es un poco más allá. Nosotros lo vemos como riff-oriented Stoner. Hay gente que ni siquiera lo ve como Stoner, como Riff-oriented Rock latino, aunque la influencia latina no es en la música sino en las letras me imagino.

– Sí, pero de todas maneras la inclusión de un instrumento como la trompeta tampoco es muy habitual.

– No, eso sí es así. La usamos cuando atribuye algo. Sería muy fastidioso poner siempre la trompeta “ah, entonces ahora… ¡pero todavía no tenemos nada para la trompeta! ¡ah huevón, pongamos la trompeta!”. No, así no es. Debe atribuir algo.

– Que vaya bien con la canción.

– ¡Claro claro!

– Entonces ¿cuáles serían vuestras influencias?

– Pues conscientemente, si eso se puede decir en castellano, las influencias serían Black Sabbath, algo de Kyuss, y al inicio realmente tuvimos en mente poner alguna influencia del grupo Helmet, un grupazo en mi opinión, sobre todo sus primeros discos. Los últimos dos discos… bueno, realmente eso ya no es Helmet, es Page Hamilton con unos músicos así… músicos buenos, pero no tiene el mismo poder de discos como “Aftertaste”, “Betty”, “In the Meantime”… esos discos, esos riffs también de Helmet… creo que eso es una influencia que hay en ¡Pendejo! No sé si la gente lo escucha pero el resultado que tenemos ahora viene porque nosotros tuvimos a Helmet también en la mente haciendo la música.

– Venís todos de otras bandas previas. ¿Cómo se formó ¡Pendejo!? ¿Os unió de alguna manera el hecho de que habíais vivido en países latinos?

– Sí y no. ¡Pendejo! comenzó por Monchito y yo. El bajista es primo mío, somos familia. Su padre es el hermano de mi madre y sus padres también vivieron en América Latina. Monchito vivió la mayor parte de su juventud en países como Colombia, Costa Rica y finalmente en Nicaragua. En Nicaragua ya estaba tocando en una banda, y desde que regresó a Holanda, bueno, no inmediatamente cuando regresó, pero él comenzó en una banda que tuvo éxito aquí en Holanda que se llamaba Dreadlock Pussy, hicieron música tipo Nu Metal. Tuvieron su éxito, pero la banda murió, y hace años que Monchito y yo nos decimos “bueno, tenemos que hacer algo, joder, hacer el Rock en castellano, hay que hacerlo, hay que hacerlo…” pero nunca tuvimos tiempo, él con su banda, yo con mi banda. en el 2006 su banda murió y la mía también, tuvimos tiempo, nos juntamos, hicimos unas maquetitas, nos fumamos unos porros tomando ron, la “cervesheison”… pasándolo bien y sin “pretencias” ¿no? disfrutando del hecho de que estábamos haciéndolo. Resultó que los temas que salieron de eso sonaban bien y la gente reaccionó bien y de ahí continuamos. Formamos una banda con un baterista que Monchito ya conocía, él había tocado con él en su banda anterior y un guitarrista de “pinga” holandés que se llama René Savelsberg, no es conocido en España pero tocó en una banda que se llama Transpunk en los años 90 y realmente yo era un fan de esa banda. Yo le tenía un respeto… pero demasiado. Una de las mejores bandas en mi opinión que hubo en Holanda. Así que nos invitaron a tocar en Venezuela, pero en menos de un año, y nos tocó trabajar para componer más canciones, ¡no teníamos suficientes canciones! Le damos duro y bueno, en Venezuela fue increíble. La gente reaccionó pero demasiado, la televisión, la gente en la radio, todos muy impresionados… les gustó pues. Después de esa gira el guitarrista no podía combinar la cosa y salió, y lo reemplazamos con el guitarrista con el que estamos ahora y con quien también grabamos el disco. Se llama  Arjan, pero como eso no suena en castellano lo llamamos “el Juan”, y así es.

– Hace poco habéis tocado aquí en España junto a Fu Manchu. ¿Qué tal fueron los conciertos?

– Pues muy bien, muy bien. Es un honor ser telonero de Fu Manchu por supuesto, ese “chance” nos dieron y lo agarramos así de una, tocar en Barcelona y después Madrid y todo a tan corto plazo… porque nos llamaron la semana anterior y nos dijeron “bueno, pueden tocar el próximo miércoles y el jueves ¿qué pasa?” “¡pues sí! ¡nos vamos!”. Las salas estaban “full”, y la gente reaccionó bien. Incluso yo vi que ya, aunque el disco todavía no se había lanzado en españa ya había gente cantando las letras. Eso fue impresionante, impresionante.

– ¿Y para cuándo vuestra propia gira por España? Creo que ya tenéis algo planeado, ¿no?

– Bueno, hasta ahora nada está fijo. Estamos en eso, estamos hablando con agencias de booking y a ver qué se puede hacer. A nosotros nos gustaría hacer tal vez una pequeña gira este verano o  primavera, tal vez tocar algunos conciertos en el verano. De todas maneras la gira digamos extensiva sería en otoño en los clubs. Creo que eso por el tiempo y por la fecha de lanzar el disco y que el público tenga tiempo para acostumbrarse un poco a la idea… eso cuesta tiempo. De todas maneras si fuera por nosotros iríamos mañana, o pasado mañana.  

– Bueno, pues estamos acabando la entrevista, ¿te gustaría añadir algo para nuestros lectores?

– Bueno, pues que sí, que espero que nos veamos en vivo y que revisen nuestra página web, que ahora las noticias están “up-to-date”, que la gente se dé cuenta de que ¡Pendejo! ya viene pues.

Las preguntas acabaron aquí, aunque nosotros seguimos charlando amigablemente un rato. “Para nosotros no hay ninguna tarima que sea pequeña” me dice El Pastuso. Todo un gustazo poder hablar con un músico con esta mentalidad.

 

Comentarios

Comentarios