The 69 Eyes – Barcelona (Sala Salamandra 02-03-10)

4.1/5 - (35 votos)

Floja entrada la pasada noche del lunes, en el show de The 69 Eyes. Aunque la sala no presentaba un aspecto demasiado desolador, poco más de 200 personas se congregaron para asistir a la presentación de «Back in Blood», el nuevo y excelente disco de los goth n’rollers fineses.

Cierto es que el cartel de esta gira ha sufrido bastantes cambios desde que se anunció la gira europea, a principios de año. En primer lugar, a The 69 Eyes iban a acompañar los italianos Mandragora Scream, y las leyendas absolutas del panorama gótico americano, los celebérrimos Christian Death. Sin que quedaran muy claros los motivos, los Death se cayeron del cartel, y fueron sustituidos por los germanos Lacrimas Profundere, los cuales, finalmente tampoco han participado en los conciertos hispanos, siendo los locales Embellish, los encargados de abrir el concierto.

Embellish no cuajaron una gran actuación, debido en parte a los continuos problemas técnicos de uno de sus guitarristas. Es innegable que David, un auténtico veterano de la escena «gothic» nacional, es un gran frontman, y además posee una excelente voz, y el grupo suena en general muy compacto, pero los temas no me acabaron de enganchar, a excepción de «Key of Sadness», muy en la onda de los últimos Paradise Lost. Para colmo de males, la banda eligió este concierto para filmar un vídeo clip, -poseen una buena base de fans en Barcelona-, y durante la interpretación del tema en cuestión, la guitarra de Miguel dejó de funcionar por completo. Mala suerte para ellos, ya que, a pesar de todo, le pusieron muchísimas ganas, y, de hecho, consiguieron arrancar bastantes aplausos.

Los siguientes en subir a escena fueron Mandragora Scream, grupo al que tenía muchas ganas de ver, ya que, en mi opinión, son una de las bandas más originales del género. Liderados por la cantante Morgan Lacroix y el guitarrista y cantante Terry Horn, únicos miembros permanentes, llevan en activo desde 1997, aunque nunca han conseguido sobresalir más allá del panorama underground gótico. Presentaban su nuevo disco, «Volturna», el cual constituyó la columna vertebral de su show, y eso es precisamente lo que resultó un problema para el que suscribe, ya que obviaron por completo sus dos primeros discos (en particular su soberbio debut, «Fairy Tales from Hell’s Caves»), y únicamente interpretaron «Dark Lantern», el single de su anterior obra, «Madhouse». De todas formas, consiguieron calentar al público, y los nuevos temas sonaron potentes, aunque sigo prefiriendo los temas más antiguos.

Y, por fin, pasadas las 22:30 de la noche, The 69 Eyes aparecieron en escena, comenzando con el tema-título del nuevo disco, «Back in Blood». El sonido mejoró considerablemente con respecto a las otras dos bandas, y casi sin respiro, nos regalaron «Never Say Die», la tremenda «The Good, The Bad, and The Undead», -sin duda, uno de los mejores temas de su nueva obra-, y «Dance d’Amour», única concesión al álbum «Paris Kills», el cual fue el gran sacrificado de la noche. Hace ya tiempo que The 69 eyes no interpretan nada anterior a «Blessed Be», exceptuando cosas como «Wrap Your Troubles in Dreams» o «Wasting the Dawn», que sí sonó esta noche; y se centran sobre todos en sus cinco últimos discos. No seré yo quien se queje, ya que considero que han alcanzado un híbrido perfecto entre el hard rock y el gótico. La banda ha mejorado mucho en sus directos. Jyrki69 ya no es aquel mozalbete desgarbado y algo inseguro en escena, sino todo un animal de escenario, un cruce entre Andrew Eldritch (The Sisters of Mercy) y Elvis. No es nada casual, ya que el frontman es un apasionado fan del de Tupelo. En general, toda la banda ha adoptado un look, digamos algo más «angelino», fruto, sin duda alguna, de su prolongada estancia en los States.

Hasta siete temas de «Back in Blood» pudimos escuchar, entre ellos «Kiss me Undead» o la apabullante «Suspiria Snowhite», con un Jussi69 sencillamente inmenso. Lo de este hombre es lo más brutal que he visto en baterías, desde Tommy Lee o Vikki Foxx. El tipo es un verdadero «cartoon» en escena, haciendo continuos malabarismos con las baquetas, sin perder un solo golpe, por supuesto; lo cual contrasta bastante con la actitud más sobria del resto de sus compañeros. Los temas de su aclamado «Blessed Be» fueron especialmente bien recibidos por la audiencia, la femenina, en el caso de «Gothic Girl», y «The Chair». Me gustó especialmente la soberbia rendición de «Feel Berlin», con una base rítmica aplastante. Y después de unos «Hunger» y «Perfect Skin» demasiado suaves, si se me permite la expresión, la banda puso la directa para el final del concierto «regular»: la espídica «Dead Girls Are Easy», primer single del último disco, y, según Jussi69, su particular homenaje a sus queridos Mötley Crüe; y «Devils», un himno del grupo a estas alturas, que puso la sala patas arriba.

Tras la obligada pausa (esto de la espera para los bises, cada vez resulta mas cómico) la banda volvió a escena para atacar los tres últimos temas de la noche: «Framed in Blood», en mi opinión, el paradigma del sonido «clásico» de The 69 Eyes; la archiconocida «Brandon Lee», la cual, paradójicamente, nunca ha sido de mis favoritas, y la espectacular «Lost Boys» con la que se despidieron a lo grande.

Conciertos como el de esta noche, no hacen sino confirmar la imparable trayectoria de los Vampiros de Helsinki hacia el estrellato absoluto, que podría estar más cerca de lo que muchos creen. Realmente espero que sea así. Se lo merecen.

Comentarios

Comentarios