I am Ozzy – la autobiografía de Ozzy Osbourne

El pasado mes de octubre se publicaba en el Reino Unido la esperada autobiografía de Ozzy Osbourne. Hace ya años que Ozzy había hablado del proyecto, y por fin sus fans ya la tienen disponible (eso sí, únicamente en inglés de momento). La incógnita estaba en cuánta basura podría recoger en ella, y el resultado final es desgraciadamente algo pobre.

Escrita junto al periodista del diario londinense The Times Chris Ayres, en «I Am Ozzy» por un lado el Madman pone orden sobre ciertas exageraciones y leyendas urbanas extendidas a lo largo de los años (la famosa historia del murciélago por ejemplo); por otro no duda en contar sus años de abusos de drogas y alcohol, explica sus momentos más duros como la pérdida de Randy Rhoads, abriendo en definitiva su corazón a sus lectores (hasta el Príncipe de la Oscuridad tiene el suyo). Los fans de Ozzy podrán pues, por fin, conocer de primera mano una serie de anécdotas y de historias que siempre hemos conocido por referencias de terceros (la gira con Mötley Crüe y las barrabasadas cometidas durante ella sería el ejemplo clásico). Y esto es todo.

Si bien la obra recorre toda la vida de John «Ozzy» Osbourne desde su nacimiento en seno de una familia pobre en un suburbio de Birmingham a finales de los años 40 del siglo pasado, como ejercicio autobiográfico parece que Ozzy sufra de cierta amnesia selectiva, destacando en extensión lo que más le conviene. Igual que viene haciendo durante años, en esta obra no podía ser menos ninguneando a sus compañeros de Black Sabbath. No es que resulte ninguna sorpresa, al contrario, pero por mucho que pueda molestarle al autor, debía haber prestado más espacio a su etapa en la banda. Así, los años transcurridos junto a uno de los grupos fundamentales en la historia del Rock en general y del Heavy Metal en particular obtienen una escasa atención. Por otra parte, cualquier fan de este hombre ya conoce todas las anécdotas, con lo que el contenido más morboso realmente aporta poco a los connosieurs.

Pero no han corrido mucho mejor suerte algunos de los que fueron miembros de su banda en solitario (con los que, casualmente, lleva algunos años enfrentado), obviando de un plumazo intérpretes e incluso álbumes enteros sin el más mínimo comentario. Quizás es que los años de exceso le hayan pasado factura y ahora no recuerde esas etapas.

A su favor tiene, además de la franqueza con la que Ozzy afronta su pasado, que la lectura resulta amena y divertida consiguiendo enganchar al lector de principio a fin, hasta el punto de convertirse en uno de esos libros que te atrapan de tal manera que no lo quieres dejar. Una de cal y otra de arena.

«I Am Ozzy» está publicado desde el pasado día 1 de octubre por el editorial Sphere en el Reino Unido.

 

 

 

Comentarios

Comentarios