Cracker – «Sunrise in the Land of Milk and Honey» (Floating World 2009)

Tres años hay entre su anterior «Greenland» y este «Sunrise in the Land of Milk and Honey», aparecido en el mercado hace ya unos meses. Y a estas alturas Cracker ya no van a sorprender a los que les seguimos desde los años 90, pero probablemente tampoco nos van defraudar. Es cierto que su carrera desde «The Golden Age» ha tenido algunos altibajos, pero siempre son capaces de colar en todos sus trabajos alguno de esos hits tan típicos que solo Lowery y Hickman saben componer. Porque Cracker a pesar de su variedad de registros pueden presumir de tener su propio sonido, algo que no está al alcance de muchos grupos. Cuando gente como Patterson Hood de Drive-By Truckers, Adam Duritz de Counting Crows, Susanna Hoffs de Bangles o el mismísimo John Doe participan en tu disco eso significa algo.

Y tengo que reconocer que aunque «Sunrise in the Land of Milk and Honey» no me dijo mucho en una primera escucha, ahora es uno de los discos que más escucho estos días. Temas como el inicial «Yalla Yalla (Let’s Go)», el tema título, «We All Shine a Light» (donde participa Doe), «I Could Be Wrong, I Could Be Right» o «Hand Me My Inhaller», este último de lo más rápido que recuerdo de todo el material de Cracker, representan el espíritu más rockero de la banda; mientras que otros como «Turn On, Tune In, Drop Out with Me» o «Hey Bret (You Know What Time Is It)» son medios tiempos marca de la casa, siendo éste último para un servidor la mejor composición de la banda en los últimos años, dotada de un feeling que no alcanzaban probablemente desde los tiempos del citado «The Golden Age».

El citado «Friends», con la voz de Hood, completan la cuota de canciones en clave Americana que todo disco de Cracker debe tener (y se agradce que se haya reducido a la mínima expresión, porque lo que lastraba los últimos trabajos del grupo eran precisamente este tipo de canciones). Mención aparte merece «Darling One», magnífico tema en cuya composición participa la deliciosa Susanna Hoffs, y que también deberíamos colocar entre lo mejor del grupo en tiempos recientes.

En definitiva, «Sunrise in the Land of Milk and Honey» no será reconocido como el mejor disco de la carrera de Cracker, pero desde luego personalmente lo considero más completo que anteriores lanzamientos que rozaban al aprobado justo y bastante más rockero que a lo que nos venían acostumbrando. Y lo más importante, el nuevo álbum es una excusa para volver a disfrutar de la banda en una gira que se nos anuncia para comienzos del próximo año. Esperaremos impacientes.

Comentarios

Comentarios