Alice in Chains – “Black Gives Way to Blue” (Virgin Records 2009)

3.9/5 - (31 votos)

Era una cuestión de tiempo que los supervivientes de Alice in Chains decidieran volver al estudio junto a su nuevo vocalista. Y menuda papeleta le cayó a William DuVall, por cierto. Aunque el cantante ya demostrara su solvencia en directo, todavía habrá fans que hayan decidido desentenderse de “Black Gives Way to Blue”.

Nosotros, más pragmáticos, entendemos que unos músicos que todavía son relativamente jóvenes están en todo su derecho de interpretar unos temas que no olvidemos ayudaron a componer y que forman parte de su vida. La utilización del mismo nombre que les hizo famosos probablemente a algunos les pareciera oportunista, y no digamos ya la grabación de un nuevo disco, pero habría que ponerse en su lugar y no ver todo con la ceguera del fanatismo exacerbado. En cualquier caso estamos seguros de que habrá muchos más seguidores a los que han hecho felices que los que se han sentido traicionados.

Visto objetivamente, con “Black Gives Way to Blue” nos encontramos ante un disco denso, densísimo, al que hay que dar tiempo para introducirse en él y con el sonido más oscuro de los Alice in Chains de “Dirt” por ejemplo. Probablemente este frente a aquel sea visto como un disco menor. Algunos incluso dirán que se trata de una mala copia. Nada más lejos de la realidad.

Sí, “Black Gives Way to Blue” es sin duda reconocible como un disco de Alice in Chains a la primera escucha (esas armonías vocales de “Take Her Out” o “Looking in View”, la guitarra de Cantrell en este último tema o en otros como “Last of My Kind”…), pero es un álbum que cuenta con su propia personalidad. “Your Decision” por ejemplo me suena más parecido al material de Cantrell en “Boggy Depot” que cualquier cosa que hayan grabado en el pasado Alice in Chains (a propósito, echo de menos ese sentimiento vitalista que desprendían las canciones del debut en solitario del guitarrista). Y “When the Sun Rose Again” solo nos recordará a “Sap” o “Jar of Flies” por su tratamiento acústico, pero nada más.

Si hay algo que se le puede reprochar a “Black Gives Way to Blue” es la falta de algún single claro salvo quizás “Check My Brain”, pero a estas alturas no podemos seguir pidiéndoles un nuevo “Man in the Box”. “Acid Bubble” podría ser otro single potencial… si no fuese por los casi siete minutos de duración.

En cualquier caso está claro que quienes no vayan a darle la más mínima oportunidad a este disco tampoco tendrán en cuenta lo que podamos decir otros; en contrapartida habrá muchos que recibirán el álbum como un regalo caido del cielo independientemente de su contenido. Que digo yo que ni una cosa ni la otra.

Comentarios

Comentarios