Gods of Metal Fest 2009 – Monza (27 y 28-06-2009)

Un año más se celebró el Gods of Metal, festival metalero por excelencia en Italia. Ésta vez contaba con un Sábado realmente imponente, Heaven & Hell encabezando un escenario y Mötley el otro, además por el Crüe stage pasaron Tesla, Lita Ford, Backyard Babies, etc… El Domingo se centró más en géneros algo más extremos y técnicos con Dream Theater y Slipknot como cabezas de cartel.

Backyard Babies tocaron a la una del mediodía bajo un sol de justicia, ¿y la hora?, pues algo injusta para estos suecos que llevan ya más de quince años grabando y pateándose los escenarios de medio mundo. No les importó, salieron a vaciarse, sobretodo Dregen que no paró quieto ni un instante. Tocaron sobre todo temas de sus últimos discos («Degenerated», «Minus Celsius», «Nomadic»,…) y recordaron el «Total 13» con sus habituales «Highlights» y «Look at You». Se despidieron, agradeciéndonos el madrugón y dejando un muy buen sabor de boca.

A media tarde aparecía Lita Ford que se encargó de repasar sus viejos hits 80’s, «Back to the Cave», «Kiss Me Deadly»,… Puro ejercicio nostálgico que gustó a una buena parte del público. Vince Neil y gente de los Babies siguieron la actuación desde un lateral. En esta gira cuenta con los servicios de Ron «Bumblefoot» Thal (GN’R?) a las seis cuerdas, me temía lo peor, pero se portó bien y no sacó su querido modelo de guitarra frigopie. Toda la familia de Lita siguió la actuación desde los laterales. Sí, sí, allí estaban sus dos retoños y su marido, Jim (Nitro) Gillette, el vocalista revientavasos que le ayudó con los coros durante toda la actuación. Terminó con «Close My Eyes Forever» y con un adelanto de un nuevo tema, con aires de metal moderno, cantado a dúo con su marido. Considerable la pitada que se llevó el pobre Jim.

Era mi primera vez con Tesla y debo reconocer que cuando ví a los roadies desplegando el telón con el logo del grupo, preparando la acústica fijada con el teclado, probando el bajo McCartney de Brian y la Flying-V de Frankie, no me importó nada que se hubiese puesto a llover. No podía prestar atención a nada más. Queensrÿche estaban sonando en el otro escenario pero en un festival uno no puede estar en todo.

Al terminar los de Seattle, salieron los californianos presentando su última obra «Forever More», siguiendo con un repaso a su material más clásico, «Modern Day Cowboy», «Heaven’s Trail (No Way Out)», «Gettin’Better», «Signs», la genial «Love Song», etc… no se puede decir mucho más. Canela en rama. Recuperaron el «Into the Now» y terminaron con «Comin’ Atcha Live» y «Rock Me To The Top». Uno de los triunfadores del día. Sin duda.

Fue gracioso el detalle Spinal Tap que tuvieron casi todos los grupos al chillar eso de «Hello Milanoooo!, I can’t f····· hear you… loudeeer!!!». Estábamos en Monza. Ok, queda cerca de Milán, ¡pero es todo un cacho de ciudad! Los italianos flipaban.

Y llegó la hora de los cabezas de cartel, Heaven & Hell primero y los Crüe cerrando la jornada. Los Sabbath de Dio tuvieron el mejor sonido del día. Increíbles como siempre Butler y Tony Iommi, y ya, lo de Ronnie James Dio y su voz es insuperable. Sigue cantando igual que en la época del «Holy Diver», y nadie como él para esas entonaciones épicas tan suyas: «In the misty morning…». Como era de esperar tocaron temas de su etapa en Sabbath más algunos de su nuevo disco que no desentonaron en absoluto entre los clásicos.

Los Crüe cerraron el día con un show algo deslucido, empezaron con «Kickstart My Heart», «Wildside» y tras dos temas más, ya pararon el ritmo con la «guitar exhibition» de Mick Mars. Era como si quisiesen finiquitar el asunto lo antes posible. Lo cierto es que llevan más de un año de gira y se empieza a notar el cansancio. A Vince Neil apenas le queda voz, tal vez por eso, entre tema y tema, Tommy Lee le tomó el relevo a la hora de comunicarse con el público. No es que fuera un mal show, cayeron los clásicos vitales de siempre: «S.O.S.», «Live Wire», «Don’t Go Away Mad (Just Go Away)», «Girls, Girls, Girls», pero es obvio que ellos pueden ofrecer mucho, muchísimo más. Un irónico bis con «Home Sweet Home» y eso, para casa. Se retiraron todos a excepción de Tommy, que se quedó solo en escena, rapeando algo muy sonrojante en plan: «When I say Mötley, you say Crüe… Mötley Crüe!!, when I say Tommy you say Lee… Tommy Lee!!,…». Vamos, ¡que su próximo disco en solitario promete!. Un show de los Crüe no puede terminar así, ¡nunca!

Comentarios

Comentarios