AC/DC – Barcelona (Palau Sant Jordi 31-03-09)

Nuestro particular «Rock N Roll Train» llegaba con retraso a la ciudad condal. Quién podía pensar que un AVE puede acumular 50 minutos de retraso. Pero así fue, y si en condiciones normales habríamos llegado con tiempo de ver a los irlandeses The Answer, la noche del martes no era la nuestra (y me consta que tampoco la de más seguidores de los australianos que viajaban en el mismo tren). Por si fuera poco el retraso, una pertinaz y por momentos abundante lluvia nos dio la bienvenida a Barcelona; esto junto a la dificultad para encontrar un lugar en el que aparcar en las inmediaciones del Palau Sant Jordi, ayudaron a que llegaramos al recinto mojados y con The Answer interpretando el último tema de su set, que si no recuerdo mal se trataba de «Under the Sky» presente en su anterior disco «Rise». Así que tendremos que decir por referencias que nos dieron después que sonaron bien en los cuarenta y cinco minutos que debió de durar su descarga, en la que presentaron (suponemos) los temas de su recientemente publicado «Everyday Demons».

No acabaron aquí las desgracias para servidor y acompañante, ya en el momento en que nuestros enlaces en la capital catalana pudieron acceder a la pista, nosotros tuvimos que conformarnos con ver el concierto en el graderío (eso sí, en mejor zona en la que originalmente nos tocaba). De todas maneras, cuando a las 21:30 horas se apagaron las luces y comenzó el video de introducción de «Rock N Roll Train» (esta vez sí) y luego vimos la locomotora irrumpir en la parte trasera del escenario entre chispas y explosiones, olvidamos todos nuestros problemas y rugimos junto al resto de asistentes. Porque ahí teníamos a la banda que tanto tiempo llevabábamos esperando. Poco importa ahora que los macroconciertos suenen mal (o solo aceptablemente bien, como se prefiera), que los miembros de la banda se encuentren mayores (aunque se siguen entregando al cien por cien), que cometan algunos errores o que vayan a destiempo o toquen endiabladamente rápidas algunas canciones. No se trata de eso aquí, y además podemos perdonárselo porque lo suyo no es un espectáculo patético como el de muchos contemporáneos suyos.

Da gusto ver como a pesar de tratarse de un evento masivo, los conciertos de AC/DC no se han convertido en una especie de acto social como puedan serlo los de los Stones. Está claro que también tienen un poco de eso, pero sin llegar a límites agobiantes como los de Jagger y compañía. Pero volviendo al concierto, tras iniciar con el primer single de su último disco, y después «Hell ain’t a Bad Place to Be» y «Back in Black», la banda se arrancaba con un «Dirty Deeds Done Dirt Cheap» donde este humilde cronista casi llora durante el solo de Angus Young. «Shot Down in Flames» me pilla de sorpresa, y como yo soy de los que han difrutado con «Black Ice» no me sobran «War Machine», «Big Jack», «Anything Goes» o la propia «Black Ice», que van intercalando junto a clásicos como «Thunderstruck» (porque esta canción es ya todo un clásico), «TNT», «Hells Bells», «Whole Lotta Rosie» y la muñeca gigante montándose al tren del decorado, «The Jack» con el característico striptease de Angus, o un «Let There Be Rock» en el que se dispara el delirio y en el que el guitarrista maneja a su antojo a la audiencia. Tras esto, la oscuridad, y surgiendo del subsuelo entre vapores y azufre, Angus arremete con el riff de «Highway to Hell», probablemente la canción más coreada de todo el concierto (y estaba difícil). No podían faltar, claro, las salvas de cañones que marcaban el final de la fiesta. «For Those About to Rock (We Salute You)» nos devuelve a la realidad y a la fría noche barcelonesa, pero ha merecido la pena.

Da un poco la impresión de que los australianos se estén despidiendo de los escenarios con esta gira, repleta de temas míticos y en la que apenas dan descanso. No hay que olvidar las recientes palabras de Brian Johnson en las que decía que se quería retirar antes de parecer patético. Está claro que siempre se echan en falta temas, sobre todo de la época de Bon Scott, pero desde luego no creo que nadie saliera defraudado. Y si lo salieron es su problema, no el mío.

 

Foto AC/DC Milán: Sito Bauzá

Comentarios

Comentarios