Una charla con Álvaro Heras, autor de Lluvia, Hierro y Rock & Roll

3.9/5 - (37 votos)

«José María Iñigo pasó de mí completamente» – Álvaro Heras-

Álvaro Heras fue miembro de bandas bilbaínas como Bonzos o The Painkillers, pero actualmente hemos sabido de él gracias a la publicación de «Lluvia, Hierro y Rock & Roll», monografía en la que el músico ahora metido a escritor, investiga en la historia del Rock and Roll de la capital vizcaína. Por detrás hay un titánico esfuerzo que no es fácilmente ponderable y que nunca será lo uficientemente agradecido por nuestra parte. Pero mejor dejamos que nos lo cuente él mismo.

– Hola Álvaro, lo primero, ¿cómo van las ventas?

– Pues a mí se me acabaron los libros a mediados de febrero. Ahora mismo [8 de marzo] sólo queda lo que tienen en las tiendas, que en la mayoría de los casos es nada. A la gente de Munster creo que les queda algún ejemplar, pero te hablo de media docena o así… Teniendo en cuenta que hice una tirada de 1.000 ejemplares y que empecé a distribuir el libro a mano entre finales de noviembre y principios de diciembre, la verdad es que estoy asombrado de lo bien que ha ido todo. El tema de la distribución ha sido un currazo de la hostia pero al final ha merecido la pena hacerlo todo por mi cuenta.

– Cuéntanos un poco cómo se fraguó la idea del libro…

– La idea surgió a comienzos de 2003. Los grupos en los que tocaba (Bonzos y The Painkillers) se habían separado y sentía la necesidad de seguir implicado en un proyecto que tuviese que ver con la música en general y el Rock en particular. Se me ocurrió la idea del libro y después de darle muchas vueltas vi que tenía ganas, tiempo y fuerzas, así que me lancé. La primera entrevista la hice en abril de aquel año a Txema, batería de Los Rotos y responsable del bar Gure Txoko.

– Han sido muchos años de investigacion, cientos de fotos conseguidas y entrevistas realizadas. Nos gustaría saber cómo ha sido la experiencia.

– ¡Ha sido como entrar en el túnel del tiempo! El libro está construido sobre ciento cincuenta entrevistas y algo más de cuatrocientas imágenes (entradas y carteles de conciertos, fotos de grupos…). También hay bastante texto mío aunque mi papel consiste en hacer de guía entre las décadas, los lugares, los grupos, los personajes, etc. Las entrevistas fueron hechas de forma presencial o por vía telefónica y luego, por supuesto, hubo que transcribirlas, lo cual fue un curro bastante arduo. Por otro lado estuvo la escucha de material musical: maquetas, discos, CDs… en este sentido ayudaron mucho amigos como el crítico Fernando Gegúndez, que tiene una magnífica colección de maquetas de grupos locales. También invertí mucho tiempo consultando prensa escrita: fanzines, revistas, periódicos… lo más trabajoso fue el rastreo de viejos diarios como El Hierro, La Gaceta del Norte o La Hoja del Lunes de Bilbao. Fueron muchos meses de hemeroteca, husmeando en las bobinas microfilmadas de bibliotecas como la de Bidebarrieta, la Foral de Bizkaia y la Nacional de Madrid. Y por último estuvo la localización y escaneo del material gráfico, una tarea inmensa ya que seleccione las más de cuatrocientas de entre un total de casi mil, la mayoría de las cuales tuve que escanear personalmente. ¡Lo pienso ahora y no me meto ni loco en un proyecto de esta envergadura! Ha sido mucho, mucho curro. Pero ha valido la pena.

– Algunos de los entrevistados, por ejemplo, Kike turmix, ya no están entre nosotros. Supongo que la creacion del libro ha tenido muchos momentos emotivos.

– Sí. durante los cinco años de elaboración de libro hubo alrededor de seis colaboradores que fallecieron. Quizás el más carismático y a la vez entrañable fue Kike, a quien entrevisté en su casa de Malasaña en mayo de 2005, pocos meses antes de que nos dejase. En el libro hay bastantes declaraciones suyas ya que era una persona que tenía miles de historias y anécdotas, por regla general divertidísimas, y si no ya se encargaba él de hacerlas divertidas. La muerte de Josetxo Anitua me impresionó mucho. Sólo éramos conocidos pero yo le admiraba por su trabajo en Cancer Moon. Cuando le entrevisté pude comprobar que era una persona educadísima y super atenta, con una cultura musical exquisita. En todo momento se preocupó de que yo obtuviese el material que necesitaba y recuerdo que incluso me pidió la transcripción de la entrevista, no por afán controlador, sino para corregir posibles errores o inexactitudes. En fin, que se portó de puta madre.

– Háblanos de quiénes te han ayudado y de quiénes no lo han hecho.

– Ya he dado las gracias en el libro a todos los que me han ayudado, que han sido muchos. De los otros prefiero no hablar, aunque la verdad es que no ha habido muchos. Sí te diré que uno de ellos fue el famoso presentador José Mª Iñigo, personaje fundamental en la escena pop-rockera del Bilbao de mediados de los 60. Le insistí bastante pero pasó de mí completamente.

– En estos momentos debes de ser uno de los grandes conocedores del Rock vasco. Desde esa posicion, ¿cómo están las cosas por bilbao?

– Bueno, de Rock vasco en general no. Del de Bilbao sí que controlo un poco. Esto es algo que me pregunta todo el mundo y siempre digo lo mismo. En mi opinión las cosas nunca han estado tan bien como ahora. La oferta de conciertos es insuperable, hasta el punto de que somos la segunda ciudad del Estado, superados únicamente por Madrid. Ya hay incluso voces que señalan que la oferta supera a la demanda. Por otro lado tenemos un gran festival veraniego totalmente consolidado y un circuito muy sólido de salas y bares para tocar en directo: desde garitos con capacidad para cien personas hasta el BEC, que puede acoger unas 19.000. Promotoras nunca ha habido tantas ni tan activas: ahora mismo se me ocurren Last Tour International, Noise On Tour, Muskerra, Los Amanece Producciones, Gure Hitzak, Thinkcore, Wilma, Wombat Booking… A nivel de grupos nunca ha habido tanta variedad estilística. Tenemos bandas para todos los gustos, desde el Metal más extremo hasta el Dance-Rock pasando por el Instro-Surf. Incluso grupos con clara proyección internacional, como We Are Standard, Cápsula o The Longboards. Y por último creo que no hay que olvidar el grado de implicación que de un tiempo a esta parte ha mostrado el Ayuntamiento, a través de iniciativas como Biborock, con su programación de conciertos y sus locales de ensayo, o el Concurso Pop-Rock Villa de Bilbao, que es el certamen musical más prestigioso de todo el Estado y ya empieza a hacerse un nombre a nivel europeo. ¡Ah! y aunque mucha gente lo ignore aún quedan fanzines. En Internet hay algunos como “Harlem”, “El Efecto Orégano”, “Mamorro” o “Rock and Roll Army”. En papel están “Zarata”, “Tupa”, “Punk Rock Atittude”, “Punk-Rocker”, “Izu Giroa” y «Orpheo». Programas de radio también hay un buen puñado, con “La Jungla Sonora” de Radio Euskadi a la cabeza. Hombre, siempre hay cosas que mejorar pero la situación es muy buena. Creo que podemos sentirnos orgullosos, sobre todo si miramos atrás y nos damos cuenta de los que han mejorado las cosas a todos los niveles.

– Después de «Lluvia, Hierro y Rock & Roll», ¿habrá más proyectos literarios?

– Es muy probable que sí. Quiero meterme con un libro de relatos cortos, aunque ya veremos cómo abordo el proyecto. Escribir requiere tiempo y dedicación, y la verdad es que últimamente ando a tope con mil movidas, muy pillado de tiempo.

Comentarios

Comentarios