Cockney Rejects, Japan Tour 2008

El pasado mes de octubre, los Cockney Rejects se embarcaban en lo que sería una pequeña gira de nueve dias por el pais del sol naciente junto los Japoneses y organizadores del tour Cobra. A su vuelta nos pusimos en contacto con su empresa de contratación y esto es lo que nos contaron de dicha gira.

– ¿Desde cuando estáis con los Cockney Rejets?

– Desde el Holidays in the Sun del año 2000. En el 2000 después de ese concierto seguimos en contacto y nos dijeron «¿por qué no probamos?, y claro nosotros (Wilma) éramos así de pequeñitos a nivel estatal pues imagínate a nivel de Europa y nosotros les decíamos: “pero si no parece viable que un grupo de vuestro caché -ya no tanto económico, si no del empaque que tiene- cómo os vamos a llevar nosotros”, que éramos muy pequeños, cuando aquello no teníamos mas que a los Segis, Hamlet, y Tierra Santa, e hicimos una prueba de unos meses allá en el 2000 y mira estamos ya en el 2008.

¿Tu trabajo con ellos cuál es?

– Yo soy el booker: cerrar los conciertos, negociar las condiciones en las que van a tocar, hacer los contratos, chequear billetes, desplazarme hasta Londres, viajar con ellos, ver que está todo lo que hemos pedido, y cuando toquen que les paguen, que no les manden a dormir a pensiones de mala muerte, que los equipos sean decentes,… ese es el trabajo que hago la semana previa, normalmente. Yo suelo viajar un día antes a Londres, duermo en casa de uno de ellos y salimos juntos desde el aeropuerto hacia donde tengan que tocar, o si no coordinar los vuelos de manera que lleguemos juntos al sitio que tienen que tocar, por ejemplo el día 20 voy a Zagreg que van a tocar allí y voy un día antes; porque no tengo para llegar el mismo día que ellos. más o menos a grandes rasgos esa es mi labor con la banda.

– ¿Cómo organizasteis lo de la gira por Japón, fuiste a Londres y salisteis desde allí, haciendo alguna escala, supongo?

– Ellos vinieron dos semanas antes para dejar todo cerrado, porque teníamos la gira hecha. La de Estados Unidos que estamos ahora en ella, la de Australia que se ha caído y la de Europa de Mayo. Entonces ya vinieron para decir cómo nos íbamos a coordinar. Dos semanas después, el día 19 ,viajé yo a Londres, llegué por la noche, dormí en casa de Mick, al día siguiente a las 5 de la mañana en pie porque el 20 de Octubre teníamos el vuelo a París a las 7 de la mañana. En París una escala de dos horas y de allí a Tokio 10 horas y media de vuelo, con el cambio de horario llegamos a las 7 de la mañana, en Tokio los hoteles hasta las cuatro no nos dejan entrar y claro desde las siete de la mañana sin dormir que para nosotros era como si fueran las 12 de la noche y tenemos que esperar hasta que nos dejen entrar.


– ¿Quién os estaba esperando en Tokio, alguien que os hacía de guía?

– Nos esperaba el grupo telonero, Cobra, que era quien nos había contratado. Estaban allí esperando con dos furgonetas, estaba Youichi el bajista de Cobra con otra persona, nos llevaron a comer y nos dejaron alrededor del hotel pero claro dos horas sin hacer nada, viendo un poco la ciudad hasta que nos dejaran entrar al hotel.



– ¿Visitaste Tokio con la banda?

– No, estuve yo solo, estos (Cockney Rejets) se quedaron durmiendo en la furgoneta hasta la hora de entrar al hotel, luego a las nueve nos prepararon una fiesta en un bar, que alquilaron los propios Cobra con toda la gente que iba a estar organizando el festival, es decir todos los Cobra, la gente de una revista de tatuajes, gente de otra banda que iban a tocar también. Comimos como hacen ellos sin zapatos, sentados en el suelo, con palillos, y ya nos estuvieron contando cómo iba a ser la gira. De allí nos fuimos a dormir, que al día siguiente ya era el primer concierto en el mismo Tokio. A las 12 del mediodía había que estar en la sala, para las pruebas de sonido, Cobra a la una, nosotros a las dos. Ese día tocó otro grupo que creo se llamaba SA, por allí también estaba la MTV de Tokio.

– ¿Qué tal el trato con las otras bandas, como Cobra?

– Muy bien, unos chavales encantadores, como banda son buenísimos, yo les bauticé los Rancid japoneses.

¿Qué tal la organización? Los japoneses tienen fama de hacerlo todo muy bien.

– Lo organizaban los mismos Cobra, lo tenían muy bien estructurado, el merchandasing lo hacia una compañía, y la organización del concierto los mismos Cobra. Yo creo que los mismos Cobra podían haber llenado ellos solos las salas, que eran de entre 500 y 800 personas, salas sin columnas, cuadradas, un escenario y un bar.

– Comparado con lo de aquí, parecemos marcianos, ¿ellos son muy buenos, o nosotros somos muy malos? Allí tienen cosas cojonudas, está todo preparado de otra manera, por ejemplo la valla anti-avalancha es acolchada, hay cinco personas de seguridad detrás de la valla…

– En Japón cuando contratas una sala para tocar, aparte de que te den para beber, comer, cenar, toda la seguridad, te ponen todo el backline, (Marshall, un cabezal, te ponen toda la batería entera, un Peavy además de los técnicos de sonido). Tú tienes que ir solo con una guitarra, no tienes que llevar nada, y eso no lo había visto yo en ningún sitio, y no es en uno o dos, es así en todos los sitios. Aparte Cobra llevaba un equipazo, el equipo que te ponen es bueno, pero el que tenía esta gente era muy bueno, y ya decidíamos si tocábamos con el equipo de la sala o con el de Cobra, normalmente era con el de Cobra. Tocábamos después de ellos, no nos ponían ninguna pega, y nos dejaban todo, pedaleras, distorsión… lo que quisiéramos.

– ¿Qué tal los fans Japoneses, eran gente enrollada, tuvisteis algún tipo de problema, algún disturbio en los conciertos?

– Nada, ningún problema. Son mucho de subirse al escenario y saltar al público. Los de seguridad cuando ven que viene un tío en volandas, no le empujan si no que le ayudan para que llegue al escenario porque saben que estos solo quieren saltar. os Cockney como son seguidores del West Ham (equipo de fútbol de la ciudad de Londres) pues entre el público se veían cantidad de bufandas, camisetas, banderas, parecía un partido de fútbol en vez de un concierto, y cuando tocaban el himno, pues era ya la locura, no he visto aquí en Europa tanta camiseta y tanta bufanda del West Ham United como allí.


– Todo esto que me estás contando ocurrió el primer día en Japón, ¿no?

– Sí, lo peor fue el primer día porque al acabar de tocar teníamos que partir hacia Nagoya donde teníamos que actuar al día siguiente, el día 22 y eran 6 horas de viaje. Acabamos de tocar a las 11 de la noche, recoger todo y a eso de las 12 a la furgoneta y para Nagoya donde llegamos a las 6 de la mañana, (los trenes de alta velocidad tardan en hacer ese viaje una hora y diez minutos). Menos mal que allí si nos dejaron entrar al hotel sobre las 7 de la mañana.

– ¿En Nagoya qué tal, todo bien organizado al igual que en Tokio?

– Sí, todo igual. Una sala de características parecidas, solo que ese día al ir pillados de tiempo pues no probamos el sonido, fuimos solo para tocar, por que la gente estaba cansada y necesitaba dormir, llegamos a las sala sobre las cinco.

– ¿Tocaban ese día las mismas bandas?

– No, había otras diferentes. Bueno, Cobra sí, ellos tocaban todos los días con los C.R. pero teloneros era otra gente diferente.

– ¿Qué tal con los medios de comunicación, tuvisteis entrevistas con revistas, alguna rueda de prensa o alguna radio?

– Solamente el primer día, que vino la MTV de Japón a grabar el concierto y Dr. Martins, que eran algo parecido a una radio o algo así. Entrevistas antes de los conciertos pues sí, bastantes. No sé, venía un tío, decía que era de una radio y te lo creías, les entrevistaban, eran unos 10 minutos, por que los japoneses, al menos los que me han tocado a mí, no hablaban muy buen inglés.

– ¿Os daba tiempo de visitar las ciudades donde tocábais?

– Un poco. Tokio, Nagoya,… pero yo solo por que ellos se solían quedar durmiendo, son super huevones. Bueno por la noche sí salimos, en Nagoya después del bolo otra vez a otro bar a otra fiesta que nos tenían organizados, otra vez al suelo con los palillos, otra vez que me duelen las piernas, maá de lo mismo. Bueno el 23 por la mañana nos llevaron a ver templos por Nagoya (cosas del los Japos). De allí ya partimos a Osaka donde estuvimos tres días. Llegamos el día 23 por la noche y por la mañana del 24 hicimos un poco de turismo por Osaka, viendo los Estudios Universal, y al día siguiente el 25 de nuevo tocar otra vez, el día 26 nos ofrecieron tocar en otro sitio que no estaba preparado en la gira, que fue tocar en un local del estilo del Edaska un poco más grande, en un bar que tenía allí la gente de Cobra, lo anunciaron como un Cobra Vs Cockney Rejects.
– En esta ciudad me imagino que seguís con la mismas buenas condiciones que en los otros sitios, salas bien acondicionadas, buenos equipos, etc.
– Sí, sí, además los hoteles siempre muy cerca del sitio donde tocamos, como a una calle o así de distancia de la sala del concierto. Los hoteles son carísimos muy de estilo europeo, al menos donde nos metieron a nosotros, pero a todos los hoteles donde vas te ponen un kimono, unos zapatos, pero bueno, esos son los hoteles normales, tienen otros para ellos que las habitaciones son como ataúdes que se cierran, donde te lo alquilan por horas.

– ¿Cómo suelen ser los conciertos de los Cockney Rejets, muy cañeros? ¿Qué tal la respuesta del público?

– Cambiaron el repertorio entero, para empezar con las tres primeras canciones de las más conocidas («Police Car», «War on the Terraces y «Rip Off»). Normalmente las dejan para el final, y cambiaron dejando para el final el «Oi! Oi! Oi!» y el himno del West Ham. Al empezar tan fuerte al tercer tema tenían ya a la gente en sus manos, yo lo que no sé de los japoneses es si se sabrían las canciones, por que yo como te he dicho no he visto a nadie que hable inglés correctamente, ni en los hoteles, ni los restaurantes.

– Bueno después del bolo ese que os salió de más en Osaka, ¿qué hicisteis?

– Pues ahí acabábamos la gira y volvíamos a Londres. El 26 fue el último día de concierto y el 27 volar a Londres de vuelta haciendo escala en París. Salimos a las 12 del mediodía y llegamos a las 6 de la tarde. Joder, solo seis horas de viaje, con el cambio horario en realidad fueron trece horas, dos horas y media mas que la ida, la vuelta será cuesta arriba.

– ¿Una vez en Londres tú te separas de la banda y vuelves a Bilbao?

– Yo allí me voy a casa de Mick. Ya el 28 de Octubre fui por la mañana a ver el campo del West Ham United, a comprar cosas y hacer un poco de turismo, y a las dos coger el avión de vuelta a casa.

– La verdad es que es una experiencia muy buena para vivirla desde dentro, porque había siempre gente al lado tuyo que te están ayudando en todo momento, poniéndote las cosas fáciles.

– Que no era un grupo de esos chungos que cuando hay un problema esta siempre escaqueándose, pedías cualquier cosa y te la conseguían; necesitaban algo mientras estabas tocando y te lo traían o si necesitabas salir antes del hotel pues hablaban con la recepción y lo arreglaban, ha sido Cobra un grupo de puta madre.

Comentarios

Comentarios