The Smithereens + Delco – Madrid (Joy Eslava 21-01-09)

4.1/5 - (33 votos)

Después de la vorágine de festivales veraniegos, la temporada de invierno presenta interesantes conciertos a lo largo de las diferentes salas de la geografía española. Dentro de estas, la sala Joy Eslava se está convirtiendo en punto de referencia de conciertos de calidad, de giras de artistas representantes del Powerpop y el Postpunk de los ochenta, convirtiéndose su agenda en consulta obligada para todos aquellos a los que les guste la música. Conciertos como los de Romantics o Psycadelic Furs del pasado año, y próximas vistas como la de Stranglers lo confirman, al igual que el concierto que anoche tuvo lugar: The Smithereens.

Teloneados por los interesantes Delco, que únicamente en Madrid (en el resto de la gira están teloneando los australianos The City Lights, con un disco muy cuidado que nos recuerda a otras bandas coetáneas como Jet o The Vines) esta banda madrileña heredera de Wilco presentaba las canciones de su nuevo álbum. Interesantísimo trío con poderosas melodías y una preciosa voz marcando la pauta sonora de todos los temas. La única pena fue que, por el desconocimiento de la extrema puntualidad de la sala, hizo que la afluencia de público durante la presentación de Delco fuera escasa.

Tras ellos, los esperados The Smithereens, grupo de New Jersey formado en 1980 con raíces cercanas al Pop inglés y Buddy Holly y cuyos gustos musicales, poco acordes con lo que se desarrollaba en su momento, les hizo inevitablemente perseverar para ganarse su puesto, que tras el esfuerzo fue merecidamente ganado.

Pese a lo que se esperaba, la banda aparcó su ultimo trabajo editado (sacarán nuevo disco en marzo), el homenaje a The Beatles “B-Sides The Beatles” (2008) y nos deleitaron con una selección de sus temas más alabados y reconocidos.

Físicamente irreconocibles, sobre todo Pat DiNizio, con un notable sobrepeso que achacó a un tratamiento médico al que está siendo sometido y que quedaba justificado al observar su aspecto y lo que le costaba cantar, mostrándose medio ahogado en muchos de los temas.

Mal sonido inicial, por problemas de sonorización aparentemente, que rompió la magia de muchas de sus canciones, aunque a los numerosos y entregados fans que allí se encontraban no les impidió disfrutar de temas como “Strangers When We Met” o la preciosista “Blood and Flowers”, uno de los pocos temas que bordaron.

Tendencia al instrumental y a los punteos que a veces se hacen un poco interminables, finalizando el concierto con dos instrumentales de The Who como colofón final que mostraban aún más la obvia tendencia de la banda, “Sparks” y “Behind Blue Eyes” .

El concierto, aunque no de los mejores que hemos podido disfrutar en esta sala, no por ello menos apetecible y necesario para aquellos que les guste disfrutar de una buena sesión de melodías Pop y de una banda importante que, aunque ahora no esté en su mejor momento, siempre es interesante de disfrutar.

Comentarios

Comentarios