Rock City Angels – «Use Once and Destroy» (Rock City Angels 2008)

Resulta irónico que en este 2008 que acaba y que marca el regreso a la actualidad discográfica de Axl Rose, una banda que fue fichada por Geffen como posible sustituta de unos Guns N’ Roses que todavía coqueteaban con Mr. Brownstone y que probablemente atravesó mayores problemas en ese aspecto que los angelinos, haya decidido volver también con nuevo disco. Eso sí, lo de Bobby Durango ha sido a un nivel mucho más modesto, casi sin hacer ruido y al margen de cualquier maquinaria de una major (el disco se puede pedir a través de la página MySpace del propio Durango), como si quisiera evitar el colapso al que empujó la industria a Rock City Angels a finales de los años 80.

Supongo que a estas alturas no será necesario explicar la historia de Rock City Angels: gran discográfica aprovecha el tirón de su banda más vendedora y se dedica a fichar otros grupos que puedan seguir la estela marcada por «Appetite for Destruction»; la jugada no sale del todo bien (llegó a crearse un mito que decía que a Geffen no le interesaba que nadie hiciera sombra a Guns N’ Roses y que se dedicó a sabotear la carrera de RCA), y finalmente la banda desaparece, hasta que ya en esta década deciden retomar su carrera. En este contexto, el que Johnny Depp llegara a formar parte del grupo cuando todavía no había despuntado su carrera como actor no deja de ser mera anécdota, y que «Young Man’s Blues» no sea comparable musicalmente a «Appetite for Destruction» un simple dato.

Porque a pesar de tener influencias similares, el sonido de RCA no tenía demasiado que ver con el de GN’R. Eran bandas diferentes con sonidos distintos, pero tan imprescindibles para algunos como yo la una como la otra.

Pero volvamos al presente. Junto a Bobby Durango encontramos al bajista Andy Panik y al guitarrista Jimmy James, que formaron parte de la banda en sus momentos de gloria. «Use Once and Destroy» no suena a «Young Man’s Blues». Probablemente no vaya a ser recordado como un álbum imprescindible para nadie que no sea fanático de la banda, pero es un retorno más que digno. Entre los nuevos once temas, sin grandes producciones y más cercanos al espíritu punk original de la banda (como veis, las referencias que he hecho a Axl y GN’R no eran gratuitas; las comparaciones son odiosas, pero en este caso para Axl creo que le dejarían en mal lugar), tenemos algunas canciones que realmente merecen la pena. El disco se abre con un «Psycopath» en cuya intro podemos adivinar el riff inicial de «Deep Inside My Heart». «Use Once and Destroy» es un tema desgarrado, quizás el que más pueda asemejarse a algún momento de «Young Man’s Blues», aunque otros como «Corrine» son puro Rock. «Report Card Day» o «I Got Your Heart» entre otras son la muestra de esa vuelta a las raíces punk, pero servidor tiene especial predilección por «I Keep Fighting», tema que engancha por su simplicidad.

Como ya he dicho no creo que «Use Once and Destroy» vaya a ser citado como uno de los discos del año, pero es un retorno muy interesante. Por cierto, la presentación del CD en un estuche de felpa hace que el modesto lanzamiento se convierta en objeto de coleccionista automáticamente. Y para acabar un cotilleo: es probable que tengamos a RCA de gira por España el próximo año. Crucemos los dedos.

Comentarios

Comentarios