COFFY -Jack Hill (1973)


A principio de los 70, nació en Estados Unidos un (sub)género cinematográfico dirigido mayoritariamente al público afroamericano, que no tardaría en ponerse de moda en las salas de sesión doble de medio mundo.

Películas de bajo presupuesto que a ritmo de soul y funky no mostraban el lado mas macarra y violento de los barrios estadounidenses habitados por la comunidad negra, si bien el género acabó tocando todos los palos, desde el cine de terror (Blacula el vampiro negro, la venganza de los zombies..) hasta las series z mas inclasificables ( Black mama white mama).

Si hasta entonces el papel de los negros en el cine americano se reducía a actores como Sydney Potier y poco mas , en plena revuelta de la comunidad afroamericana por sus derechos –hablamos de finales de los 60- una película como “Sweet sweetback’s baadasssss song” (1971) de Melvin Van Pebbles dió el pistoletazo de salida, reivindicando el cine hecho por negros y para negros. Había nacido la Blaxplotation.

Aunque el género ha dejado grandes películas como “Cleopatra Jones”, “Shaft” o “Superfly” hablaremos de una, que aparte de ser mi favorita define el género a la perfección, Coffy.

Coffy es una chica -¡impresionante Pam Grier en todos los aspectos!- que trabaja de enfermera y cuya hermana pequeña ha caído en el mundo de las drogas. Al principio con la ayuda de un amigo, al que a punto están de matar en una brutal paliza, y mas tarde por su cuenta, decide tomarse la justicia por su mano y acabar con la banda de traficantes que ha metido a su hermana en ese infierno.

Dirigida por Jack Hill en 1973 (un director curtido en la seríe b que ya había rodado algún título significativo en los 60, como la terrorífica “Spider baby”) Coffy contiene todos los ingredientes que hicieron grande este género: drogas, sexo, música funky, macarreo y sobre todo violencia, mucha violencia.

Pero si hay algo que destaca por encima de todo en la película es sin duda el papel interpretado por Pam Grier, con un personaje hecho a su medida. Ya desde el comienzo, cuando le vuela la cabeza a uno de los traficantes con una recortada que la acompañará durante todo el film, nos damos cuenta que estamos ante una mujer de armas tomar… ¡y que mujer!

Por supuesto no faltan desnudos, algo de gore, y momentos que navegan entre lo cafre y lo divertido como esa escena en la que Coffy se pelea con 5 prostitutas dejandolas para el arrastre, digna del mejor Russ Meyer.

Aprovechando el éxito de la película el propio Jack Hill rodó un año mas tarde “Foxy Brown” también con Pam Grier y un argumento bastante similar a Coffy, otra gran película dentro del género.

Comentarios

Comentarios