Junkyard + The Soulbreaker Company – Bilbao (Kafe Antzokia 24-05-08)

Años llevaba esperando para ver a Junkyard sobre el escenario (uno no pudo asistir a su concierto en el llorado Serie Z por motives laborales). Aquel ya lejano “Shut Up! – We’re Trying to Practice” me sabía a poco por la ausencia casi completa de temas de “Sixes, Sevens and Nines”. El problema en estos casos suele ser que al esperar demasiado la realidad nunca colma los deseos. Pero por lo escuchado sobre otros conciertos de esta extensa gira española que acaban de realizar, con Junkyard eso no iba a ocurrir, ya que por los mentideros de Internet se prometía una entrega del 110%. El del Kafe Antzoki de Bilbao era el concierto de despedida de la gira, así que incluso podía resultar un show especial. Y vaya si lo fue… pero dejemos eso para más adelante. Para esta fecha bilbaína contaban con The Soulbreaker Company como teloneros a mi parecer no del todo adecuados.

Los de Vitoria subieron al escenario a eso de las 22:00 para descargar durante alrededor de 45 minutos largos un set igual de demoledor por momentos que cargante en otros. La única vez que había visto a estos chicos fue hace unos cuatro años y el cambio es evidente. Ahora suenan mucho más contundentes quizás, aunque por momentos se pierden en desarrollos instrumentales que a mí personalmente me resultan aburridos. En definitiva, fue un concierto de altibajos en el que al final acabé pidiendo la hora. La verdad es que quizás no era el día más apropiado para ellos, ya que soy gran fan de Junkyard y estaba realmente nervioso esperando ver por fin su actuación que parecía que nunca llegaba.

A eso de las 23:10 Junkyard toman el escenario. Por fin había llegado el momento… o no. Habíamos visto a David Roach pululando por los alrededores de la sala y por la sala misma en busca de alcohol, y por su aspecto no le había costado demasiado encontrarlo. Incluso alguien nos dice que un miembro de su equipo había intentado llevárselo al backstage con escaso éxito. La cosa pintaba mal, y las caras del resto de miembros de la banda cuando arrancan con “Life Sentence” como en el famoso directo, en especial la del enorme Chris Gates, demuestran que o bien son muy serios o llevaban un cabreo considerable con el bueno de David. A pesar de ello y del pésimo sonido, llevan adelante el concierto con una profesionalidad enorme.

Con “Life Sentence” comienza también el show de David Roach. Muy escaso de voz, no sabemos si por el alcohol o por el esfuerzo de varios días seguidos de gira, el pequeño vocalista (nadie lo diría, en las fotos siempre me había parecido un tío enorme) no deja de sentarse en las escaleras que hay en la parte delantera del escenario, interactuar con las primeras filas, y sobre todo golpear el micro repetidas veces. Hacia el final del concierto se pierde varias veces entre el público, aprovechando este para hacerse con el micrófono y creerse del Rock. Momento culminante cuando alguien le lanza una bandera de Texas y se limpia con ella el sudor, y sobre todo cuando involuntariamente vuelca el Marshall del guitarrista Tim Mosher justo antes de los primeros bises, durante, si no me equivoco, “Lost in the City”. Y a pesar de lo cascada que tenía su voz, tengo que decir que contra todo pronóstico estuvo a la altura durante la interpretación de “Whole Lotta Rosie”, hasta el punto de que probablemente sea esta la mejor versión de este tema que haya visto nunca.

Pero volviendo a lo que importa (la música, evidentemente), a pesar de que el sonido no acompañó, sobre todo durante los primeros temas, tengo que decir que la banda está en plena forma. Con temas como “Hot Rod”, “Misery Loves Company”, “Hollywood” o “Simple Man” y con un público entregado, se tiene que hacer rematadamente mal para no dar un gran concierto. A pesar de ello, y lamentablemente tengo que añadir, no ha sido el concierto de mi vida, aunque lo disfruté mucho. Y todo el que me conoce podrá decir que bien podía haberlo sido. Esperemos que no decidan volver a dejarlo precisamente ahora y que vuelvan pronto de gira para presentar el nuevo material que están prometiendo, al menos para desquitar al público de Bilbao.

 

Comentarios

Comentarios