Black Lips en España

BLACK LIPS + Julian Elsie & the Ginsoaked Boys
 Sala Caracol. Sábado 19 de Abril .Madrid
La promotora madrileña Mercury Wheels tuvo a bien traernos a estos chavales al foro el pasado sábado. Y yo se lo agradezco. En una de las salas con mejor sonido de Madrid, Caracol, asistimos (no sin llevarnos algún que otro empujón de la chavaleria gafapasta) a un espectáculo enorme. Los de Atlanta, con cuatro discos de estudio, dos en directo, y cuatro meses de gira a sus espaldas, llegaron a Madrid con ganas de demostrar que sus conciertos son algo más que la expectativa de 'vérsela' al pequeño Cole. Por algo el Sr. Jack White se los lleva de telonero con los Racounters este verano… 

Y es que los Black Lips (que por otra parte no son nada pretenciosos) arrastran un problema de expectativas…Cuando empezaron, allá por el 2002, ni siquiera podían tocar en algunos bares de Atlanta por no tener la edad suficiente ni para entrar. Cole Alexander (guitarra / voces) y Jared Swilley (bajo / voces), colegas del colegio,  ficharon a Joe Bradley (batería / voces). El último en llegar fue  Ian 'goldteeth' Saint Pe, tras la muerte de su anterior guitarrista. Antes de grabar con Vice, ( Los valientes del Nuevo Mundo – 2007, y Good bad, not Evil – 2008) lo hicieron con discográficas underground de garage como Bomp! Records (Black Lips! – 2003, We Did Not Know the Forest Spirit Made the Flowers Grow – 2004), y In the Red Records, (Let it bloom – 2005) y ahi comenzó su leyenda. Desde un principio, su sello fue su sonido espontáneo y antiguo, los salvajes directos, su actitud desenfrenada y un único lema: Divertirse y hacer que su publico se divirtiese con ellos. Para eso tenían 17 años.
 



Ahora son mayores, tienen ya 22 años y ganas de vivir de esto. Así que absténganse amantes del garage puro, o voyeurs deseosos de ver desnudos integrales.  Pero amigos, una cosa sigue igual. Estos chicos, que igual se declaran fans de los Saicos o los 13th floor elevators, que dicen si a tocar en el Festival de Benicassim este verano, sólo tienen un objetivo, tocar, pasárselo bien y que la gente que va a sus conciertos lo disfrute. Todo demás les da igual y se les nota…pero,… ¿no se trataba de eso?
 


El concierto empezó con un poco de retraso, tras la actuación de Julian Elsie & the Ginsoaked Boys, americana desde Madrid, (ojito que este Sr. se marcó Dirty old town, Search and destroy and Waiting for the man así, seguidas). Pero por fin llegó el momento. Si no recuerdo mal empezaron con la enérgica Lean, siguieron con la celebre Oh Katrina! y, Boomerang, garage panderetero de su segundo álbum. Sin parar, se lanzaron con una de las canciones más psicodélicas  de su segundo disco, Hippie, Hippie, Hoorah, para darnos una tregua para bebernos algo y tal con How Do You Tell A Chil That Someone Has Died. A esas alturas ya había habido invasiones de escenario, stage diving, lanzamiento de cerveza, chicas en sujetador y punteos con la lengua de Cole. Tras una breve parada técnica, (la caja de ruidos con la que jugueteaban todo el rato se desenchufó) siguieron una serie de hits que hicieron a la muchachada volverse literalmente loca. Dirty Hands, (una de las más coradas por el público), Bad Kids, Cold Hands, Is not a problem, Lock and Key y Buried alive. Añadan a esto la 'gran idea' del bueno de Ian de lanzar al publico una bolsa llena de botellas de agua. Evidentemente, se convirtió en concierto ducha/charco, con grave riesgo de electrocución, especialmente para el de la dentadura galvanizada…Tres bises (yo ya sólo bailaba), y se perdieron en la noche madrileña. Dicen. Seguro que acabaron en algún buen garito.
 

Una hora y media de diversión. No serán los mejores músicos. Ya no son polémicos, ni la lían como cuando tenían 17. Sumen a esto que están en plena campaña por comercializar su música. Bien, pero sus conciertos tienen energía, son divertidos, y no te dejan parar de bailar ni un segundo. Predigo éxito entre el “moderneo” púber con ganas de poguear.
 
En fin, que como ellos dicen, lo que hacen es flower punk, (según ellos, sucio, enérgico, molesto, diabólico, pero a la vez, medio hippie y lisérgico) que viene a ser una confirmación de que en realidad  ellos no se toman el tema muy en serio y se la suda bastante lo que digan. Se divierten, y encima ganan pasta. Pues eso, que gracias por traerlos criterio.

 

[amazon_link asins=’B06XSKLQWX,B0714K7N79,B071DP7PQ7′ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’4e6c5b0a-c30b-11e7-b0a5-e5db50223868′]

Comentarios

Comentarios