The Bellrays – «Hard Sweet And Sticky» (Cortex 2008)

The Bellrays – "Hard Sweet And Sticky" (Cortex 2008)

 

 

The Bellrays – Hard Sweet And Sticky (Cortex 2008)

The Bellrays – "Hard Sweet And Sticky" (Cortex 2008)

 

Me tiemblan las manos, ¿será por el peso que sujetan?

Tengo delante de mí el último y esperadísimo trabajo de los Bellrays, once cortes en lo que es su octavo larga duración hasta la fecha. Una nueva descarga, fusión entre el Rock, el Soul, el Punk y todo lo que encuentran a su paso, cuidado los profetas del maximum Rock & Soul están aquí.

The Bellrays tienen un sonido difícil de definir, Rock sudoroso y enérgico, canciones llenas de fuerza y la tremenda voz de Lisa Kekaula sobrevolando una densa atmosfera de melodías atractivas y poderosas, una deliciosa trama sonora con un bajo omnipresente, no ocupan grandes portadas, no decoran las carpetas de las/los adolescentes, pero ni falta que les hace, “Blues is the teacher, Punk is the preacher”.

He de confesar que en la primera escucha me he quedado un poco parado, la pieza escogida para abrir el fuego es muy pausada, muy sensual, intensa si quieres, pero para mi gusto le falta algo de fuerza, que dios me perdone pero hay que abrir de otra manera.

Claro que en cuanto han sonado los acordes de la segunda pista todo ha vuelto a la normalidad, “One big party”, primera descarga de adrenalina y primeros cabezazos, seguida de “Infection” intensidad en estado puro, “Coming down” una de mis favoritas, ¡¡ese riff!!   

Maravillosa pieza “Footprints On Water” con ese sonido tan Motown, inmensa. “Blue Against The Sky” es pura dulzura, que bien suena la voz de Lisa arropada por semejante banda. Y de nuevo el sonido puramente Bellrays hace acto de presencia en “Psychotic Hate Man”, Punk & Soul energy, me encanta esta definición.

La prescindible “The Fire Next Time” a mi juicio es un mero preámbulo para “That's Not The Way It Should Be”, cómo tiene que sonar esto en directo, la excesivamente larga “Wedding Bells” suma y sigue, para rematar “Pinball City” excelente colofón, oh yes.

A grandes rasgos, es un buen disco, tal vez le falte un poco (solo un poco) de fuerza. Pero claro eso es una valoración personal, acaba de sonar la última nota y tengo ganas de volverlo a escuchar y eso para mí es más que suficiente.

Comentarios

Comentarios