The Cure – Madrid (Palacio de los Deportes 06-03-08)

4.4/5 - (32 votos)

El Palacio de los Deportes de Madrid presenció anoche uno de los eventos más memorables que podía esperar y uno de los grandísimos conciertos del año 2008 que va a ser muy difícil de superar pese a la dura competencia de giras y festivales plagados de estrellas de los que disponemos este año.

The Cure salió al escenario con una puntualidad asombrosa que cazó a algunos de los asistentes con entradas en gradas aún sentándose en sus localidades, lleno absoluto que solo era eco de lo que iba a suceder esa noche.

Tres horas de concierto donde los Cure hicieron un recorrido completo por toda sus éxitos más venerados, quizá faltándoles la conocida “Charlotte Says” (muy recuperada ahora por el movimiento de nuevos góticos que se han popularizado últimamente)

El Palacio de los Deportes de Madrid presenció anoche uno de los eventos más memorables que podía esperar y uno de los grandísimos conciertos del año 2008 que va a ser muy difícil de superar pese a la dura competencia de giras y festivales plagados de estrellas de los que disponemos este año.

The Cure salió al escenario con una puntualidad asombrosa que cazó a algunos de los asistentes con entradas en gradas aún sentándose en sus localidades, lleno absoluto que solo era eco de lo que iba a suceder esa noche.

Tres horas de concierto donde los Cure hicieron un recorrido completo por toda sus éxitos más venerados, quizá faltándoles la conocida “Charlotte Says” (muy recuperada ahora por el movimiento de nuevos góticos que se han popularizado últimamente)

Abrieron con “Plainsong”, con un mal sonido inicial (la voz muy baja durante este primer tema y el bajo muy fuerte durante la segunda), aunque rápidamente los técnicos se pusieron al día y consiguieron el sonido limpio y envolvente que disfrutamos el resto del concierto, una primera hora de recorrido por alguno de sus temas no-singles hasta el despegar de “Lovesong”, una de sus canciones más emotivas, donde comenzaron a mostrarnos su más tarareados singles alternados con algún tema del nuevo álbum que se editará el próximo 5 de Mayo (“Please Project” y “A Boy I Never Know”).

Se notaron algunos cambios en el tipo de sonido de algunos de sus temas, provocado probablemente por la inexistencia de teclista en directo, aunque a mi parecer el sonido no feneció en ningún momento e incluso algunas guitarras más chillonas ( en “Lullabie” hubo un punteo que rozaba el espíritu de Link Wray) dieron un colorido fresco a los temas que tan bien conocíamos.

Tres “bises”, un primero cerrado con “A Forest”, un segundo algo más largo que incluía la archiconocida “Boys Don´t Cry” y un final con la canción de admiración más tarareada “Why I Can´t Be You?”

Robert Smith (notablemente más delgado que en el último concierto que yo les vi allá por el Benicassim del 2002…) y Simon Gallup, junto al resto de la banda, dieron la talla durante un concierto como nadie hace a estas alturas que nos hemos acostumbrado a eventos de menos de hora y media, sin defraudar a sus fans y manteniendo el tipo musical y vocal durante todo el evento.

Preciosa puesta en escena a nivel de escenografía lumínica, fallando una realización de imagen por las pantallas gigantes, ya que dado el volumen de asistentes y la distribución de las gradas se hubiera agradecido un monitorado del escenario para hacerlo más cercano a todos. También como nota negativa el prohibitivo precio del merchandising (solo la chapas tenían precios populares) y los precios de las barras interiores.

No sé si me pasará en viernes, pero el jueves me enamoré de The Cure

[amazon_link asins=’B06XHYFR27,B0000263H7,B003PNGAM6′ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’da8bed61-b8c9-11e7-8d82-8fe4c5cfd324′]

Comentarios

Comentarios