Nada Surf + Igloo – Vigo (Sala Ah! 15-02-08)

3.7/5 - (36 votos)

 

El grupo neoyorkino Nada Surf está girando por nuestro país. Ayer tuvimos el placer de verlos en Vigo pero esta noche cierran la primera parte de su gira española en el Kafe Antzokia (Bilbao) Todavía tenéis otra oportunidad ya que en Abril nos visitan de nuevo: el 27 de abril en Razzmatazz 2 (Barcelona), el 28 de abril en la Sala Audio (Murcia), el 29 de Abril en la sala Heineken (Madrid) y el 30 de Abril en la sala Greenspace (Valencia). Nosotros, que por supuesto hemos estado allí, os contamos cómo fue.

Una hora antes de la apertura de las puertas, en las inmediaciones de la sala Ah!, en pleno corazón del puerto de Vigo, entre naves industriales y astilleros, ya se había generado una considerable cola para ver a los Nada Surf. No sé que pasa con estos chicos en España pero han conseguido llenazo absoluto (quizá por lo del regalo del disco con cada entrada; en el concierto de Madrid pusieron el cartel de “agotado” con un par de semanas de antelación).

 

A las 23:00h., como teloneros, los vigueses Igloo. En poco más de media hora tocaron 8 temas, pertenecientes a sus dos discos, “Igloo” y “Una luz de estío glacial”. Buenas melodías bien arropadas por dos guitarras,  entre el ruido y la armonía, y un estupendo teclista que daba la consistencia al sonido para un concierto entretenido, del que el público parecía disfrutar.

Pasada la medianoche salían a escena los Nada Surf.  “Hi Speed Soul (Let Go)” levantó al público, seguido de un enérgico “Happy Kid (Let Go)”. Los primeros acordes de “What is Your Secret (The Weight Is a Gift)” hicieron que la gente acompañase el tema con palmas y se metiese de lleno en el concierto (es que los chicos se lo curran). El sonido era correcto, lo justo para que un power-trio con tanta fama de directo diese todo de sí.  Desde las partes más melancólicas hasta los estribillos más coreables eran perfectamente identificables, y mantenían los volúmenes justos dejando al público vigués más que satisfecho.

Llegaba la hora de presentar alguno de los temas del nuevo disco, “Lucky”, y fue “Whose Authority” el primero en salir a escena (fantástico tema, muy en la línea del estilo de Nada Surf). Daniel Lorca recordó haber tocado en Galicia, en la sala Capitol (Santiago de Compostela), y por la reacción del público parece que había bastantes seguidores santiagueses de esta banda. “Killians Red (Let Go)” provocó uno de los momentos con más magia de la noche.

La extraña configuración de la sala hacía que el escenario estuviese demasiado separado del público, algo que Daniel Lorca no dejó de comentar: “qué lejos estáis… una vez tocamos en un sitio parecido en Las Vegas”. (Por cierto, en el concierto en Murcia de Fountains of Wayne pasó lo mismo y en la quinta canción todos los que estábamos en el público nos saltamos el cordón amarillo y nos pegamos literalmente al escenario). Después tocaron “Fruit Fly (Let Go)”. Mateo cantaba y Daniel traducía, en un divertido juego que enganchó a los presentes (si, ellos también opinan que el nivel de inglés de España deja mucho que desear). Siguieron con un “80 Windows (The Proximity Effect)” en el que el teclista hizo una buena actuación. Se agradeció la presencia de esos teclados y percusiones que durante todo el concierto dieron mayor profundidad al sonido. Era la hora de volver a “Lucky”, siendo “Ice on the Wing” otro de los temas escogidos.

La entrada al concierto tenía como regalo el disco, algo que Mateo no dudó en comentar: “esta noche tenemos algo en común… todos tenemos un disco”. Tras lo que siguió “Inside of Love”, otro de los momentos estrella. Continuaron con “I Like What You Say”, “Paper Boats”, “Weightless”, “Do It Again” (muy aplaudida), “Beautiful Beat”  seguidas de “Imaginary Friends”. Cerca de la 1:30h tocaron la esperada “See These Bones” y tras este tema hicieron un descanso. De vuelta al escenario, Daniel agradeció a un amigo (Carlos) el haber hecho esta gira, dedicándole “Blizzard of  77”.

Continuaron con “Stalemate (High/Low)”, en la que intercalaron “Love Will Tear Us Apart” de Joy Division, haciendo que el público corease el estribillo (si, uno de esos momentos piel de gallina que no te esperas). Tras esto siguieron  “Blonde  on Blonde (Let Go)” y “Always Love (The Weight is a Gift”), rozando el público la euforia. Llegaba la hora de las peticiones, esta vez en forma de avión de papel. La elección: “Hyperspace”.

Eran casi las 2 de la mañana, tocaba la retirada. Mateo pedía la colaboración del público para cantar “Blankest Year”. Se cerraba el concierto con la subida al escenario de varias “fans”, con las que la banda se marcó algunos bailes en medio de un ambiente de complicidad y “buen rollo”. Un final cargado de espontaneidad para un concierto redondo. Diré como resumen que merece la pena ir a ver a esta banda en directo. Seáis o no fieles seguidores del grupo dan mucho de sí y yo, al menos, si puedo repito en abril. Después de pasarme últimamente por conciertos carísimos, de hora y media y poca empatía con el público, me quito el sombrero ante Nada Surf (que además te regalan el disco, ¿qué más se puede pedir?).

[amazon_link asins=’B000002HM6,B018TB1JFG,B01KBGQ1VY’ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’48a5f58f-b8d5-11e7-b21e-23b8602f94ae’]

Comentarios

Comentarios