Cualquier cosa que sea ROCK N’ ROLL: Tom Petty & The Heartbreakers – “Runnin’ Down a Dream”

4.1/5 - (32 votos)

Tom Petty & The Heartbreakers – “Runnin’ Down a Dream” (Warner 2007)

A Tom Petty le quiero más que a mi tía Karmentxu, que ya es decir, con lo que el lanzamiento de esta peli documental dirigida por Peter Bogdanovich era uno de los más esperados placeres para este comienzo de año.

Y qué puedo decir, que la peli es una puta maravilla del principio al fin.

La historia es preciosa: unos cuantos txabales, amigos de una pequeña ciudad del sur, sueñan con ser una banda de Rock n’ Roll. Hay camaradería, hay poca pasta, hay kilómetros hacinados en una furgo para intentar conseguir un contrato y hay una inocencia y una pureza en su amor al Rock n’ Roll que emociona. La historia de una de las mejores bandas de Rock n’ Roll de todos los tiempos da para mucho.

Para confirmar que no hablamos de un solista y su banda de acompañamiento, sino de una banda sólida y con una química sobrenatural que cuenta con un líder con la visión adecuada y con la determinación para materializarla.

Porque lo que deja muy claro Tom, es que es un hombre honesto. Honesto con su banda (se mantuvo fiel a todos ellos siempre, e hizo siempre lo que estuvo en su mano para mantenerla unida); honesto con sus amigos músicos (a Stevie Nicks: “lo siento Stevie, no puede dejarte esta canción” cuando se da cuenta de que es demasiado buena);  honesto con sus ídolos (Bob Dylan, Johnny Cash, Roy Orbison o, como contaremos luego, Roger McGuinn); y sobre todo honesto e íntegro consigo mismo y su música.

Un hombre que dice cosas sencillas durante toda la peli. Cosas que hablan de amor a la música, de ser fiel a lo que piensas y sientes que debes hacer en cada momento (por ejemplo cuando la discográfica recibió un disco tan poco comercial como “The Last DJ” de manera gélida y él sólo lo explica a posteriori como “esto es lo que había”, “lo único que tenía sentido hacer en ese momento”), de que la posibilidad de prostituir tu música no es siquiera planteable.

En cuanto al contenido musical de la peli, pues imaginaréis que tira de espaldas: actuaciones de todas las épocas, colaboraciones con otros colosos y una generosa ración de canciones íntegras en directo y actuaciones en TV que muestran que los rompecorazones tienen poco rival sobre un escenario, o si no fijaros especialmente en Mike Campbell (si el mundo fuera justo este hombre estaría en todas las listas de 5 mejores guitarristas de Rock de todos los tiempos).

Voy a acabar refiriéndome a mis tres momentos favoritos del documental. En el primero, Tom relata la mágica experiencia que tuvieron al ayudar a Johnny Cash siendo su banda en varias sesiones con Rick Rubin (una de las muchas cosas que los Heartbreakers hacen sin pensar en dinero, contratos o cualquier cosa) y como en el 50 cumpleaños de Tom, Johnny le envío una nota con el mensaje: “You are a good man to ride the river with” (“eres un buen hombre con el que navegar el río”), lo cual Tom lo cuenta con una serena satisfacción. La amistad, el respeto y el Rock n’ Roll concentrados en una sola frase de un hombre íntegro a otro.

En el segundo Tom es invitado a colaborar en los finales de los 80 o early 90´s en un disco de unos de sus ídolos, el gran Roger McGuinn (Byrds) al cual la discográfica le está imponiendo una canción con una letra babosa y facilona y que (en la cabeza de Tom) no es en absoluto suficientemente buena para su ídolo. Tom con voz apesadumbrada (como si le doliera tener que ser tan sincero delante su ídolo) le dice al niñato de ventitantos de la discográfica que esa canción no es buena, que la letra es una castaña, que si sabe con quién está trabajando, que es roger McGuinn, un hombre de enorme talento, y que esa canción es comercial pero en el peor sentido de la palabra, e indigna del líder de los Byrds. Le dice, con el mayor convencimiento, como si no lo pudiera evitar, que no se puede obligar a un artista de ese talento a ser lo que no es, y que si las cosas se hacen desde el corazón funcionan mejor. Se disculpa con Roger por ser tan honesto, a lo que el otro grande sólo puede decirle: “No, no. Te quiero Tom” reconociendo el cumplido que con esa queja le está haciendo Tom. A alguno le sonará tópica todo esta declaración de principios, pero para él pensar así es tan innato como respirar.

Y el último y que pone fin a la película es cuando Eddie Vedder es invitado a cantar dos canciones con Tom Petty, y Eddie relata, con su habitual amor por la música y respeto absoluto a sus ídolos, cómo tras cantar los dos temas, mira a toda la gente, padres con hijos, brazos en alto, tras disfrutar de ese pedazo de legado de cultura popular americana, y tras decirle a la leyenda rubia un escueto “hey, muchas gracias Tom”, este se gira y mirando al feliz público le dice con su voz tranquila “look Eddie, look: Rock n´ Roll Heaven”.

Desde luego, Tom. Cualquier cosa que sea Rock n’ Roll con esa honestidad, pureza y amor debe  de ser el cielo.

[amazon_link asins=’B000XUNNVK,B000050HSI,B000065AI3,B000FP2O2C,B00KIZ9F8K,B000002OH3,B0042KZJ5A,B000002MUN,B071CXLT1C,B002P4VUNU’ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’80ed86a0-a811-11e7-856f-a50021c0b283′]

 

Comentarios

Comentarios