Unkle + SubAudible Hum – Sydney (Metro Theatre 23-01-08)

Unkle, que tocaron en la pasada edición del Festival Internacional de Benicassim (FIB), ahora están girando justo al otro lado del mundo. Desde Australia, nuestro nuevo corresponsal aussie, NeoGeo, nos cuenta qué tal estuvieron el pasado miércoles, en lo que podría titularse como historias venidas de Sydney.

 

 

"Aquello parecía ser una ecléctica mezcla de gente atiborrando el 'Metro Theatre' de Sydney en una calurosa noche de verano (sí, en Australia ahora es verano), para ver a James Lavelle actuar junto a los teloneros procedentes de Melbourne 'SubAudible Hum'".

 
Al principio SubAudible Hum fallaron en darle vida a la tal vez demasiado audaz descripción previa (hecha por la chica del merchandising) como un grupo que hace un "Cinemático Rock de estadio", pero probablemente no es que fuese error de la banda, es que la gente de merchandising cae con demasiada facilidad en el terreno de la adulación y la sala aún estaba escasamente llena en sus primeras canciones. Sin embargo, a medida que su concierto evolucionaba y el público fue creciendo, las palabras de la chica de merchandising se convirtieron casi en proféticas y la banda fue in crescendo,  ganándose a la mayor parte de la audiencia y dejando una fantástica plataforma para la atracción principal, Unkle.

 
Unkle es una extraña bestia. Los primeros álbumes "Never, Never, Land" y, en menor medida "Psyence Fiction",  fueron básicamente ejercicios de exploración atmosférica y a veces de épica electrónica. Lavelle reclutó a una selección de invitados especiales incluyendo Thom Yorke, Richard Ashcroft, Ian Astbury y Josh Homme, para traer este sonido de "escapismo de la vida" en CD, pero mi duda siempre fue qué pasaría cuando Unkle tuviera que traducir su sonido en directo.
 

La respuesta aparentemente se encuentra en sus dos últimos álbumes, ejemplo de ello es su "War Stories". Co-producido por Chris Goss (productor de bandas y artistas como Queens of the Stone Age, Kyuss, Mark Lanegan y Lupe Fiasco). Unkle fueron capaces de producir un álbum que parecía ampliamente influenciado por un sonido más rockero. Una novedad, en contraste con sus anteriores álbumes, es que la mayor parte de la instrumentación en "War Stories" fue tocada en directo, para que de este modo Lavelle pudiera reproducir estas canciones en un ambiente de directo, con la ayuda de su grupo de gira. Unkle han evolucionado y probado que pueden hacer un formidable directo, pero existen ciertos problemas inherentes a la puesta en escena de su show.

El grupo en directo añade un lado más duro a las canciones, y Lavelle tiene una presencia dominante incluso tocando como un científico loco en la parte de atrás del escenario, pero tuve la sensación de que el concierto sufrió a veces la falta del típico frontman. La variedad en número y estilo de los vocalistas invitados en Unkle hace casi imposible la opción de girar con un cantante solista capaz de afrontar todas las canciones. Gavin Clack (Clackhill, también proporciona la voz a algunas de las canciones de "War Stories") es el encargado de cantar en muchos de sus shows dotándolos de una presencia importante. De hecho, esa presencia se echaba de menos en los momentos en los que dejaba el escenario y era sustituido por proyectores gráficos y voces pre-grabadas.
 
Para mí ese es el punto donde el concierto se sintió un poco plano. En términos de un directo, canciones como "Mayday" y "Restless" perdieron parte de su lustre porque, aunque la banda estuvo a la altura ofreciendo una genuina mezcla de High-Energy, hip gyrating Rock & Roll, la voz y las letras pasaron a un segundo plano, siendo en cierto modo insignificantes,  por el mero hecho de no ser cantadas por una persona real.

Esta es una queja menor y simplemente es un apunte para un concierto que en su conjunto fue fantástico.
 
Donde Unkle realmente impresionan es en su habilidad para recrear y evolucionar el sonido de sus álbumes y canalizarlo en una banda de directo. Ejemplo de ello es la versión más salvaje y arriesgada de "Burn My Shadow"; desde los primeros acordes una oleada de energía recorrió todo el público, el cual respondió cantando junto las desafiantes y premonitorias letras de Ian Astbury. El grupo añadió una mayor inmediatez a la intensidad de la propia canción, como muestra de lo increíble que Ukle puede llegar a ser.
 
El mencionado Gavin Clarck fue sin lugar a duda de lo más destacable del show. Su indiferente actitud como cansada de este mundo,  junto con su elegancia resaltada por su poderosa voz, funcionaban perfectamente en temas como "Broken", "Price You Pay" y "Keys to the Kingdom". También cantó la canción originalmente cantada por Richard Ashcroft "Lonely Soul", de un modo inherentemente elegante en su encarnación en directo.
 
El indudable plato fuerte de la noche fue la canción "Eye for an Eye". Sin la necesidad de un frontman, debido al hecho de que la canción usa inolvidables samples de la brillante película de Terrece Malick "La delgada línea roja",  no había otra opción más que entregarse a la experiencia sónica que culminó preciosamente con esta canción. Sonó de un modo oscuro, vengativo y épico, Lavell y su banda se combinaron brillantemente para enviar oleada tras oleada de sonido cinético y penetrante desfilando a través, sobre y encima de nosotros como una multitud engullida en sí misma en un mar de tentáculos.
 
Dejando a un lado mi propia fascinación por un genial cantante solista, capaz de adoptar diferentes formas y canalizar diferentes tipos de voces en sus canciones, Unkle estuvieron increíbles y el público abandonó la sala en un murmullo contenido.

 
Tal vez la última palabra debería estar reservada para el propio Lavelle. Debe de ser una gran experiencia ver las atmósferas musicales que tú mismo has creado tomando vida propia, prueba de ello fue la excitación y el orgullo que se hizo evidente durante todo el concierto.

 

 

[amazon_link asins=’B00004UH7A,B06XXSMPZF,B0000082XQ’ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’da18bf90-b995-11e7-8155-21d12e183e9d’]

Comentarios

Comentarios