Una audiencia con Herr Professor: entrevista a Ina (Munlet)

 

Munlet son un dúo guipuzcoano que está empezando a dar que hablar. Con la edición de su primer larga duración, "Clínica de Ruidos" (Transpop 2007), Munlet se convierte en firme promesa para sorprender, desde la independencia, al mundillo rockero nacional o incluso llegar más lejos y conquistar a otro tipo de público. Luego no digáis que no os pusimos sobre aviso desde vuestra web amiga…

 

Al habla Herr Professor (Ina), quien junto con Lady Fingers (Ana) forma el monstruo bicéfalo que es Munlet.

 

 

 

Munlet
Munlet son un dúo guipuzcoano que está empezando a dar que hablar. Con la edición de su primer larga duración, "Clínica de Ruidos" (Transpop 2007), Munlet se convierte en firme promesa para sorprender, desde la independencia, al mundillo rockero nacional o incluso llegar más lejos. Luego no digáis que no os pusimos sobre aviso desde vuestra web amiga…
 

Al habla Herr Professor (Ina), quien junto con Lady Fingers (Ana) forma el monstruo bicéfalo que es Munlet.

 

– Acabáis de editar vuestro primer disco, “Clínica de Ruidos”. ¿Qué tal está siendo la acogida?

– De momento bastante buena, las críticas están siendo positivas, está gustando a la gente y nosotros estamos satisfechos con el resultado. Solo nos gustaría que la distribución ya estuviera hecha, pero desgraciadamente a estas alturas aún no podemos decir eso. Transpop está teniendo algunos problemas a nivel constitutivo de su sociedad y está retrasando todo un poco. Piensa que es una discográfica que acaba de empezar. Tengamos paciencia. 

– ¿Y los conciertos? Creo que soléis tocar bastante a menudo, y empezáis a ser bastante conocidos, al menos a nivel regional.  

– Sí, tocamos todo lo que podemos. Más que en el tema económico, que tiene su importancia, nos fijamos en que nos apetezca ir a determinado sitio a tocar, o en el entusiasmo que tenga la gente que lo monta, o en que nos guste la sala, local… Tenemos el defecto de no ser muy exigentes con todo esto, así que tocamos bastante, sí. Tocamos más en ciudades que en pueblos pequeños. El tema que existía antes de que en todos los pueblos había un par de locales para tocar ha pasado a mejor vida, y hoy en día hay o salas en ciudades o pueblos grandes, o gaztetxes, por lo menos en Euskadi. También tocamos bastante a menudo por Madrid o Barcelona.  

– Supongo que estaréis ya un poco hartos de las comparaciones con Fangoria…     

– Si, estaMunlet, Herr Professor & Lady Fingers mos hasta los cojones, por decir algo suave. Pero también entendemos por qué la gente hace la comparación. Es lo más cercano que conocen a lo que hacemos nosotros. Pero vamos, es como si alguien que no ha escuchado nunca música  Heavy  viera tocar a Slayer y dijeran que se parecen a los Beatles. Bueno, vaya comparación de mierda que he hecho, pero tú ya me entiendes.  

– Sí, entiendo, que tenéis elementos digamos de electrónica y además canta una chica, pero poco más en común, ¿no?  

– Eso es. Vamos, hay algunos elementos que compartimos, pero Fangoria es un rollo mucho más mainstream que lo que nosotros pretendemos hacer, que es algo mucho más basado en el Rock, y otros elementos menos habituales en el Rock o más experimentales. Puede que sonemos comercialmente accesibles, pero también incluimos cierta experimentación o riesgo, o por lo menos lo intentamos, cosa que Fangoria no creo ni que se plantee hacer hoy en día. Además ellos tienen un rollo mediático que buffff… putos iconos…  

– Aquí lo puedes decir tranquilamente: apestan.  

– Yo no los soporto. Esa es la verdad.  

– Ya tenemos algo más en común entonces además del nombre.  

– Supongo que es gente a la que le va bien, están sacando pasta con todo esto y siguen, es normal. Es como U2 o New Order o los Cure, y aunque te joda, los Guns N’ Roses. Las cosas hay que dejarlas a tiempo, pero mientras dé pasta, pues siguen, es como un curro. No te mosquees por lo de GN’R ¿eh Natxo? (risas).  

– Tranquilo, no me molesta, lo que está ahora haciendo Axl no me interesa demasiado. Pero volviendo al tema, me gustaría que nos explicases un poco de donde viene el nombre de Munlet. ¿Tiene algún significado?  

– No, en absoluto, queríamos un nombre que no significara nada y se le ocurrió a Ana un día en la playa, probablemente le daría una insolación.  

– Desvelado el misterio pues. Ahora me gustaría repasar un poco la historia de Munlet, ya que es la primera vez que hablamos con vosotros. Cuéntanos un poco cómo os decidisteis a montar un grupo y todo el camino recorrido hasta aquí.  

– Bueno, pues es un poco largo pero te cuento. Además aquí no hay límite de espacio (risas). Yo empecé tocando allá por 1995 en un grupo de mi pueblo, Mendaro, hacíamos Pop psicodélico, sí tenía un toque Indie, pero era mas 80s, un poco al estilo The Church, Cure… después de esto empecé en otra historia, un grupo mucho más personal, con otra gente, también basado en la Psicodelia, pero mucho más Rock, más Stooges, Doors,… llamado Uler 600.   

Por aquella época conocí a Anita Ladyfingers en un concierto y empezó a colaborar con nosotros cantando algunos temas en un disco que autoeditamos en el 2000. El proyecto resultó inviable porque cada uno éramos de un sitio diferente (Mendaro, Elgoibar, Eibar, Zumaia…), y lo tuvimos que dejar. Además tampoco nos iba muy bien. Vamos, que no nos comíamos un colín.

Ana y yo seguimos juntos, fuimos a vivir juntos, y yo seguí haciendo música, y como me había quedado sin grupo pues por mi cuenta. Y ahí es donde empecé a escarbar en la electrónica, más que nada como un medio para poder seguir haciendo música. Es algo que a mi también me habría resultado inimaginable antes, pero al final descubrí que era una herramienta cojonuda y bueno, básicamente no voy a entrar en tecnicismos aquí, pasé de ordenadores porque no me gustan, me parecen muy fríos, y me hice con un sampler y algunos sintes y empecé a hacer cosas.

Primero hacía temas instrumentales, luego Anita se empezó a interesar por el tema y empezó a hacer letras y a poner voces, y así grabamos nuestra primera demo “EP1” en el 2003, totalmente para nosotros. Mandamos a lo tonto una demo a un ezine de corte oscuro, “Sonidobscuro”, pero vamos, que casi fue de coña, por mandarlo a algún sitio, y les moló mogollón. Así conocimos a Pippi, que muchos de vosotros conoceréis. A ella le moló mucho lo que hacíamos y empezó a mover nuestro EP. Para cuando esto sucedió ya era 2004 y ya habíamos grabado el segundo, “EP2”. De repente nos llamaron, primero del Mid-E y luego del Ke Horror Festival, en Bilbao, y de repente, y gracias a “Entre Sombras”, que encantaba a todo el mundo, pues empezamos a sonar.

En los dos primeros conciertos que hicimos llevábamos respaldo de dos compañeros al bajo y guitarra, pero cuando empezó en serio la cosa tuvimos que seguir los dos solos. Y bueno, luego la cosa pues se ha ido disparando, concierto tras concierto. En el 2005 grabamos el “EP3” ya con un sonido mucho más de directo, porque hay que decir que en los dos primeros hay temas más ambient, que pueden molar en tu dormitorio pero en directo pues no.

Finalmente esta gente de BCN, Transpop, nos conoció, nos llevaron a tocar allí, e hicimos buenas migas, y aquí estamos. ¡¡¡YA ESTÁ!!! (risas).  

¿Entonces cómo componéis? ¿A partes iguales entre Lady Fingers y tú?  

– Bueno, se puede decir que yo hago la música. Eso sí, tengo en cuenta los gustos de ella, y ella hace las letras y líneas vocales por su cuenta. De todas formas Anita acaba de componer su primer tema completo letra y música, es cojonudo. Yo también he hecho algunas letras, pero más al principio, o le he echado algún cable con alguna cosa, en fin, lo típico, hay interacción entre los dos campos, no son compartimentos estancos.  

– Resulta curioso que una banda como la vuestra que practica un sonido digamos “diferente”, surja en un lugar como el País Vasco, no parece lo más habitual. Así a bote pronto solo se me ocurre Ekon, y tampoco es que fueran muy similares a lo que hacéis vosotros…  

– Ya, o Bad-F-Line, así es. Pues sí, es muy extraño todo, así es. Yo siempre he sido considerado muy raro en mi pueblo, pero al mismo tiempo para mí todo esto tiene sentido. No sé, quiero decir que todo el mundo piensa que somos de asfalto totalmente, un grupo muy urbano y nocturno, y es casi al revés. Se supone que de hacer música tendría que ser una muy diferente ¿no? pero tampoco se por qué… No sé como acabar la respuesta (risas).  

– Básicamente yo os veo como una banda de Rock, supongo que estarás de acuerdo.  

– Sí, gracias, yo también me veo como un músico de Rock, si quieres con inquietudes un tanto peculiares, pero no más que las que pudieran tener Suicide, Devo, Cramps o Lords of the New Church en su momento. Realmente solo intentamos hacer lo que nos gusta sin pretensiones de parecer modernos o de apuntarnos a modas pasajeras.  

– ¿Y de dónde surge la idea de hacer versiones de temas de Motörhead, de Hawkwind o de NCC? ¿son simplemente temas que os gustan o son los que mejor se pueden adaptar a vuestro estilo?  

– Bueno, pues todo esto viene de lo que estamos hablando. Esos grupos son los que llevo oyendo toda la vida, es lo que nos gusta a los dos. De hacer versiones está claro que vamos a hacer versiones de temas que nos ponen las pilas, y cuanto menos tengan que ver, o debería decir mejor cuanto menos piense la gente que tienen que ver con lo que hacemos, pues mejor.

Es lo que te decía, intentamos demostrar que SE PUEDE HACER ROCK de otra forma y no parecer idiota.  

– ¿Pero crees que el mundillo del Rock, con lo cerril y poco dado a abrirse a otras cosas, os ha aceptado?  

– Esa es la cuestión al fin y al cabo. Hay gente que sí ha aceptado lo que hacemos como lo que es, y hay gente que ni lo hace ni lo hará porque en su código del Rock and Roll hay cosas que no se pueden hacer, y… ¡joder! es algo que no entiendo, porque el Rock, el Punk… son corrientes subversivas que surgieron con la idea de cambiar algo, sin normas, sin reglas. En ese sentido, sinceramente creo que somos más punks que nadie, porque sí intentamos hacer algo que dé un paso hacia adelante. Bueno, luego está la gente a la que directamente le jode que haya alguien que haga algo interesante, y automáticamente pone cualquier excusa para cerrarse en banda y además insultar. Afortunadamente cada vez hay más gente que nos acepta como somos, que nos respeta, y sobre todo que viene a nuestros conciertos a pasárselo en grande, que al final es de lo que se trata. Si alguien espera que hagamos Rock and Roll en un sentido académico del término, o que hagamos Punk al estilo ‘77, que se vaya olvidando. Y además ya hay gente que lo hace muy bien por ahí.  

– Defíneme entonces vuestro sonido y vuestras influencias más evidentes para quienes no os hayan escuchado todavía.  

– Bueno, Rock, Punk, Heavy Metal, New Wave, Pop,… en fin, tenemos influencias de todos los lados, y de la electrónica también por supuesto. Es muy complicado que te puedas hacer una idea de nuestro sonido sin escucharnos, básicamente porque tenemos influencias que van del Heavy Metal al Jazz, del Punk al Soul, de la electrónica al Funk. Nos gustan muchísimo los Stranglers, Suicide, Wire, los primeros OMD, Cramps, Black Sabbath, Talking Heads, Devo, … en fin, la lista es infinita.   

– “Clínica de Ruidos” está editado si no recuerdo mal con una licencia Creative Commons. ¿Qué ventajas le ves tú a ese sistema y por qué os habéis decidido a hacerlo así?  

– Bueno, como casi todo el mundo, estamos en contra de la SGAE y de los ladrones de turno. Con esto no quiero decir que si fuera necesario no estaríamos en la SGAE, no voy a ser tan hipócrita. Si no estamos ahí es porque no nos ha hecho falta. Transpop edita sus discos en este sistema y simplemente es lo que había, pero nos parece bien. Quiero decir que hoy en día, en nuestra opinión, queramos o no, nos joda o no, la industria discográfica ha cambiado. La tecnología, internet, los ordenadores,… han superado al sistema y esto es lo que hay. Creative Commons es  sin más un sistema que se adapta a la nueva realidad. Lo otro, esperar que la gente no baje música, o que cada músico perciba sus beneficios, es pura fantasía. La música fluye libremente por Internet y esto no se puede parar, y como no se puede parar, es simplemente un sistema que dice “hey, escucha nuestra música, disfruta de ella, pero respétanos”. Sin más, quien quiera bajarse, copiar o hacer lo que quiera con nuestro disco lo puede hacer, no ponemos límites a nada, solo que se reconozca que son nuestros temas.  

De todas maneras, con todo el tema de las descargas y tal, yo siempre preferiré tener un soporte material, sobre todo cuando tenga una presentación cuidada y no sienta que me están estafando. En ese sentido tengo que decir que la edición de “Clínica de Ruidos” es muy buena, pero echo en falta las letras… 

– Si, bueno, te entiendo, a nivel de diseño se decidió no incluirlas, al final hubo que tomar decisiones democráticamente porque entre nosotros también había discrepancias. Yo también habría incluido otras informaciones, así como información sobre el tema Creative Commons que acabamos de hablar, pero Transpop estimó que no era apropiado, por tema de diseño. Tendríais que preguntarles a ellos. ¡Ah! y yo también prefiero tener un soporte material, desde luego, y si fuera vinilo ¡pues mejor! ¡Ojalá!  

– Entonces ¿os parece tan importante cuidar la parte estética como la musical?  

Sí, desde luego. Fíjate que hasta sacrificamos nuestros nombres reales para dar paso a dos identidades volátiles.  La música es importante, y vestirla también, y más hoy en día en el que las apariencias y la imagen tienen tanta importancia, aunque en muchas ocasiones se malinterprete.  

– Y ya que hablamos de vinilo, creo recordar que tanteasteis la posibilidad de editar uno. ¿Descartasteis finalmente la idea o algún día veremos un vinilo de Munlet?  

– Tenemos la esperanza y la ilusión de que este año haya un vinilo de Munlet, no de “Clínica de Ruidos”, pero sí de otros temas/versiones que se han quedado por ahí. Si alguien se anima, pues ya sabe, tenemos un material cojonudo esperando en la recámara.  

– Pues a ver si hay suerte. Y bueno, para finalizar la entrevista y como suele ser habitual, es el momento de que añadas lo que creas oportuno.  

– ¿Mas aún? (risas) no sé qué decir…  

– Pues lo típico: queremos la dominación mundial, somos lo mejor que hayáis visto nunca,… ese tipo de cosas (risas).  

– El caos es nuestro amigo, la confusión nuestra aliada, el ruido es vida, el Rock and Roll es ruido de vida para las nuevas y viejas generaciones de almas inciertas. Todo el mundo sabe que fabricamos una mierda cojonuda, si todavía no lo has hecho ya es hora de que hinques la rodilla y nos beses el culo. ¿Así está bien?  

– (Risas) No sé, es tu entrevista, yo solo la voy a transcribir luego. Pues eso es todo entonces, muchas gracias y buena suerte.  

– Gracias a vosotros, ya sabes que estáis en nuestro top de publicaciones musicales, y además sois tan gratuitos que dais asco (risas). Muchas gracias por la entrevista, y por el trabajo que hacéis por la música, realmente creo que todos los que intentamos hacer que esto del Rock se mueva adelante debemos ayudarnos y hacer una piña. Munle creemos en el Rock and Roll de verdad, y creo que está vivo, pero si no avanzamos se nos muere. Pero avanzar con cabeza y con corazón. Solo me gustaría que la gente se diera cuenta de eso, que amamos el Rock como el que más pero que queremos que siga vivo, que haya excitación, nuevas audiencias, sangre nueva y vieja, que si no esto se acaba, nos quedamos sin conciertos, sin discos, sin vinilos y sin nada. Y como dice nuestro coleguita Kizritxar, ¡el ruido es vida!

 

Para más información o simplemente para conocer la música de Munlet: 

http://www.myspace.com/screaminguy

 

Comentarios

Comentarios