Atom Rhumba + Las Culebras – Durango (Plateruena 26-10-07)

 

 

Fui a Durango con una curiosidad enorme, y es que si hace unos diez años tuve la oportunidad de ver a unos principiantes Atom Rhumba en el desaparecido Serie B de Pradejón (La Rioja), cuando todavía estaban definiendo su propio estilo musical de entre el kaos del rockandroll, en esta ocasión me encuentro con una banda de músicos elegantes de difícil clasificación dentro de un estilo concreto.

 

Claro está que desde aquel Serie B, la formación ha tenido diversos integrantes que se han ido añadiendo al curriculum de esta banda y desapareciendo a su vez para dar paso a la formación actual que cuenta con Rober, voz y guitarra, compositor de los temas y alma indiscutible de la banda (único miembro de la formación inicial), Jabi al bajo, Natxo a la batería, Álvaro Segovia guitarra, Iñigo “CabezaFuego” como teclista y maraquista, y la estrella fugaz por momentos super Joe González como saxo tenor del grupo ( lo de “super” lo agrega una señorita, porque simplemente me dejó alucinada).

  

La gente ya estaba animada cuando irrumpieron en el escenario Las Culebras, un grupo de chavalas de Tudela, enfundadas en cuero y melenas ochenteras al viento. Su sonido rockero yanki hacía recordar en algún que otro momento a las L7. Pero reconozcámoslo porque a pesar de su muy estudiada y practicada técnica, después de escuchar 3 o 4 temas, no podía quitarme de la cabeza a las petardas y repetitivas The Donnas. No quiero ser demasiado perversa, así que si tenéis la oportunidad, juzgad por vosotros mismos a Las Culebras y punto.

 

 

 

He de reconocer que he oído de todo con respecto a la música de Atom Rhumba, desde las más entusiastas alabanzas a las acusaciones de que son niños mimados por parte de la crítica musical, pasando por que son un grupo “coñazo”, un “peñazo”,… vamos los calificativos de siempre cuando simplemente no van contigo, pero ¿hace falta ser grosero?

 

Telón rojo sangre, iluminación de infarto et voilá: Atom  Rhumba. Harta de escuchar Iñigo CabezaFuego Atom Rhumba Durangogrupos que se definen así mismo como bandas de rock&roll, está bien para variar encontrar a una banda que con influencias del blues, el rock, sobre todo de los 50, canciones que te hagan mover las caderas además de la cabeza, ritmos psicodélicos, y una elegancia sobre el escenario digna de los verdaderos maestros del blues y el jazz, se entregue al público como lo hicieron los chicos rhumberos aquella noche.

 

Porque si pensáis que vais a un concierto de rockandroll, ¡vais listos! Allí hay cabida para todo: sonido guitarrero, caja de ritmos frenética, la voz de Rober que cuenta con unos cuantos registros pero sobre todo con espontaneidad, y cuando crees que estás ante una banda de rock, los ritmos psicodélicos entran a formar parte del escenario y lo invaden todo, ¡es como un buen viaje!

 

Los Atom Rhumba nos dicen adiós, al menos temporalmente, se toman un tiempo para dedicarse a sus cosillas, entre ellas el ser padre nos cuenta Rober. Al menos me queda su discografía completa, porque diez años dan para mucho y aunque los temas los compone el cantante, cada miembro aporta su calidad y gran gusto musical.

 

Tras el concierto, charlo un rato con algunos de los componentes.Lo que no puedes imaginar de un grupo como los Atom Rhumba, es que ni siquiera cuenten con un local de ensayo, la excusa es que cada miembro vive en un lugar diferente; mi opinión es que la espontaneidad y la frescura sobre el escenario son la clave de este grupo.

 

Todavía me queda una fecha clave: Sábado 29 de Diciembre en el Antzokia de Bilbao, un concierto de despedida de la banda con una aportación monumental: instrumentos de viento. ¿Os lo vais a perder?

[amazon_link asins=’B073SBTC5T,B07629PBML,B0000258MM’ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’015aef18-ba61-11e7-aba8-f192b47c1978′]

Comentarios

Comentarios