Azkena Rock Festival 2007

La cita rockera por excelencia desde hace 5 años se encuentra a finales de agosto y principios de septiembre en Vitoria- Gasteiz en el Azkena Rock festival.

 

Este año encontramos un cartel más tímido que en las dos últimas multitudinarias ediciones con grupos como Queens of the Stone age o Social Distortion para la edición de 2005; y Pearl Jam o Iggy Pop and the Stooges (ya presentes en la edición de 2003) para la edición de 2006. La gran cabeza de cartel para este año era Tool, sin olvidarnos de MC5 (que ya participaron en la edición de 2004). Tool, sin embargo, hicieron aumentar el aforo en 1000 personas más que al día siguiente.

El Azkena este año no solo veía menguado su cartel de grandes nombres sino también en su extensión geográfica (viéndose reducida considerablemente) y en su número de días (de tres de la pasada edición a dos).

El escenario pequeño se suprimió y pasó a formar parte de la carpa central de todos los años situada entre escenarios. La carpa, en cierto modo, fue una ventaja para los grupos que tocaron de día con el sol de cara.

Los servicios de comida incrementaron sus precios pero bajaron la variedad y el número de personal. Adquirir un bocadillo o una hamburguesa podría costar de media a una hora de reloj sin exagerar. Tal vez, la organización no se esperaba tal demanda de comida pero los diferentes puestos se hacían del todo insuficientes: tres personas para atender un puesto de bocadillos de una única variedad en la que: uno fríe, otro prepara y el otro atiende parecía algo cómico ante tanta gente.

 

Al margen de lo demás, al Azkena Rock Festival se va a disfrutar de la buena música, misión cumplida para esta edición 2007; y para ello no hacen falta grandes nombres o un mayor recinto, que para el volumen de asistentes fue más que suficiente: el Viernes 8.231 personas y el sábado 7.173; junto con las 800 de las fiesta de presentación del jueves.

 

¡Genuino rock and roll en Vitoria-Gasteiz! 

 

(The answer  en la foto)

 

 

El viernes 31 de agosto, el día se presentaba fresco incluso se temía que pudiese llover pero finalmente se mantuvo despejado aunque a medida que avanzaba la noche hacía algo más de frío.

 

Arrancaron el festival el grupo femenino Las Furias. Power rock de riot grrrls con mucha energía y los gritos incesantes de su cantante. Mucho eye liner y mala leche que animaron a los más madrugadores.

 

Los coronas estuvieron sensacionales. Gran calidad para este grupo madrileño que bien merecían haber tocado en el escenario grande.

Josele Santiago salió al escenario con su vaso de vino tambaleándose. Parece ser que este hombre de letras corrosivas y retazos decadentes se conserva en formol. Estuvo a la altura de sus circunstancias.

Two Gallants, dos tipos guitarra y batería a los que tratar de clasificar se hace casi imposible. Country y folk de los que pudimos disfrutar en primera persona. Enigmáticos.

Brant Bjork and the bros. Brant salió ataviado con su guitarra como si de un fetiche se tratara. Rolex de oro en su muñeca, pañuelo en la cabeza y gafas de sol enormes nos recordaron que el stoner rock sigue vivo!!

Giant Sand, música del lejano oeste como el sombrero de Howe Gelb. Un country personal y sofisticado venido de Tucson , Arizona. Despertaron la curiosidad de muchos y encandilaron a todos.

Roky Erickson and the Explosives. Roky Erickson toda una leyenda viva de los psicodélicos 13th floor elevators. Increíble ver en las tablas a un hombre que ha sobrevivido a los crueles tratamientos psíquicos de los psiquiátricos norteamericanos de finales de los años 60. Quien sabe si sus problemas mentales no fueron derivados del LSD o de los métodos de electro-shock y fuertes drogas en pro de evitar el encarcelamiento por posesión de drogas.

Ante todo este panorama podemos decir que el talento sobrevivió a todos esos años insanos y ahí estaba el sonriente Roky que levantaba el brazo dando las gracias al finalizar cada tema que interpretaba junto a the explosives. ¡Muy grande!

Diamond Dogs and the Silver Cats Horns. Rock divertido y marchoso de la mano de su front-man Sulo. Imposible no moverse al ritmo de su música.

Tool. No querían que prestásemos demasiada atención a sus personas por lo que en las pantallas tan solo se proyectaban los montajes audiovisuales que acompañan a sus canciones y que llevaban de la mano a un momento zen, a todo aquel que se aventurase a seguir y dejarse envolver por audio y video.

Implecables y perfectos en su ejecución pero tremendamente lejanos y carentes de verborrea hacia el público. Lo único que Maynard (sombrero de cowboy y cresta debajo) dijo en todo el concierto fue:”thank you very much, thank you very very very very (sonando esos very como papuchi diría raro raro raro) much. Bye” y eso fue todo.

Excéntricos, no dan lugar al error o a un golpe o riff fuera de su sitio. En un campeonato de precisión se llevarían el primer puesto. yo creía que el rock and roll era otra cosa… ¡espera! pero si estos hacen otra cosa?!… por eso será…

Heavy Trash. Una vez más Jon Spencer se hace acompañar de buenos músicos. Rock and roll años 50 materializado en pura energía sobre el escenario. Un gran concierto para terminar la primera jornada del Azkena Rock Festival.

El sábado 1 de septiembre se presentó más soleado y menos frío en su nocturnidad. Los encargados de salir a escena en primer lugar fueron los mitad irlandeses mitad vascos que componen Hoey and the mussels. Desenfadados y conversadores calentaron los motores del segundo y último día del festival.

Los navarros Sexty sexers nos mostraron un rock and roll en estado puro. Muchas guitarras, actitud y buenas formas para una banda que rebosa energía y entusiasmo. Sorprendieron, convencieron y gustaron mucho.

Clawfinger. Si se nos hacía extraño encontrarlos en el cartel de esta edición más se nos hizo hacerlo en carne y hueso. Y es que los noventa volvieron mientras que los Clawfinger salieron a escena. Más canosos y un poco fuera de contexto pero con la energía de hace más de 10 años. Su cantante, Zak Tell, ya nos lo venía anunciando en su camiseta :”Rehab is for quitters”. El susodicho no paró de moverse de un lado al otro del escenario mientras que su bajista movía su melena larga en círculos como si de una banda heavy se tratase.

Zac Tell estaba encantado con las cámaras y con posar incesantemente. Incluso se fue con el público que le hizo un pasillo entre la multitud sin ayuda de seguratas.

El broche final de su concierto vino de la mano de Do what I say, todo un himno de mediados de los noventa.

Super 400. Sonido al más puro estilo sueño de los Black crowes. Con un frontman como Kenny Hohman con el pelo a lo Jerry Cantrell poseedor una voz y una sensibilidad arrolladoras. Y una bajista Lori Friday, que tocaba con sentimiento y que levantó pasiones entre los asistentes. Un grupo que no defraudó.

Quique González y la aristocracia del barrio. Momento cantautor del festival. Melodías pegadizas pop-rock para pasar un rato tranquilo.

The Cynics. Banda de garaje rock cuyo cantante Michael Kastelic parece conservar la energía de sus años mozos. Pandereta en mano golpeándosela en la vena del brazo no paró de moverse e incluso subirse a la batería. Rock and roll del bueno.

The Mooney Suzuki salieron a conquistar al público del Azkena al que se entregaron y el cual les recompensó su entrega en forma de aplausos y palmas al ritmo de su música.

Mucha energía y espectáculo al más genuino estilo rock and roll de los mismísimos 70. Con momento en el que ambos guitarristas subidos a sendos bafles a cada lado del escenario parecía hablar entre sí por medio de sus riffs de guitarra. Sublimes. Momento de subidón.

Hoodoo Gurus. Alegres y desenfadados, tocaron sus grandes éxitos para delicia de sus fans. Temas como: come anytime, miss freelove, what's my scene, like wow wipeout y bittersweet entre otros. Perfectos para aplacar el fresquito de Vitoria con unos buenos bailes. Sensacionales.

DKT/MC5 acompañados por Manitova ( The Dictators) y con la ausencia de Dennis “machine gun” Thompson a la batería. Los Mc5, o lo que queda de ellos, salieron a tocar con un repertorio del que muchos matarían por mínimamente igualar. Sin embargo, y aunque nos duela decirlo, los años pasan y el rock de MC5 no puede ser tan agresivo como en sus años de juventud. Mérito reconocido para estos veteranos del rock que han dado tanto a la música tal y como las conocemos.

The Answer cerraron la edición 2007 del Azkena Rock Festival con su rock and roll sublime. Herencia Led Zeppeliana y carismástica puesta en escena. ¡Una buena respuesta rockera!

Queremos más Azkena al año que viene. ¡Larga vida al rock!

[amazon_link asins=’B00DGS02IS,B00WU191YI,B073WV8FTH’ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’25347a01-bd87-11e7-8a69-19f99128bc52′]

Comentarios

Comentarios