Nirvana está que te cagas

En cualquier momento te puede pasar: estás hecho un asco, te has bebido el agua de los floreros y has intentado follarte incluso a la más fea a última hora de la noche; la mirabas con cara de hambre. Ni con esas y hoy es domingo y te despiertas, por tener, ni la tienes dura, hoy es tu día, es un día Nirvana.

Paso a primera persona: es domingo y estoy a media luz, bien… mi vieja me ha invitado a comer y yo he visto la identificación de llamada, así que he tenido la oportunidad de pasar de ella, por 10 euros me he comprado una pizza. Realmente nunca voy a salir de la mierda.

Me fui a casa tan preocupado por dormir que no pude planchar la oreja mas allá de 5 minutos, pongo la tele y un pichulín trata de venderme un alargapollas, mi vida roza el cenit.

Finalmente me dormí unas cervezas después y sin soñar nada me he despertado en el estado que os comentaba, lamentable, y lo que tiene el estado de estupidez de perdedor es que te lleva a escuchar grupos tan infames como Nirvana. Qué tiene de grande un tipejo como Kurt Cobain, que teniéndolo todo se pega dos tiros… OH POBRECITO, SU VIDA LO ALIENA! Y yo de mientras, aguanto a viejas en el ikoa por 700 euros, que no saben el significado de las palabras «Cama individual». Me duermo escuchando a Cobain y poco después de conciliar el sueño, sonó el despertador. Era lunes.

Llegué al trabajo y eche un ojo al horizonte. Ikoa. La empresa te recibe con una sonrisa a la sueca y con un desayuno compuesto de té sin té y palo de escoba, no necesariamente lubricado, pero para necesariamente ser usado como supositorio. Para colmo, rebajas, me iba a cagar. Para organizarlas, reunión de polos azules…

No había nada más difuso, inútil, borroso y sangrante que un brainstorming interno. Era una especie de orgía en la que participaba toda la empresa y a mí siempre me daban por el culo. Pasaba como en el chiste: faltaba organización.

Rodriguez Gipilloas. Para matar el tiempo y no fumar, me tomo los tés sin té, que regala la compañía mientras veo un cartel con el careto del rubio gilipollas del anuncio, llega Rodríguez, el típico soplapollas con BMW que no se puede permitir y para el que se endeuda hasta las cejas.

-Tienes mala cara Mirón.

…es lunes, ocho de la mañana y trabajo de vendedor en Ikoa, tengo mala cara… ¿me habré dejado los cohetes silbadores en el coche? qué fallo.

– Es que ayer estuve escuchando a Nirvana.
– Ah, ¡me gustan mucho eh! Y Kurt Cobain tenía una voz que te cagas.
– Kurt Cobain era un subnormal y solo estuve escuchando a Nirvana para estar seguro de que había algo peor que mi resaca.
– ¡Pero fueron el renacimiento del punk en Estados Unidos! Lo leí en el Popular 1.
– Y Joaquín Luki fue quien descubrió a los Beatles… oye Rodríguez, ¿¿te dicen algo Crime o los Devildogs??

Rodríguez me mira como te mira el bacalao de la pescadería… soy un borde y un pedante… es verdad.

Mi manager estaba allí de pie con su corbata torcida, su sonrisa, y su escoba-culera bien ajustada. Gominola en la cabeza y un dedo de distancia entre paleta y paleta, carne de «Cambio Radical». El tío de verdad que era un poema.

– ¿Falta mucho para que empiece la orgí… la reunión? – le pregunté.

– Estamos esperando a Marta.

Ah, Marta, Marta. Lleva el departamento de marqueting. Enérgica a más no poder, flequillo Betty Page y tacón de aguja, trajes ajustados, sueño de un rockero… eso es, solo un sueño, o más bien un espejismo. Marta es una de esas caraculos amantes de LO-QUE-TOQUE, ahora serán los Strokes, y mañana los Planetas o Franz Ferdinand. Siempre iba muy rígida, poco sexo entre sus piernas, seguro que folla poco.

Marta tenía algo que le hacía mirarnos por encima del hombro a todos los curritos: había hecho un master que le había abierto más puertas; su redondo culo no había tenido nada que ver, ¿eh malpensados? La conocía desde hace tiempo, había sido una persona normal, seguro que alguna vez follando incluso le habían metido un dedillo en el culo, pero hizo el master y vio la luz, conoció al Borjamari de turno y ya los demás éramos basura blanca.

Ella me odiaba. A mí me importaba tres cojones.

Total que llega Marta con sus prisas y su conejo de oro, hoy con su camiseta de Metallica, recién comprada en Bershka por tres euros. Mírala, además de pija y gilipollas, tiene mal gusto, con la ropa, que METALLICA dudo que los haya oído; yo sí, apestan, como los jevis

¿¿Sabeis qué tiene nueve brazos y apesta?? Def Leppard.

– Buenos días chicos, estamos reunidos para ver la nueva organización de trabajo, podremos así rendir mas, con estas técnicas de venta podréis avanzar en cuestiones de blablabla…

Me llegan imágenes del alargapollas y esta mujer en el mismo plano:

-¡Mirón! ¿Estás a lo que tienes que estar?

Estaba marcando la pizarra en la que había dibujados varios círculos, eran caras sonrientes, con flechas y rayitas; estaba confuso y resacoso, el soplapollas de Rodríguez y el resto de pelotas sonreían y asentían, yo seguía sin enterarme y tampoco me importaba.
Aquello eran cuatro cajas sonrientes y flechas, aunque Rodríguez, que es un quiero y no puedo, veía lo que tenía que ver a cambio de que no se le notase su falta de master.

-Nuestros clientes vienen en busca de una atención competente y del mejor material posible, el cliente tiene razón, al cliente hay que sonreírle…

Esta es una cínica o es gilipollas, esto es Ikoa, muebles de mierda a bajo precio, y para colmo llevas una camiseta de Metallica, CREDIBILIDAD 0%

– Cada vez que entre el cliente, debemos saber de antemano lo que quiere…

Tócate los cojones, Manolo, ahora soy Rappel.

Siguió la reunión un rato hablando del perfil medio del cliente de Ikoa, media hora hablando sobre satisfacción y calidad, por mí cabeza si pasaba la idea del suicidio…

Reflexiono y pienso… ¿cómo una banda como Nirvana pudo llegar a engañar a nadie? Unos niños en plena crisis existencial haciendo música de cuarta y cuyo peor problema para el día siguiente era quien se la iba a chupar. En realidad el que me cae fatal es Kurt Cobain, según leí en una revista los gusanos que se lo comieron murieron de la cagalera que les dio.

No me extraña.

Comentarios

Comentarios