Faltan
        241
       Días

Discos, Dvds

Ace Frehley - 'Origins Vol.1' (Steamhammer/SPV 2016)

E-mail Print PDF

Durante los últimos años hemos asistido a una especie de competición entre Ace Frehley y sus ex compañeros de KISS: si el primero lanzó "Anomaly" en septiembre del año 2009, su antigua banda haría lo propio poco después con "Sonic Boom"; KISS volvería a editar material de estudio casi sorpresivamente en 2012 (Gene Simmons se había aburrido de afirmar que nunca más lanzarían un disco porque ya nadie los compraba), el magnífico "Monster", y esta vez al bueno de Ace le costó algo más, pero en 2014 contratacó con "Space Invader", álbum que fue vapuleado por cierta crítica pero que personalmente me parece por encima del contemporáneo de sus ex compañeros.

Pues hete aquí ahora un nuevo trabajo a cargo del guitarrista espacial, aunque en esta ocasión se trata de un álbum compuesto por versiones de otros artistas (bueno, ejem, no todas como veremos) y para el que ha contado incluso con la colaboración de, agárrense, Paul Stanley, quien por cierto ha hecho un buen trabajo con el "Fire and Water" de Free, a pesar de que ya no es el vocalista que era. Y esto es algo que obviamente ha vuelto a disparar los rumores de una posible vuelta al redil de KISS del díscolo músico. También vemos por aquí a gente como Slash (en "Emerald" de Thin Lizzy, donde los intercambios guitarreros hacen saltar las chispas), John 5 (en "Spanish Castle Magic" de Hendrix y "Parasite" de los propios KISS), Lita Ford (en "Wild Thing" de The Troggs) y Mike McCready (en "Cold Gin", segunda versión de KISS).

Chascarrillos aparte, siempre es complicado valorar un disco de este tipo. Normalmente son muy pocas las versiones que me llegan a emocionar como los originales, así que si exceptuamos el raro caso de covers que están por encima de las canciones que las originaron, no me suelen gustar demasiado los álbumes de este tipo (aunque en ocasiones tienen su lado positivo ya que sirven para descubrir a artistas que se desconocían).

El resultado en este "Origins Vol.1" es pues para mí desigual. Aunque evidentemente hay momentos muy logrados y Ace, sin alejarse excesivamente de las canciones de referencia, las sabe llevar a su terreno, no deja de ser un disco de versiones. Sí sorprende que se haya atrevido con un tema de Cream (el inicial "White Room") o con un tema de The Kinks tal vez poco guitarrero como es "Till The End Of The Day". Y más sorprende que haya decidido autohomenajearse mediante la inclusión de esas dos canciones de KISS (más una tercera, "Rock N Roll Hell" ¿tal vez esté haciendo puntos?).

Pero en general podemos decir que estamos ante un disco simpático y que es bastante disfrutable. Qué puedo decir, tengo una debilidad por este tío, ya que siempre fue mi miembro de KISS favorito.

Last Updated ( Monday, 02 May 2016 17:30 )
 

Santi Campos - 'Cojones' (Rock Indiana 2016)

E-mail Print PDF

Cojones (Según la R.A.E): Interjección malsonante coloquialmente usada para expresar diversos estados de ánimo, especialmente extrañeza o enfado.

("me empiezo a cansar de respetar las reglas... voy a empezar a ser un cabrón")

"Cojones" es un doble salto mortal con tirabuzón donde Santi Campos no solo se reinventa, sino que además lo hace editando su mejor disco hasta la fecha. Lo hace prescindiendo de su banda habitual, los "Amigos imaginarios", pero con la ayuda de un plantel de lujo: Nacho García (Jero Romero, Cooper, Jacobo Serra), Julián Saldarriaga (Love of Lesbian, Mi Capitán), Martí Perarnau (Mucho, Zahara) y Ricky Falkner (Egon Soda, Standstill).

Después de un parón de casi cuatro años, que se temía definitivo, poco queda del Santi Campos que conocíamos, esto es pop de autor confesional con querencia por la americana y el folk anglosajón, arreglos orgánicos y preciosistas y letras introspectivas. Hay un cambio de óptica más que patente, la mirada se proyecta hacia fuera y se percibe el enfado, el desengaño e incluso la rabia. Donde antes había letanías ahora hay proclamas. Las canciones tienen más músculo que nunca, con una sección rítmica impecable y unos arreglos donde tiene cabida la electrónica y el ruido o la cacofonía, que a su vez empastan perfectamente con las armonías de las canciones. Véase como ejemplo el inicio de "Corazón de Cuerda" (sin duda todo un cambio de paradigma procedimental), que junto con "Lento" (donde consigue unir el clasicismo de su repertorio pretérito con una guitarra esquizofrénica y una base electrónica con un ritmo frenético), el coqueteo free jazz de "Hasta que sangre" o "Gigantes", son de lo mejor del disco.

Pero "Cojones" cuenta también con un reverso más acústico como en "Fotos de Familia", donde Campos sigue emocionando, pero donde antes nos hubiéramos encontrado un arreglo de cuerda o un limpio arreglo de piano, ahora hay una voz distorsionada o una guitarra disonante irrumpiendo intermitentemente. Y es precisamente en ese contraste entre belleza y "feísmo" donde reside el mayor encanto del álbum (y lo emparenta con gigantes como Sparcklehorse a la vez que lo aleja de la acepción de cantautor más rancia), que hace que el conjunto crezca (esto puede parecer un tópico o una frase manida pero no por ello deja de ser cierto) a cada escucha.

Como ya he dicho puede sonar a tópico pero este es un disco que se sale de la zona de confort de su autor y donde otros fracasan estrepitosamente Santi Campos sale más que airoso, exultante. Como elemento individual, "Cojones" está entre los mejores discos de lo que llevamos de año, pero situándolo en el contexto de la obra de alguien que no ha dejado de crecer a cada paso y que ha hecho bandera de su inconformismo y su negativa a la autocomplacencia, este álbum, cuya preciosa portada es la guinda del pastel, adquiere un valor adicional y lo convierten en casi imprescindible para cualquier melómano que se precie.

Last Updated ( Thursday, 28 April 2016 16:05 )
 

Anthrax - "For All Kings" (Nuclear Blast 2016)

E-mail Print PDF

Tardío por nuestros lares este "For all Kings" de Anthrax, y amargo el trago de escribir sobre él. ¡Dios, cómo echo de menos los discos con John Bush! Cuando mi jefe de redacción, a quien me une un lejano parentesco, me encomendó la tarea de reseñar este último trabajo de Anthrax, la idea me ilusionó al instante. Entre otras cosas porque lo de escuchar música gratis por toda la cara siempre es un aliciente añadido -aunque es justo decir que en muchas ocasiones yo acabo adquiriendo, por el valor de un riñón en el mercado negro de órganos, las prohibitivas ediciones de lo que reseño en formato de vinilo-.

En cualquier caso, durante la primera escucha de este “For All kings” se fue adueñando de mi un sopor indescriptible. Bostezo tras bostezo, fue cayendo un tema tras otro hasta agotar la hora que conforman estos trece nuevos temas. No bromeo.

Dada la tarea encomendada y puesto sobre la mesa el papel que Anthrax representó en su día en el mundo del rock y el papel tan importante que representó para mi "yo" adolescente durante buena parte de los años 80, no me quedó otra alternativa que re escuchar este trabajo. Por responsabilidad laboral, sí, pero sobre todo por nostalgia y justicia: hubo una época, dorada o no, eso depende del espectador, en la que Anthrax brillaban con luz propia; eran los primeros en llegar a las nuevas tendencias... no, no... ¡eran los primeros en generar nuevas tendencias y los primeros en volver cuando el resto las adoptaba como suyas! Eran igual de grandes que los más grandes y lo siguieron siendo junto a John Bush, aunque pocos les prestásemos atención por ese entonces.

Decía yo que no he tenido mucha alternativa. La obligación obliga, aseveraba redundante cierto personaje que conocí hace tiempo y que, afortunadamente, ya salió de mi radio de acción vital. Así que, en una segunda escucha comencé a apreciar matices, a encontrar ese regustillo que, aunque ya saboreado hace muchos años, es lo que iba aportando a mis sensaciones sobre estos nuevos temas lo que al principio faltó para mantenerme despierto.

Cae una tercera escucha, una cuarta y unas cuantas más. Y te reconcilias con tu pasado, el de Scott Ian y compañía y el presente en el que nos encontramos todos.

"For all kings" no es un mal disco, en absoluto. Se trata de una obra infinitamente mejor trabajada que las actuales de algunos de sus compañeros de gloriosa generación. Me ahorro los nombres. Contiene grandes temas como "You Gotta Believe"; la propia "For All Kings" que nombra al disco; "Breathing Lightning"; "Suzerain", lo mejor en todo el LP, donde Jonathan Donais realiza un sobresaliente trabajo, recordando al mismísimo Vivian Campbell de los primeros tiempos de Dio; "Blood Eagle Wings"; "Defend Avenge", de lo más enérgico del conjunto; o "This Battle Chose Us", que hubiese sido la mejor despedida para cerrar este "For All Kings", pero llevaba otra "joyita" por detrás.

El resto de temas, en mi opinión y solicitando las disculpas de algún acérrimo empedernido, son del todo prescindibles, aunque no malos, porque en conjunto, el disco no suena apolillado ni desfasado. No se han limitado Anthrax a rescatar fórmulas de éxito de difícil encaje en este 2016 para un disco de uno de los miembros destacados del "Big Four", como son ellos. No. Tamizan la idea a través de su particular filtro y el resultado dista mucho de convertirse en una auto parodia insufrible.

Dadle una oportunidad, porque todavía vale la pena. Siguen siendo grandes.

Last Updated ( Monday, 25 April 2016 17:51 )
 
  • «
  •  Start 
  •  Prev 
  •  1 
  •  2 
  •  3 
  •  4 
  •  5 
  •  6 
  •  7 
  •  8 
  •  9 
  •  10 
  •  Next 
  •  End 
  • »
Page 1 of 369

Rockandrollarmy en Twitter

Facebook