Faltan
        243
       Días

Conciertos

The Steepwater Band - Zaragoza (Sala King Kong 19-4-16)

E-mail Print PDF

Por más que nos quejemos repetidamente sobre el estado de salud del rock, sigue habiendo muy buenas bandas ahí afuera. Puede que no sean bandas demasiado conocidas; puede que se trate de grupos que no tienen grandes aspiraciones tampoco. O pueden ser bandas que duela ver lo grandes que podrían haber sido un par de décadas o tres atrás, pero que en la actualidad se tienen que conformar con lanzar disco cada par de años y mantenerse en la carretera para poder sobrevivir. Y obviamente hablo de grupos extranjeros, porque en el caso de los nacionales el horizonte es muchísimo más modesto en el 99,9% de los casos.

Pero volviendo al tema, no sé exactamente cuál es el caso de The Steepwater Band; lo único cierto con ellos es que es una banda currante que en directo nunca decepciona. Cuatro veces han visitado ya la ciudad de Zaragoza (una de ellas en la gira conjunta con Marc Ford), y en todas ellas han salido por la puerta grande. Tal vez la de este pasado martes no haya sido la más multitudinaria de todas, pero tal y como están las cosas congregar el segundo día de la semana laboral a algo menos de cien personas es toda una buena noticia.

El cuarteto saltaría al escenario de la sala King Kong a las 22:00 en punto para arrancar con tres temas de "Shake Your Faith", su reciente trabajo de estudio, incluyendo entre ellos el que le da título. Parecía que el público no acababa de arrancar, hasta que entonces llegó "Remember the Taker", canción que empezó a sacar de su letargo al respetable. Se llevó la primera gran ovación de la noche y sirvió de buen catalizador que lograba por fin encender al titubeante público. La banda ya lleva tiempo funcionando como cuarteto -aunque "Shake Your Faith" sea el primer trabajo con Eric Saylors- y la verdad es que se nota. Aunque como trío la cosa funcionara estupendamente, el sonido de The Steepwater Band es ahora mucho más rico y gana en profundidad, sobre todo durante los solos mayoritariamente ejecutados por Jeff Massey, que se compenetra a la perfección con el citado Saylors -como cuando este último saca su lap steel-. La base rítmica formada por Joe Winters y Tod Bowers redondea un sonido que sigue la misma línea que siempre, pero con una fórmula mejorada, como diría la publicidad. Y así van cayendo los temas, como un magnífico "High and Humble" con solo de batería incorporado, momento-homenaje al funk con un fragmento de "Give Up the Funk" a cargo del bajo de Bowers o una un tanto acelerada "Midnight Rambler" que la banda ha recuperado de su último concierto especial de Halloween en el que interpretaron "Get Yer Ya Ya's Out" y que tras más de hora y media cerraría el set. No tardaría mucho el grupo en regresar al escenario entre cánticos futboleros que daban idea del nivel de lo que ya habíamos visto aquella noche, aunque el delirio llegaría con "Cortez de Killer", canción con la que más de uno soltó alguna lagrimita y que daría el cierre al concierto dos horas después de su comienzo. Y otra vez The Steepwater Band supieron dejarnos ahítos de rock y sin posible queja.

Last Updated ( Tuesday, 26 April 2016 11:35 )
 

The Black Halos - Zaragoza (La Ley Seca 16-4-16)

E-mail Print PDF

A pesar de que ya peinamos canas literalmente y que hemos visto cientos de conciertos a lo largo de los años, todavía en ocasiones algunos sentimos esa sensación de nerviosismo en el estómago previa a ver en directo a ciertas bandas o artistas. No puedo negar que The Black Halos han sido uno de esos grupos que, desde que los descurbí allá por mediados de los 90, han sido como una especie de fetiche en mi discoteca. Recuerdo incluso discusiones estériles en su momento sobre si podían considerarse como grupo punk o no, como si una puta etiqueta fuera más importante que la propia música.

En cualquier caso, tampoco voy a obviar el hecho de que no las tenía todas conmigo. Desgraciadamente y a pesar de que en su momento álgido llegaron a tocar casi en la puerta de mi casa como quien dice, no pude verlos en sus primeras visitas. Y que en esta "reunión" solo estén Billy Hopeless y Rich Jones no me hacía ninguna gracia. Pero he de decir que tras lo vivido este pasado sábado en la última de sus fechas en nuestro país he quedado satisfecho mucho más allá de lo razonable.

Tirando -obviamente- del material incluido en sus dos primeros discos, The Black Halos ofrecieron un concierto que parecía estar en los bises desde el primero al último de sus temas. Con un repertorio de ensueño ("The Black Halos" y "The Violent Years" no tienen para mí un solo tema que podamos considerar de relleno), The Black Halos se permitieron el lujo de abrir con "Shooting Stars", uno de mis temas preferidos de la banda, lo que da idea de los "sobrados" que van con semejante repertorio. Todas las dudas que podía haber tenido salieron desde ese mismo momento por la puerta de La Ley Seca. Los músicos que han elegido Hopeless y Jones además cumplen con creces su cometido, destacando un Star Mafia Boy que parecía estar disfrutando de cada minuto sobre el escenario.

La cosa entre el público comenzó sin embargo con cierta tensión, debido más que nada a la presencia de un "morlaco" que se empeñó en organizar un pogo en tan reducido espacio; a pesar de que algunos optaron por abandonar la parte delantera del escenario, sin embargo la cosa no pasaría a mayores porque, como demostró, el exaltado fan simplemente pretendía animar el cotarro y finalmente no fueron pocos los que se sumaron a los empellones en lo que se convirtió en toda una celebración.

Volviendo al escenario, conforme estos The Black Halos fueron avanzando en el repertorio, también se fue calentando la cosa abajo, acabando las primeras filas cantando a voz en grito estribillos ya inmortales como probablemente el del tema más celebrado, ese "Some Things Never Fall" que cerró el concierto antes de los bises. Entre medio incluso les dio tiempo para estrenar un tema nuevo, descargar muchos de los temas de sus dos primeras obras (aunque siempre se echa en falta algún favorito personal) y a que Billy Hopeless se acercara en dos ocasiones a mostrar sus respetos a la camarera.

Ahora la pregunta es conocer qué futuro tienen The Black Halos. Con Rich Jones ocupado con la banda de Michael Monroe probablemente solo nos quede cruzar los dedos y esperar que en tres o cuatro años vuelvan a regalarnos una serie de fechas como estas, aunque esa nueva canción estrenada nos hace pensar que al menos discográficamente veremos algún nuevo lanzamiento en un plazo más breve (no esperéis gran cosa sin embargo, creo recordar que hace un par de años se habló de un recopilatorio en el que se incluiría algún tema nuevo). En cualquier caso, por aquí les estaremos esperando con los brazos abiertos.

 

The BellRays - Zaragoza (Las Armas 2-4-16)

E-mail Print PDF

El Slap! Indoor 2016 volvió a inundar el corazón de Zaragoza de ritmos negroides el pasado fin de semana. El escenario de Las Armas y sus alrededores acogieron desde el viernes este evento, aunque sería la jornada del sábado la más jugosa por cuanto contaba con actuaciones en la plaza exterior y alguna que otra sorpresa. La presencia de The BellRays en el menú era sin género de dudas el mayor reclamo para el que esto suscribe y la principal razón de que estéis leyendo estas líneas.

Ya al mediodía habían arrancado Los Bengala en el exterior de la sala el sarao, que tendría continuidad con diversas actividades y más música por la tarde, con Pyramid Blue prologando la fiesta con su afrosoul. Más tarde se desvelaría la sorpresa que la organización tenía preparada, con la actuación de los pujantes The Fire Tornados con sus miembros repartidos entre varios balcones de los edificios que rodean la plaza. Curiosa descarga que sin embargo no empañó lo que de verdad interesa, que son las canciones de la banda, uno de los grupos del momento en la ciudad sin ningún género de dudas.

Entre medio y ya en el interior de la sala, que para eso el festival tiene como apellido "indoor", habían actuado los suizos Kalles Kaviar ante un público algo dubitativo al comienzo. La ingrata posición en el cartel hizo que mucha gente se perdiese el comienzo de su concierto donde repartieron buenas raciones de ska, rock steady y algo de reggae. Al final el público acabó bailando y pidiendo una canción más, aunque los horarios apremiaban y no hubo posibilidad.

Los siguientes en el cartel -tras el paréntesis ya mencionado de The Fire Tornados- serían los brasileños Banda Black Rio, que traerían una suerte de soft funk bastante ambiental que si bien perfectamente ejecutado, acababa perdiendo fuelle conforme pasaban los minutos.

El dúo Pelo Mono pondría el toque exótico con sus máscaras sobre el escenario de Las Armas. Su blues primitivo tal vez no encajara demasiado con sus predecesores en el cartel, pero al final serviría de perfecto puente con lo que vendría después. Llenaron la sala principal de Las Armas con su sonido cenagoso, aunque personalmente a mí no acabaron de engancharme.

Tras esto llegaría el plato fuerte. The BellRays salieron a la 1:00 en punto de la noche con toda la banda vestida de negro de pies a cabeza. En esta ocasión acompañan a Lisa Kekaula y Bob Vennum la misma sección rítmica de Lisa and the Lips, el proyecto paralelo con músicos de nuestro país que pusieron en marcha los norteamericanos. Arrancarían su energética actuación con el "relámpago negro", enlazando casi sin pausa canción tras canción y lanzando a las primeras de cambio "Dream Police", la primera de las versiones que interpretarían durante la adrenalínica descarga. Lisa Kekaula es la poderosa ama y señora del escenario, transmitiendo su poder al público y moviéndolo a participar en una noche de sábado mientras entre temas propios van cayendo más versiones, como "Whole Lotta Love", o la potente "Never Say Die" que muy pocos parecían conocer. Tras una hora escasa la banda desaparecería del escenario para, tras los dos minutos de rigor volver a él para enfilar la recta final con "Revolution Get Down" y una sorpresiva "I Don't Need No Doctor" cuya potencia no tiene nada que envidiar a la versión que del clásico hicieran Humble Pie en su día. Al final una hora y diez minutos que a muchos se les quedaron cortos, pero tal vez sea porque no dejaran de menear el bullarengue durante cada segundo y tenían ganas de seguir con la fiesta.

 

Last Updated ( Monday, 04 April 2016 10:52 )
 
  • «
  •  Start 
  •  Prev 
  •  1 
  •  2 
  •  3 
  •  4 
  •  5 
  •  6 
  •  7 
  •  8 
  •  9 
  •  10 
  •  Next 
  •  End 
  • »
Page 1 of 147

Rockandrollarmy en Twitter

Facebook