Conciertos

The Quireboys - Bilbao (Kafe Antzoki 15-1-15)

E-mail Print PDF

El Rock And Roll como principio y final de todo en la vida, como experiencia completa y como definición de intenciones absoluta. Así llevan treinta años defendiendo su carrera los Quireboys, tirando de oficio mientras las modas pasaban a su lado, haciéndose fuertes en su pequeño bastión de pureza incorrupta  y ganándose una merecida reputación sobre los escenarios. La misma reputación que cada año les permite girar por nuestro país, la misma que una vez más les acerco hasta el Antzoki bilbaíno, un frio jueves de enero.

Acudiríamos una vez más a la llamada de los ingleses, sin pensárnoslo demasiado, guiados por la bendita inercia que provocan los planes contrastados. Demasiadas habrían sido las veces en que habíamos podido comprobar el buen hacer de Spike y los suyos, tantas que yo perdí la cuenta hace años. El escenario sería el mismo de las últimas ocasiones sin embargo, y el disco a presentar, el correcto "Black Eyed Sons". Pocas sorpresas en el horizonte nos aguardarían.

Comenzaría tibia la visita de los de Newcastle, orientada a la presentación del nuevo plástico y con la banda reservándose más de lo necesario. El sonido tampoco seria el mas boyante y la fiesta esquivaría los primeros compases, con el regusto Stoniano de "Troublemaker" soltando la liebre y "Too Much Of A Good Thing" mostrándose plana.

"Misled" nos traería de vuelta el celebérrimo "A Little Bit of What You Fancy", siendo más que suficiente para que la peña se viniese arriba, jugando sobre seguro entre una audiencia que no estaba allí para descubrir nuevas tonadillas. Los viejos himnos con olor a tasca británica, serian los que habían permitido llenar la mitad del Antzoki, la clase de cortes que a principios de los noventa, eran considerados la respuesta británica a los Black Crowes. Así volarían "There She Goes Again" y "Roses And Rings", con Spike regalando la rosa de su solapa, una vez hubo concluido.

A la cita aun le quedaría tela como para alcanzar el fiestón que se preveía, aunque tema a tema, la banda iría acortando el trecho que les restaba para alcanzarlo. Luciría de esta manera la bombástica declaración estilística que supone "This is Rock N Roll", sucediendo con fortuna los aires seductores de "What Do You Want From Me", y sirviendo para concluir dignamente con la primera parte de la comparecencia.

Propondrían entonces el encanto Faces de "Mona Lisa Smiled", consiguiendo una fenomenal acogida entre el respetable y allanando el camino para que "I Dont Love You Anymore", se mostrase más grande incluso de lo que ya es. Contaría con luces especialmente llamativas, la parroquia voceando el estribillo y un Spike plenamente consciente de que había llegado el momento clave de la noche.

A partir de ahí los Quireboys remarían cuesta abajo, con el Antzoki entero  metido en el bolsillo de su chaleco y un repertorio del que sobresaldrían los clásicos más absolutos del conjunto. Aparecerían los "Hey You", "Tramps and Thieves" y "7 O'Clock", cerrando por todo lo alto la zona troncal de la actuación, situándose entre medias un "Sweet Mary Ann" sencillamente perfecto y dejando un hueco coqueto, para que la nueva "Beautiful Curse" brillase con honores.

Quedarían el par de bises de rigor, compuestos por "I Love This Dirty Town" y "Sex Party", retratando el inevitable final indebidamente alargado en lo que presentaba Spike a los músicos de la banda. La fiesta habría durado más de hora y media, en medio de un Antzoki encendido por unos músicos de contrastada eficiencia. Buen concierto en definitiva, aunque ni de lejos el mejor de todos los que les hemos podido contemplar.

 

Sabaton + Korpiklaani + Tyr - Bilbao (Santana 27, 12-12-14)

E-mail Print PDF

Imaginábamos de primeras un recinto medio pelado, para qué engañarnos, pero ciertamente los Sabaton nos acabarían dando en todo el morro, con su incontestable poder de convocatoria. Multitud de coches por las inmediaciones se encargarían de irnos avisando, acerca de la timba que nos aguardaba dentro de la Santana. Nos acordaríamos entonces, de la misma manera en la que lo haría Joakim Brodem un rato más tarde, de las primeras veces que tuvimos la suerte de presenciarles, cuando aún se lo estaban trabajando como elegantes teloneros. Cuando aún les quedaban multitud de batallas por contar, para situarse en la merecida primera división, que hoy en día ostentan.

Ya dentro del recinto, nos faltaría tiempo para llegar hasta debajo de los primeros espadas de la noche. Los Tyr hacía un rato que habrían comenzado a presentar su particular Folk Metal sobre Bilbo, y nosotros andábamos aun recogiendo nuestras acreditaciones de prensa. Nos indicarían justo en esos primeros instantes, como tendríamos la posibilidad de mantenernos en el foso de fotógrafos, durante todos los minutos que necesitásemos, sin límite de temas. Esto facilitaría enormemente nuestra labor como fotógrafos, y terminaría por permitirnos montar la jarana, justo delante de las bandas. Tocaba dar las gracias a la promotora Madness Live, antes incluso de habernos puesto a sudar.

Los de las Islas Feroe repetían en la Santana después de su visita con Moonsorrow de hace unos años, con similares mimbres sobre los que hilvanar su comparecencia y parecidas armas con las que convencer a la chavalería allí presente. Se mostrarían pelín siesos en las formas, sin apearse de la poderosa fachada vikinga que gustan de mostrar, mientras iban desgranando algunos de sus cortes más populares.

Hábilmente rescatarían "Hold The Heathen Hammer High" de primeras, poniendo al público de su parte casi sin proponérselo, para destinar a continuación los minutos, a la presentación de su último "Valkyrja". Sonarían de esta manera alguna de sus creaciones más recientes, sin que tuviesen la ocurrencia sin embargo, de jubilar  sus cortes más emblemáticos. Rematarían en consecuencia con "Sinklars Visa" y "Shadow of the Swastika", luciendo paganos y convincentes.

Mucho más descafeinada sería por desgracia la comparecencia de Korpiklaani, quienes presentarían casi todo su último Manala sobre las tablas bilbainas, dejando aparcada su faceta más bombástica y primigenia. Los tiempos pretéritos de los finlandeses serían olvidados de esta manera, incidiendo sobre la faceta chamanica y sosegada, la que trata de ofrecer algo más que simple fiesta sobre el oyente, dotando de cierta profundidad al mensaje y decelerando los tiempos incendiarios.

Lamentablemente la gracia de Korpiklaani, siempre ha descansado sobre su tremebundo poder verbenero, haciendo de menos a su vertiente calmada, frente al tipo de cabalgadas con que habitualmente sembraban pogos. Pocos momentos en esta última línea escucharíamos en esta ocasión, ningún corte anterior al Korven Kuningas, y unos pocos puntales como "Sahti" o "Vodka", dispuestos para animar el asunto. Añoraríamos las congas infinitas que solían montar hace años y nos quedaríamos expectantes ante la comparecencia de los cabezas de cartel de la noche.  

Así llegarían hasta nosotros los Sabaton, calentando ambiente con el "Final Countdown" sonando por los altavoces y con la sala entera viniéndose arriba por la fiesta que se le prometía. Los suecos arrancarían imperiales con su tradicional indumentaria militar, al tiempo que mentaban a la división fantasma y cambiaban drásticamente el devenir de lo que allí estábamos respirando.

En segundos pasaríamos a dejarnos llevar por el ímpetu con que despachaban los suecos, embelesados con las historietas belicosas, que sonaban a ritmo de Power Metal exultante. Así caerían sobre nuestras cabezas los aires marciales de "Carolus Rex", recordando al rey sueco con toda la casta que era capaz de imprimir Joakim Broden.

La banda se movía por el escenario como una única entidad, en perfecta formación de ataque y cuadrando  todas las poses posibles. Jugando con los fotógrafos, sonreían hacía cada esquina del recinto y trasmitían un buen rollo difícil de superar. A la cabeza su cantante se mostraba como perfecto canalizador de lo que allí se oficiaba, certero mientras entonaba sus himnos de trinchera humeante.

Encarrilado como se encontraba el asunto, comenzarían a fusilarnos los suecos con una salva inmisericorde que abría "40:1". La épica espartana de los soldado polacos fallecidos, se presentaría  ante nosotros entre elegantes coros y ritmos acelerados. La historia sería contada de nuevo, a fuego, con el mismo espíritu invicto que debieron poseer aquellos patrióticos héroes lejanos.

La cuerda permanecería firme a posteriori y es que, a pesar de permitir a la audiencia decidir el idioma con en el que continuábamos la lección, “Gott Mit Uns” estaría aguardándonos para marcarnos el paso. No habría ocasión para abandonar el pelotón, se mirase por donde se mirase. La tensión proseguiría de esta manera, con “Soldier of 3 Armies” dejándonos flotar en su poderoso estribillo, hasta que estuvimos lo suficientemente maduros como para volver a repasar el arte de la guerra de Sun Tzu.

Los viejos tiempos de Sabaton serían mentados entonces, con Joakim recordando la primera vez que tocaron en Bilbo haciendo de teloneros y las posteriores ocasiones en las que tampoco es que contaran con demasiado público. Hoy en día las tornas han cambiado para los de Falun, qué duda cabe. Petando garitos allí donde se lo proponen y disfrutando de un éxito que la mayoría de sus compañeros de generación desconocen. Su historia ha estado trabajada desde el principio, merecidamente propulsada hacía lo que hoy en día es  y justamente celebrada en la Santana, con la maravillosa “7734” del "Metalizer".

Se permitirían incluso dejar al público elegir entre unos cuantos cortes, plenos de convicción y con “Attero Dominatus” enarbolando las banderas del Power Metal furibundo. Detendrían por fin el tanque en este punto, tras habernos pasado por encima con la certeza plena de que aquello ya solo esperaba ser rematado. Así se entretendrían un rato mientras Joakim agarraba la guitarra e iniciaba pedazos del "Smoke On the Water" o el "Master of Puppets". Aquí llegaría el momento óptimo para trincarse una garimba y otear el escenario desde la distancia.

Volveríamos a primera línea de batalla con el “Screaming Eagles” atronando y sus mortíferos ritmos obligándonos a menear la testa sin compasión. Nueva lección de estilo que se marcarían con ella los suecos y último corte que nos proporcionarían antes de marcharse momentáneamente.

Los bises comenzarían con "Night Witches" elevada a la categoría de clásico y un "Primo Victoria" haciendo las veces de himno absoluto. El popular corte sobre el desembarco de Normandia, volvería a ponernos a botar como si aquello no fuese a terminar nunca. Exultantes nos encontraríamos en esos momentos, felices y despreocupados, como niños que saltan mientras entonan su canción de guerra favorita.

Habría tiempo aun para que entonásemos el folclórico "Swedish Pagans", una buena amiga lanzara un sujetador a Joakim y todos terminásemos remojando con la siempre convincente "Metal Crue". La exhibición de Sabaton había llegado a buen puerto sobre Bilbao, haciendo un poco más grande la leyenda y un poco más brillante el nombre de la formación, que mejor gestiona el Power Metal a día de hoy.

 

Spiders - Zaragoza (La Ley Seca 20-12-14)

E-mail Print PDF

Los suecos Spiders clausuraban su "Iberian Tour" la noche del pasado sábado de Zaragoza. Tal vez hablar de "banda del momento" sea un poco exagerado, pero está claro que algo de expectación habrían creado cuando, aun habiendo competencia directa la misma noche, el bolo de La Ley Seca no salió mal parado para nada en cuanto a asistencia de público.

Spiders se encuentran en plena promoción de su segundo largo, el estupendo "Electric Shake", del que darían buena cuenta durante un concierto corto (apenas una hora) pero intensísimo. El público incluso reclamó un segundo bis que no estaba previsto y para el que la banda, tirando de una cara B, se prestó entre sorprendida y agradecida.

La noche estaba claro que había sido especial: último concierto de la gira peninsular y última descarga también del año para los suecos, que sinceros o no, dedicaron al público el tema "Lonely Nights" por su buena respuesta. Y eso que daba la impresión de que gran parte de este desconocía el repertorio del grupo.

Con un telón con el nombre de la banda bordado con lentejuelas presidiendo el escenario, el cuarteto que lidera la menuda e inquieta Ann-Sofie Hoyles es una máquina bien engrasada de potentes riffs setenteros, de esos que casi se pueden mascar, cortesía de un John Hoyles inmenso a las seis cuerdas que usa -pero no abusa- el recurso de las poses cuando le toca lucirse; de hecho, toda la banda recurre en momentos puntuales a esto, recordando que hubo un tiempo en el que el rock era un espectáculo integral y no simplemente cuatro tíos tocando sus instrumentos.

Spiders, en definitiva, lo tienen todo para "triunfar" (y lo entrecomillo porque todos sabemos cómo está el patio), así que para algunos como yo, haberlos visto en un local que permite verdadera cercanía con la banda, supone un auténtico lujazo. Veremos en sucesivas giras...

 
  • «
  •  Start 
  •  Prev 
  •  1 
  •  2 
  •  3 
  •  4 
  •  5 
  •  6 
  •  7 
  •  8 
  •  9 
  •  10 
  •  Next 
  •  End 
  • »
Page 1 of 127

Rockandrollarmy en Twitter

Facebook

Rockandrollarmy en Facebook