Rust On The Rails – ‘Talisman’ (ROTR 2016)

El norteamericano Cody Beebe no es un completo desconocido en nuestro país, ya que ya nos ha visitado en el pasado acompañado de su banda, The Crooks. Ahora junto al australiano Blake Noble ha puesto en marcha este nuevo proyecto llamado Rust On The Rails, cuyo primer lanzamiento es este “Talisman” que nos ocupa.

La historia cuenta que Blake se mudó a Seattle en el año 2012, haciéndose rápidamente con una base de fans gracias a su peculiar estilo con la guitarra acústica. Tras coincidir con BeeBe un año después en un festival, ambos músicos comenzaron a darle vueltas a la idea de colaborar juntos, algo que acabó desembocando en la creación de Rust On the Rails y la grabación de “Talisman” este último verano, disco que ve la luz este mes de enero. La mezcla de ambas sensibilidades, la del norteamericano más rockera y la del australiano más enfocada hacia el folk, da lugar a una sorprendente química que funciona a las mil maravillas a lo largo estas once canciones.

Un didgeridoo acompañado de percusiones tribales nos dan la bienvenida al álbum, dejando patentes ya desde el comienzo los orígenes de uno de nuestros protagonistas. Es la introducción de “Every Little Thing”, un tema un tanto oscuro que da inicio al disco. Ya desde este primer momento se vislumbran los mimbres que componen el disco: una equilibrada mezcolanza de sonidos acústicos, elementos étnicos, alma rockera y la conmovedora voz de Beebe, que se erige en uno de los protagonistas de la obra. La banda se limita a bascular entre unos y otros elementos, concediéndole más importancia a uno u otro según la composición lo determine. De este modo, tenemos las más rockeras “Trip”, “Love and Lace” y “Can You Feel It? -probablemente los dos mejores temas del álbum-, o “Far Cry”, canción esta última que repite el esquema inicial de “Every Little Thing”, para convertirse enseguida en un tema que podrían haber firmado a mediados de los 90 Soundgarden si hubiesen cambiado sus instrumentos eléctricos por unos acústicos, o incluso aquella banda acústica llamada Days Of The New de la que nadie parece acordarse hoy en día. Por el lado más pausado tenemos la casi soulera “Abbott and Costello”, la muy tradicionalmente americana “Lost And Found” o las baladísticas “Play the Fool” y “Foolish Pride”. Y en un punto intermedio encontramos temas como “Secrets” o “Crutch”, que como referencia más cercana tienen a los Led Zeppelin más orientales y que en el caso de la segunda además incorpora una potente base funky.

Como digo, es la química entre Beebe y Noble la que hace de “Talisman” un disco poco común. Y puede que ahí resida gran parte del interés de este proyecto, aunque sin unas composiciones como las que han conseguido reunir se quedaría precisamente en eso, una interesante promesa, algo que desde luego no es.

Comentarios

Comentarios