Eleness – ‘Best Things’ (Eleness 2015)

Eleness – ‘Best Things’ (Eleness 2015)
4.4 (88.67%) 30 votes

Citando a Dylan, los tiempos están cambiando y con ellos la manera de escuchar y consumir música. Personalmente, me parece muy interesante la polarización que está surgiendo en torno a este fenómeno. Por un lado el vinilo parece haber vuelto para quedarse y por otro la proliferación de plataformas en streaming ha pillado a las majors a contrapié, y mientras estas patalean y reclaman su trozo del pastel, el futuro del CD, la forma de publicar, de distribuir etcétera  parece estar en el aire.

El segundo disco de Eleness (proyecto del valenciano Daniel Linuesa), «Best things come in small packages», estará compuesto por una trilogía de EPs de cinco canciones cada uno, que irán estrenándose a lo largo de esta temporada. Un método diferente que ya utilizó La Bien Querida para lanzar su último álbum y que parece atender a las nuevas demandas de un nuevo tipo de  oyente que cada vez busca y consume discos más cortos en duración, quedando cada vez más difusa la frontera entre Lp, EP o single. Sin duda un interesante método de producción. Pero al final la música es lo que importa, e independientemente del continente al final lo que nos interesa aquí es el contenido.

A falta de escuchar «Come in» y «Small Package», el primero de ellos: «Best things» (30 de Octubre 2015) es un compendio de pop rock y electrónica que remite a los primeros Depeche Mode o a los New Order más guitarreros. En principio nada nuevo bajo el sol.

«Freedom» es todo un temazo de rock bailable plagado de sintetizadores analógicos con una base rítmica contundente que mantiene un bombo a negras que no cesa en toda la canción y una línea de guitarra muy Bowie que viste una elegante melodía vocal que rezuma nostalgia y oscuridad, hedonismo y melancolía. A veces Eleness, en sus momentos más íntimos pueden incluso remitir a ese preciosismo de las canciones de Beach House, pero esa calma se vuelve tormenta épica donde bombos maximalistas y guitarrazos conviven para hacerte bailar o simplemente transportarte a otra época. Te sonarán a mil grupos pero aunque los ingredientes no sean nuevos, la manera de conjugarlos hace que este proyecto posea un halo de misterio que lo hace sumamente interesante. Sin duda estamos ante grandes composiciones que gustaran a los amantes de los The Cure del «Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me» y en general de todo el techno rock ochentero. Sin duda mejores en sus momentos más calmados y quizás demasiado obvios en algunas ocasiones.

¿Su mayor virtud? Sonar totalmente actuales sin inventar nada nuevo, y las canciones por supuesto. Al final lo que importa son las canciones ¿o no hablábamos de eso?

Comentarios

Comentarios