Flying Colors – ‘Second Flight: Live at the Z7’ (Music Theories Recordings 2015)

En algo menos de un mes saldrá a la venta el nuevo lanzamiento de Flying Colors, la banda que reúne a ilustres como Mike Portnoy, Dave LaRue, Casey McPherson, Neal Morse y Steve Morse, más o menos un año después del lanzamiento de su segundo disco de estudio, «Second Nature».

En esta ocasión la banda vuelve a poner en circulación un directo (en 2013 ya sacaron «Live in Europe»), por lo que podemos decir que van a disco en vivo por cada álbum en estudio (además de los citados y el presente, también cuentan con el disco homónimo con el que debutaron en 2012). Obviamente para un grupo de estas características su verdadero hábitat tiene que ser el directo, pero se me antoja excesivo otro lanzamiento de estas características dada la exigua producción discográfica de la banda.

Como principal argumento a favor de Flying Colors, podemos tal vez mencionar el exquisito mimo con el que el grupo ha tratado este disco: se trata de una grabación audiovisual acompañada de un doble CD de audio en la que se han utilizado las tecnologías más punteras para que la experiencia del consumidor sea lo más cercana posible a haber presenciado in situ el concierto.

Con estos planteamientos, Flying Colors grabaron el pasado otoño de 2014 uno de los primeros conciertos de la gira de presentación del citado «Second Nature», en el conocido club suizo Z7, sito en la localidad de Pratteln. Un total de quince canciones son las que se incluyen en ambas versiones, grabadas tan solo una semana después de que el disco fuera puesto a la venta y cuyos resultados están a prueba de los más tiquismiquis gracias a esa tecnología empleada que antes hemos citado (a saber: 24 cámaras, audio procesado con un nuevo sistema desarrollado específicamente para este evento, video gestionado por la compañía de efectos especiales Cinnafilm,…). Pero todo esto no sirve para distraer la atención del contenido, una de las actuaciones más brillantes de aquella gira según cuentan las crónicas.

En definitiva, los fans de la banda están ante un documento muy especial que no conseguirá teletransportarlos al lugar y al momento, pero que sí les acercara bastante a la experiencia.

Comentarios

Comentarios