The Winery Dogs – ‘Hot Streak’ (Ear Music 2015)

The Winery Dogs – ‘Hot Streak’ (Ear Music 2015)
4.2 (83.33%) 36 votes

El dos del próximo mes octubre es la fecha señalada para salida al mercado del nuevo trabajo de The Winery Dogs, el mal llamado supergrupo de Richie Kotzen, Billy Sheehan y Mike Portnoy.

Mientras llega esa fecha, el trío ha adelantado un primer single «Oblivion» y ha dado buena cuenta de lo que será este «Hot Streak» en numerosas presentaciones y entrevistas, aplacando de algún modo la sed de los seguidores, que empiezan a ser legión.

En todas estas conversaciones previas a la publicación, han venido a dejar claro que, si el primer disco, el maravilloso «The Winery Dogs», se trató poco menos que de una colaboración entre músicos, este segundo largo es un trabajo de grupo en toda regla, donde se han sentido más unidos y cómodos tanto en lo musical como en lo personal. Comentan, al mismo tiempo, haber abierto el abanico de influencias para marcarse una faena de diferente registro que la anterior, pero intentando, igual que entonces, plagar el disco de canciones con gancho y crecer como conjunto.

Pues bien, es cierto que sería bien sencillo para este trío de excelentes músicos componer una serie de temas de fuerte carga de virtuosismo y llevar su proyecto por otros derroteros. Pero como en la ocasión anterior, los excesos de ese virtuosismo al que hacíamos referencia están bien controlados y lo suficientemente comprimidos en pequeñas dosis como para que el resultado no sea un producto reservado a unos pocos estoicos y recalcitrantes fans de lo progresivo. The Winery Dogs son otra cosa.

Personalmente, he tenido varias sensaciones encontradas con este «Hot Streak» (su primer trabajo me gustó tanto que, desde mi pequeña atalaya, el listón lo tenían muy alto). En una primera escucha tuve la sensación de que lo habían vuelto a conseguir y de que esa apertura de miras en lo musical era un acierto. Posteriormente, mi pensamiento se centró en la idea de que, quizás, tanto factor diferencial respecto de su primer disco hacía de ese primer Lp el paradigma de lo añorable.
Pero no he tardado mucho en comprender que esa segunda idea que me rondaba era un tremendo error. Un error de base, porque si bien este Hot Streak se fundamenta menos sobre el pilar de un rock más clásico (aunque sigue bien presente en cortes como «Think it Over», «Empire», «Captain Love», «The Lamb», «Devil You Know» o «How Long», donde Kotzen acaba recordando al enorme Stevie Ray Vaughan) es sobre todo en esas canciones en las que se permiten más libertad compositiva y estilística donde este disco se torna grande y se aprecia que la química conseguida entre ellos tres arroja resultados sobresalientes: «Fire» es una sorprendente y emotiva maravilla de sonoridades latinas; en «Ghost Town» juguetean con una especie de pop rock de orientación ochentera; la propia «Hot Streak» es una mixtura de sonidos que coquetean con el jazz; «Spiral» se antoja un inclasificable ejercicio de elegantísimo pop.

The Winery Dogs han decidido no publicar un segundo disco calcado al primero, evitando así repetir la fórmula que ya les ha reparado gran éxito (aunque como casi siempre, en nuestro país sean casi unos desconocidos) y visto el resultado, la apuesta es de agradecer, y como decía, todo un acierto.

Por otra parte, toda esa valía musical de la que hacen gala estos tres monstruos, la redondea Kotzen, con su colosal habilidad ante el micro. Sin duda es un héroe de la guitarra, pero desde mi visión, es mejor intérprete a la voz, capaz imprimir a cada tema el tono adecuado que completa la cuadratura de ese círculo en que se convierte «Hot Streak».

Da la sensación de que si siguen en esta línea nos van a obsequiar con verdaderas maravillas en un futuro.

Comentarios

Comentarios