Uncle Sal – ‘Little Cabin Music’ (Uncle Sal 2015)

Uncle Sal – ‘Little Cabin Music’ (Uncle Sal 2015)
3.9 (78%) 30 votes

No sé vosotros, pero yo cada vez tengo más la impresión de que se hace mejor rock de corte norteamericano en este lado del charco que en los propios Estados Unidos. Personalmente, hace mucho que dejé de utilizar frases del tipo «no parecen de aquí». Son expresiones manidas y carentes de imaginación, repletas de mal gusto e incluso diría que denigrantes para con muchos de nuestros grupos. Pero es que además, estamos asistiendo en los últimos años al florecimiento de una nueva generación de bandas, tanto en este como en otros estilos, que no solo no tienen nada que envidiar a muchas de las que nos visitan, sino que superan ampliamente a bastantes de ellas. Estamos sin lugar a dudas ante la mejor generación de grupos que jamás haya surgido, y paradójicamente cada vez hay menos público interesado en ellos.

Uncle Sal es el penúltimo nombre a apuntar en esta lista. Una banda que, curiosamente, no proviene de ninguna de la urbes «importantes» del país, como Madrid o Barcelona, sino de la inopinada Ibiza (otro prejuicio a desterrar, la noción de bandas «periféricas»: hay muy
buen rock fuera de las escenas de siempre). En este «Little Cabin Music», el cuarteto se da todo un paseo por los sonidos sureños, el blues rock o eso que ahora han dado en llamar classic rock, pero sin caer en ejercicios de estilo vacíos y ofreciendo una saludable variedad musical. En la decena de temas que componen el disco, Uncle Sal logran sonar a rock atemporal, con ecos de muchos de esos artistas que a todos nos apasionan, pero sin caer tampoco en la simple emulación.

Muy al contrario, estamos ante una colección de canciones entre las que resulta difícil elegir con cuál quedarse. Pero puestos a destacar, que es algo que sé que a los lectores les gusta, citaré tres títulos casi al azar: las intensas «Oh, My Dark Gone Soul» y «A Runnin’ Buffalo» junto a la más emotiva «My American Song». Pero que quede claro que, probablemente, mañana elegiría otras tres totalmente diferentes. Y es que aquí hay mucho y muy bueno, y todo interpretado con un exquisito gusto por una banda que sabe lo que se hace con sus instrumentos.

Imagino que su procedencia insular hará más complicado el tema de las giras, pero atento el público madrileño: a finales de septiembre estarán tocando en la capital junto a otra recomendabilísima banda emergente, The Kleejoss Band, en un doble cartel para no perderse.

Comentarios

Comentarios