Venom – ‘From the Very Depths’ (Spinefarm 2015)

Venom – ‘From the Very Depths’ (Spinefarm 2015)
4 (79.46%) 37 votes

El inefable Cronos vuelve a reunirse con Dante y Rage, actual formación de Venom, para  servirnos a puertas abiertas el averno con todas y cada una de sus legiones infernales. Eso sí, en dosis controladas: trece cortes, para ser exactos, con un título al uso que no desentona, «From the Very Depths».

Debo confesar que en mi época de instituto, hace ya demasiado tiempo, Venom era un grupo que aborrecía. No los entendía. No los consideraba música. Su directo «Eine Kleine Natchmusik» instalaba la migraña hasta lo más profundo de mi cabeza. Sin embargo, tuve que reconocer con el tiempo -con mucho tiempo- que eran un clásico, influencia básica para buena parte de las bandas que yo idolatraba. Acabé aficionándome a su música; acabé entendiéndola y… ¡acabé por convertirme en fan de Venom!

Así que, en esta tesitura y metidos en harina, no se me ocurre situación más comprometida que la de reseñar uno de sus nuevos discos. Gracias a dios… perdón, no debería haberlo nombrado. Tal vez, gracias al maligno, este «From the Very Depths» (al igual que el anterior «Fallen Angels») es un buen disco, lo que simplifica tremendamente el trance. Evidentemente, tanto en temática (con títulos como «Stigmata Satanas», «Crucified» o «Mephistopheles») como en contenido musical, no encontramos mucha novedad. No podía ser de otra forma, esta no es la última entrega del grupete mainstream de moda, no, estamos hablando de LOS PADRES DE LA COSA.

No encontramos mucha novedad, decíamos, pero no es necesario tratándose de quién nos ocupa. Aún así, este último larga duración de los creadores de la etiqueta Black Metal deja un buen regusto para nada cargante (nada que ver con el auto paródico «Metal Black» o el aburrido y cuasi mediocre «Hell»). Parece haber encontrado Cronos una formación con la que se encuentra cómodo, que le ofrece unos resultados más que notables y donde da rienda suelta a todas sus obsesiones, como la de dejar bien claro y sentado que, después de tantos años, su actitud sigue siendo tan punk como cuando empezaba. No es la primera vez que Venom lo proclama y creo que no será la última si echamos mano de los históricos («Long Haired Punks», en esta ocasión; «Punk’s not dead», en el anterior disco o «Metal Punk», en el «Calm Before The Storm»).

Aúnan pues, parte de su sonido clásico de aceleración comedida con terrenos que ya se atrevieron a explorar con éxito y acierto en discos como «Cast in Stone» o «Resurrection», sirviéndonos una especie de Groove metal sui generis de muy buen resultado y que acaba por ofrecernos los mejores temas del disco, sin ningún género de dudas («Smoke», «Temptation», «Mephistopheles», «Wings of Valkyrie» o la inmejorable «Crucified»).

Sintetizando, no cabe duda de que a pesar de los tropiezos, Venom sigue siendo referencia obligada para cualquier fan del género, canoso o imberbe.

Pero en una cosa sí se equivoca Cronos. Yerra de lleno al proclamar la muerte de rock and roll («The Death of Rock and Roll») porque aunque sean los enésimos en intentar acabar con él, el Rock and Roll siempre sobrevive (aunque Venom se empeñe en asesinar a Kid Creole a base de «thrash devastador»).

Comentarios

Comentarios