Scott Weiland and the Wildabouts – ‘Blaster’ (Ear Music 2015)

Poco se sabía de Scott Weiland tras haber sido despedido de Stone Temple Pilots hace un par de años, aparte de los cruces de declaraciones que hubo en su momento y las amenazas de llevar las cosas a los tribunales. Desconozco cómo quedó la cosa, pero el vocalista tampoco parece haber perdido mucho el tiempo, ya que no ha parado de girar desde entonces y esta misma semana se edita «Blaster», su nuevo disco lanzado bajo su propio nombre.

En «Blaster» Weiland se acompaña de The Wildabouts, banda que completan el guitarrista Jeremy Brown (quien ya participó en «Happy in Galoshes», el disco que lanzó el vocalista en el año 2008), junto al bajista Tommy Black y el batería Danny Thompson. El disco fue grabado durante el pasado 2014 con Rick Parker (BRMC, Dandy Warhols, Jewel, The Hangmen…) haciendo labores de producción (muy acertadas, por cierto).

Compuesto por una docena de temas, entre los que se incluye la enésima versión de «20th Century Boy», cuesta encasillar «Blaster» en un estilo concreto: según el tema, se notan influencias del glam (la versión de T.Rex no me parece casual), del grunge y de la escena independiente de los 90, el americana, el postpunk, e incluso alguna canción puede llegar a evocar a los Beach Boys.

Con pocas asideras pues por donde agarrarlo, «Blaster» se apoya con todo su peso en la calidad de sus canciones para atrapar al oyente, algo que llega a ocurrir tras varias escuchas. No, no estamos ante un disco de esos que te atrapan de inmediato, pero hay que decir, para ser justos, que tampoco está falto de calidad. «Bleed Out» por ejemplo, a pesar de oler a Nirvana por todas partes, sería un perfecto single. Y aunque algunos temas enganchen menos que otros, el nivel medio sobrepasa el suficiente.

Al final, uno llega a la conclusión de que «Blaster» es una especie de homenaje a escenas y momentos concretos de la historia del rock por parte de un Weiland empeñado en demostrar que no necesita de nadie, salvo de su propio talento, para mantener su carrera a flote. Si no se vuelve a meter en los problemas de siempre, «Blaster» podría ser una correcta tarjeta de presentación.

Comentarios

Comentarios