Cabezafuego – ‘Camina conmigo’ (Folc/Happy Place 2015)

A finales del año 2012, Íñigo Cabezafuego se decidió a lanzar este que, por ahora, es el último de sus numerosos proyectos y que incluyen a Mermaid, Atom Rhumba, Half Foot Outside, Jugos Lixivados, Basque Country Pharaons, Royal Canal… y seguro que me olvido alguno.

Esto, que en un principio fue concebido para ser difundido por la plataforma Bandcamp, consiguió bastante repercusión en su momento en las redes sociales y en algunos medios (baste decir por ejemplo que la noticia que publicamos por aquí estuvo encabezando durante varias semanas el listado de artículos más leídos, y que incluso provocó alguna que otra respuesta salida de tono que os animamos a releer).

Pues ahora, lo que comenzó siendo un proyecto sin demasiadas pretensiones, por fin ha recibido el tratamiento de obra unitaria bajo el título de inspiración lynch-iana «Camina conmigo». Grabado en Color Hits, el estudio sin ánimo de lucro que él mismo organizó, «Camina conmigo» ha contado con el trabajo de Daniel Ulecia (El Columpio Asesino) a los controles y producción de Luther Russell (Richmond Fontaine, Jody Fontaine, Jody Stephens Big Star,…). En la grabación también participan otros ilustres como Joseba Irazoki o Chechu Brainloster.

«Camina conmigo» es un álbum que arranca como una aparente marcianada, pero que después de escuchado atentamente, tiene mucho más sentido que el 90% de los discos actuales. La música gira en torno a unas letras que, pese a su impostada sencillez, presentan de manera inteligente ácidos retratos de personajes que uno sospecha que tienen bastante de real, acompañados de otros relatos que reflejan la gran inventiva del personaje. Un universo musical donde tiene cabida casi todo (noise, power pop, inspiración casi surf, candorosos coros femeninos, algún momento contado cercano al metal, melodías oníricas,…), aliñado con atípicos arreglos como rebobinados y acelerados de cinta, samplings de Shirley Bassey o menciones a Chimo Bayo.

Y todo esto en una duración de apenas 25 minutos, y envuelto además en un precioso artwork a la altura del contenido, obra de Olaia Bloom (quien, por cierto, también participa haciendo coros). Desde luego estamos ante un disco que no dejará a nadie indiferente y del que seguiremos hablando a finales de año, cuando todo el mundo se arranque a confeccionar esas dichosas listas.

Comentarios

Comentarios